DIORAMA A 1/72: La defensa de París, 1814

Se trata de un diorama grande, con muchas figuras.

Tiene muchas escenas, y aún así forman un todo. Como se puede apreciar se está montando una posición artillera para defender el paso de un río.

En el centro de la imagen, se ve a un general indicando dónde han de poner la pieza de artillería que atasca el camino.

También vemos al emperador recibiendo las últimas noticias del frente:

Por su parte, los generales discuten cómo llevar a cabo las órdenes recibidas, tal y como se ve al fondo de esta foto.

El resto del cuadro es acción: cañones poniéndose en posición, una patrulla haciendo un cambio de guardia…

Pero no todo es trabajo. Los que han acabado el turno, unos veteranos, sin duda, desayunan (quizá su última comida) mientras charlan con un conductor de un carro de suministros.

Las miniaturas empleadas fueron de Italeri, Airfix y Hätt a la escala 1/72

LAVADOS, Ejemplo práctico: Franceses en España 2

Una vez aplicados los lavados, los pantalones ya tienen el aspecto deseado.

Los que hemos estado en invierno por las tierras de Castilla al servicio del rey (haciendo el servicio militar) sabemos el aspecto guarro que se tiene tras un día de caminata entre el barro.

Sobre los “cubre chacós”, sabed que eran TOTALMENTE antirreglamentarios. Cada cual usaba lo que tenía a mano. En España hay constancia  gráfica de cubre chacós verdes, azules, marrones, y, cómo no, blanco.

LAVADOS, Ejemplo práctico: Franceses en España.

Se trata de un regimiento de línea francés, donde los colores de los uniformes están basados en varias láminas y libros de uniformes.

Para empezar, un detalle de los distintos pantalones usados en combate. Se hace destacar que el color predominante no era el marrón, si no que se cogía cualquier tela existente en ese momento. Por eso hay tal disparidad en los colores

Una vez acabado con los pantalones (y muchísimos otros detalles) los montamos en las peanas y las empezamos a decorar.

Este es el momento de comenzar a “enguarrar” los pantalones. ¿Cómo enguarrarlos? La forma más sencilla es haciendo un lavado.

Pero, ¿QUÉ ES UN LAVADO? Se trata de una técnica que, usando pinturas acrílicas al agua (Vallejo, citadel, Andrea, Foundry, etc.) no es muy compleja.

1.- Se coge un poco de pintura con el pincel.
2.- Se moja el pincel (con la pintura) en el vaso de agua.
3.- El pincel así mojado se seca ligeramente en un papel de cocina.
4.- Se reoiten los pasos 2 y 3 hasta un total de tres veces.
5.- Con el remanente de pintura (descuidad, quedará mucha) se pinta la superficie a tratar. La pintura, al estar tan diluida se colará por todos los huecos de la miniatura, y si esta es lisa, entonces logramos una veladura (como un filtro de color sobre el fondo).

Pues eso es lo aplicado aquí, de varias veces.

OJO: Para conocer el resultado final hemos de esperar hasta que la miniatura esté seca, porque al secarse tiende a oscurecerse. Si nos hemos pasado, no pasa nada. Repasamos con el color que teníamos de fondo y ya lo tenemos solucionado.

ESCENOGRAFÍA 3

Esta, sin embargo fue la más compleja de todas

 Se aprecia que consta de vatias partes bien diferenciadas

 Lo que quería era lograr un aspecto de ANTIGUO campo de batalla, esto es, que los cráteres no son frescos y están llenos de tierra

Además, el color de los árboles cambia de color según la luz que les de, ya sea por el “norte” (lado donde NO está el vehículo), o por el “sur”, siendo la “norte” más verde (como sería en la realidad) y marrón por la sur.

El vehículo fue una apuesta. ¿A que no eres capaz de pintarlo de amarillo”… Pues pude, como se puede apreciar, pero claro, que ir de amarillo al campo de batalla tiene sus defectos.
El amarillo es de los más complicados de dar, puesto que hay que empezar con un color ocre como base, y luego cubrirlo de amarillo. Si no es imposible.

El aspecto envejecido se logró con VARIOS (o sea, muchos) lavados en sepia y “Devlan Mud” y los desconchones… Plata en los bordes, y gracias a un pincel viejo, le hice un degradado. Después, a pincel seco con negro, alrededor. Una vez acabado, se corrigen los tonos con un lavado general en sepia.

ESCENOGRAFÍA

Pintar escenografía no es demasiado difícil, pero requiere algo más de paciencia e imaginación que para pintar una miniatura.
Paciencia, porque suelen ser elementos grandes e imaginación porque uno ha de tener en la mente muy claro cuál ha de ser el resultado final

Por ejemplo: La lava

No es nada fácil de pintar. Se trata de que parezca caliente. En el caso de la foto, comencé con una mano de IMPRIMACIÓN NEGRA. Seguida de una capa de GRANATE MATE.

     Una vez dado eso, se pasó a darle una FINA capa de efecto agua de Vallejo. Una vez seca, se le fueron dando sucesivas capas de rojo muy diluidas, tipo lavado. Una vez secas, se le dió una segunda capa de efecto agua. esta vez mezclado con Rojo sangre de CITADEL. Tras el secado de rigor, se le dieron una serie de capas a pincel seco de naranja, rematando en amarillo. Una vez más, y tras el secado pertinente, se le dio otra capa de efecto agua.

Soldado español de la Guerra de Independencia

Se trata de un soldado español veterano del 2º regimiento de Asturias. Fusilero de línea, Año 1814
Casi todo su uniforme es antirreglamentario. De hecho, lo único que lleva reglamentario es la chupa azul. Se sabe que es de este regimiento por el cuello de color azul.
Los pantalones son los de cuartel, aunque bien han podido pertenecer a un francés muerto, ¿Quién sabe?
Lleva un bicornio semicircular del llamado de “Tipo queso” con el plumero rojo (que nos indica que se trata de un fusilero de línea), escarapela del mismo color y los cordones que lo sujetan son de color blanco, al igual que los botones de la chupa. Este tocado es lo que nos indica que se trata de un veterano. Era costumbre de los soldados mantener algo a modo de amuleto y se ve que este soldado, curtido en más de cien batallas, ha decidido mantener el sombrero de cuando se alistó, allá por 1808
Era obligatorio llevar un pañuelo blanco en el brazo izquierdo para distinguir a los soldados españoles de los franceses, pero está visto que en fragor del combate dicho pañuelo se le ha caído.
(Fuentes consultadas: Uniformes españoles de la guerra de Independencia, por José María Bueno Carrera, Ed. Aldaba ediciones, 1989, Pág, 142 y 143 y la Guerra de la Independencia: Hostoria militar de España, 1808 – 1814, por José Gómez de Arteche y Moro, Ed. SIMTAC, Volumen 12
 

 

Trabajos con aerógrafo

Esta vez solo voy a mostrar varios trabajos míos realizados con aerógrafo.

En primer lugar, VALKIRIA de Games-workshop

Otro ejemplo de trabajo con aerógrafo: Tanque Cabezamartillo de Games-workshop

Lo importante, cuando se trabaja con aerógrafo:

1.- Presión del aire: No ha de ser superior a 2 bares. Mayor presión implica pintar a manchotes
2.- Mezcla de pintura y disolvente adecuada. Demasiado líquida: desespera, demasiado espesa: manchotes
3.- Distancia: Muy cerca: rayas finas. Muy lejos: pintura muy dispersa (ideal para grandes superficies).
4.- Capas finas.
5.- Y más importante: PACIENCIA. Se necesitarán más de 2 ó 3 capas por color. Espera a que seque para la siguiente capa

Cómo pintar piel negra

Hola a todos. Llevo algo atrasado este apartado del blog, así que vamos a actualizarlo un poquito poniendo cómo pintar hombres de piel negra
Para ayudarme con este apartado me valdré de una figura recién pintada por mí. Se trata de Su Alteza el Rey Baltasar de Oriente

 

Se trata de una figura grande, como se puede apreciar en la foto, de pasta de piedra. Pues bien, una figura grande no es más que eso, una miniatura, y por tanto no hay que tener ningún miedo a la hora de ponerse a pintar, pues se aplican las mismas técnicas que con una miniatura pequeña, salvo por el pincel a emplear, que, evidentemente, será más grande.
PASO 1: Imprimación
Yo recomiendo, ya que se trata de un negro, comenzar a darle una mano de imprimación negra en espray. La marca utilizada para este caso ha sido VALLEJO. El acabado es francamente bueno.

 

 

PASO 2: Los ojos y la capa base
Para el pintado de ojos primero pinté el blanco con un color ligeramente apagado llamado Blanco pergamino de Vallejo. Una vez secado, apliqué negro mate para el iris y pupila. Se bordea el contorno del ojo con un rosa pálido.
Para el tono base de la piel empleé una mezcla de marrón chocolate y negro. Cuando se ha secado, se emplea solo el color marrón chocolate muy diluido por toda la piel a modo de veladura. Se trata de aclarar ligeramente lo anterior. Si vemos que aún así está muy oscuro, le damos una segunda o incluso tercera capa (no más) hasta que quede a nuestro gusto. Ten en cuenta que tonos de piel negra los hay como para aburrir, y van del negro hasta un color café con leche.
En la foto se ve que en el cuello de la figura aún está con el color base, y en la cara ya está dada la 2ª veladura de color chocolate
PASO 3: Primeras luces
Para las primeras luces se puede emplear, o bien una mezcla de “marrón chocolate” (VALLEJO) con “Carne oscura” de CITADEL, o bien directamente el “Carne oscura”
Paso 4: Últimas luces
Para concluir, se le dan las últimas luces con marrón “Vermin brown” de CITADEL. Estos toques son al gusto, porque aclaran mucho la piel. Aquí están en los pómulos, nariz (aletas) y unos toques en la frente

 

Espero que os haya servido de ayuda.

Godoy, una visión particular, capítulo 5

El tratado de San Ildefonso

Tras la firma del tratado de paz de Basilea, en 1795, y debido sobre todo a la hostilidad mostrada por Gran Bretaña, que no cesaba de hostigarnos, se decide que ha llegado el momento de estrechar más los lazos y firmar “un tratado de alianza ofensiva y defensiva, comprensivo de todo lo que interesa á las ventajas y defensa común de las dos naciones”.

Así pues, el 18 de agosto de 1796, se firma el tratado de San Ildefonso en los siguientes términos (Copia literal)


Catherine-Dominique de Pérrignon,
firmante por parte de Francia del tratado de San Ildefonso


I. Habrá perpetuamente una alianza ofensiva y defensiva entre S. M. Católica y el rey de España y la República francesa.

II. Las dos potencias contratantes se garantirán mutuamente sin reserva ni excepción alguna, y en la forma más auténtica y absoluta, todos los estados, territorios, islas y plazas que poseen y poseerán respectivamente; y si una de las dos se viese en lo sucesivo amenazada ó atacada bajo cualquier pretexto que sea, la otra promete, se empeña y obliga á auxiliarla con sus buenos oficios, y socorrerla luego que sea requerida, según se estipulará en los artículos siguientes.


III. En los términos de tres meses contados desde el momento de la requisición, la potencia requerida tendrá prontos, y a la disposición de la potencia demandante, quince navíos de línea, tres de ellos de tres puentes ó de ochenta cañones, y doce de setenta a setenta y dos, seis fragatas de una fuerza correspondiente, y cuatro corbetas o buques ligeros, todos equipados, armados, provistos de víveres para seis meses, y de aparejos para un año. La potencia requerida reunirá estas fuerzas navales en el puerto de sus dominios que hubiere señalado la potencia demandante.


IV. En el caso de que para principiar las hostilidades juzgase á propósito la potencia demandante exigir solo la mitad del socorro que debe dársele en virtud del artículo anterior, podrá la misma potencia en todas las épocas de la campaña pedir la otra mitad de dicho socorro, que se suministrará del modo y dentro del plazo señalado; y este plazo se entenderá contando desde la nueva requisición.

V. La potencia requerida aprontará igualmente en virtud de la requisición de la potencia demandante, en el mismo término de tres meses contados desde el momento de dicha requisición, diez y ocho mil hombres de infantería, y seis mil de caballería, con un tren de artillería proporcionada; cuyas fuerzas se emplearán únicamente en Europa, ó en defensa de las colonias que poseen las partes contratantes en el golfo de Méjico.
VI. La potencia demandante tendrá facultad de enviar uno o mas comisarios, á fin de asegurarse si la potencia requerida con arreglo á los artículos antecedentes se ha puesto en estado de entrar en campaña en el día señalado con las fuerzas de mar y tierra estipuladas en los mismos artículos.
VII. Estos socorros se pondrán enteramente á la disposición de la potencia demandante, bien para que los reserve en los puertos ó en el territorio de la potencia requerida, bien para que los emplee en las expediciones que le parezca conveniente emprender, sin que esté obligada á dar cuenta de los motivos que la determinan á ellas.
VIII. La requisición que haga una de las potencias de los socorros estipulados en los artículos anteriores, bastará para probar la necesidad que tiene de ellos, y para imponer á la otra potencia la obligación de aprontarlos, sin que sea preciso entrar en discusión alguna de si la guerra que se propone hacer es ofensiva o defensiva, ó sin que se pueda pedir ningún género de explicación dirigida á eludir el mas pronto y más exacto cumplimiento de lo estipulado.
IX. Las tropas y navíos que pida la potencia demandante quedarán á su disposición mientras dure la guerra, sin que en ningún caso puedan serle gravosas. La potencia requerida deberá cuidar de su manutención en todos los parajes donde su aliada las hiciese servir, como si las emplease directamente por sí misma. Y solo se ha convenido que durante todo el tiempo que dichas tropas ó navíos permanecieren dentro del territorio ó en los puertos de la potencia demandante, deberá esta franquear de sus almacenes o arsenales todo lo que necesiten, del mismo modo y á los mismos precios que si fuesen sus propias tropas y navíos.
X. La potencia requerida reemplazará al instante los navíos de su contingente que pereciesen por los accidentes de la guerra, ó del mar; y reparará también las pérdidas que sufriesen las ropas que hubiere suministrado.
XI. Si fuesen o llegasen á ser insuficientes dichos socorros, las dos potencias contratantes pondrán en movimiento las mayores fuerzas que les sea posible, así de mar como de tierra, contra el enemigo de la potencia atacada, la cual usará de dichas fuerzas, bien combinándolas, bien haciéndolas obrar separadamente, pero todo á un plan concertado entre ambas.
XII. Los socorros estipulados en los artículos antecedentes se suministrarán en todas las guerras que las potencias contratantes se viesen obligadas á sostener: aún en aquellas en que la parte requerida no tuviese interés directo, y solo obrase como puramente auxiliar.
XIII. Cuando las dos partes llegaren á declarar la guerra de común acuerdo á una ó más potencias, porque las causas de las hostilidades fuesen perjudiciales á ambas, no tendrán efecto las limitaciones prescritas en los artículos anteriores, y las dos potencias contratantes deberán emplear contra el enemigo común todas sus fuerzas de mar y tierra, y concertar sus planes para dirigirlas hacía los puntos más convenientes, bien separándolas o bien uniéndolas. Igualmente se obligan en el caso expresado en el presente artículo, á no tratar de paz sino de común acuerdo, y de manera que cada una de ellas obtenga la satisfacción debida.
XIV. En el caso de que una de las potencias no obrase sino como auxiliar, la potencia solamente atacada podrá tratar por si de paz; pero de modo que de esto no resulte perjuicio alguno á la auxiliar, y que antes bien redunde en lo posible en beneficio directo suyo; á cuyo fin se enterara á la potencia auxiliar del modo y tiempo convenido para abrir y seguir las negociaciones.
XV. Se ajustará muy en breve un tratado de comercio fundado en principios de equidad y utilidad reciproca á las dos naciones, que asegure á cada una de ellas en el país de su aliada una preferencia especial á los productos de su suelo, y á sus manufacturas, ó á lo menos ventajas iguales á las que gozan en los estados respectivos las naciones más favorecidas. Las dos potencias se obligan desde ahora á hacer causa común, así para reprimir y destruir las máximas adoptadas por cualquier país que sea, que se oponga á sus principios actuales, y violen la seguridad del pabellón neutral, y respeto que se le debe; como para restablecer y poner el sistema colonial de España sobre el pie en que ha estado o debido estar según los tratados.
XVI. Se arreglará y decidirá al mismo tiempo el carácter y jurisdicción de los cónsules por medio de una convención particular; y las anteriores al presente tratado se ejecutaran interinamente.
XVII A fin de evitar todo motivo de contestación entre las dos potencias, han convenido que tratarán inmediatamente y sin dilación, de explicar y aclarar el artículo VII del tratado de Basilea, relativo á los límites de sus fronteras, según las instrucciones, planes y memorias que se comunicarán por el medio de los mismos plenipotenciarios que negocian el presente tratado.
XVIII. Siendo la Inglaterra la única potencia de quien la España ha recibido agravios directos, la presente alianza solo tendrá efecto contra ella en la guerra actual, y la España permanecerá neutral respecto á las demás potencias que están en guerra con la república.

XIX. El canje de las rectificaciones del presente tratado se harán en el término de un mes contándose el día en que se firme.

Hecho en San Ildefonso á 18 de Agosto de 1796.—(L. S.) EL PRÍNCIPE DE LA PAZ.—(L. S) PÉRIGNON.

En principio puede parecer que el tratado beneficiaría a España en su conflicto con Gran Bretaña. Pues no es así, ya que la primera consecuencia fue declarar la guerra abierta contra Inglaterra, lo que supuso un enorme gasto para las maltrechas arcas españolas al enfrascarse nuestra escuadra, no en la defensa de nuestras posesiones de ultramar (que era lo que el ingenuo de Godoy creía haber firmado) si no en el bloqueo internacional a la “Pérfida Albión”. Consecuencia directa de la firma de este tratado son las batallas de Cabo San Vicente (1797) y los combates en Santa Cruz de Tenerife, entre otros. 

La desastrosa situación económica en España y Gran Bretaña empuja a ambas naciones a deponer las armas y las relaciones de Godoy con el directorio francés se hacen tirantes.