MINATURAS DE JUGUETES: La dificultad de pintar juguetes.

Hola a todos

Hay una serie de miniaturas, que bien por la escasa calidad de su plástico, bien por su nulo detalle, bien por las poses nada ajustadas a la historia, etc. podríamos encuadrarlas dentro de la categoría de “juguete”.  Esto es, son miniaturas especialmente diseñadas para uso y disfrute de niños… Y ¿Quién no ha disfrutado con estas figuras de juguete?

DSCN8616 Continúa leyendo MINATURAS DE JUGUETES: La dificultad de pintar juguetes.

DISTINTIVOS DEL EJÉRCITO INGLÉS EN ZULULANDIA: Regimiento 24 de la infantería inglesa

Hola a todos

Si queremos componer un ejército británico del período de la guerra anglo-zulú, habremos de poner algún regimiento emblemático. Y ¿Cuál si no? El Regimiento 24 es el indicado. Este estuvo en prácticamente toda la campaña, interviniendo de forma heroica en las batallas de Isanlwana y Rorke’s Drift. 

¿Cuál es su distintivo? El color verde de la bocamanga y del cuello. Pero si queremos saber la relación completa de los regimientos de infantería y sus distintivos, allá va

  • 1/3 (1º batallón del tercer Regimiento): Azul
  • 2/3 (2º batallón del tercer regimiento): Tostado
  • 2/4 (2º batallón del cuarto Regimiento): Azul
  • 2/21 (2º batallón del vigesimo primer Regimiento): Azul
  • 1/24 y 2/24 (batallones 1 y 2 del Regimiento 24) verde
  • Regimiento 57: Amarillo
  • Regimiento 58: Negro
  • Regimiento 80: Amarillo
  • Regimiento 88: Verde
  • Regimiento 90: Tostado
  • 94 de Lincoln: Verde

El resto de los cuerpos del ejército (rifles, escoceses, caballería artillería, etc.) tenían sus propios uniformes, pero eso se sale del ámbito de este artículo.

Os dejo unas fotos de infantería inglesa a 1/72, en metal pintadas por mi. Los uniformes están basados en los libros de Osprey, Fuerzas británicas en Zululandia, y La guerra anglo-zulú. 
Un detalle sobre las cantimploras. Normalmente el correaje que las sujetaba era de color blanco, aunque se tiene constancia de que también hubo correas de cuero, y son estas las que me he decidido a pintar.

Como siempre, espero que os haya servido de utilidad

Saludos, Juan L. Liaño

Guerra anglo-zulú: UNIFORME DE INFANTERÍA INGLÉS

Hola a todos

Sigo con el tema de la guerra anglo-zulú. Y esta vez le toca el turno a los británicos, su uniforme y equipo.
El Casco de servicio en el extranjero
Como toda descripción hay que comenzarla por alguna parte, vamos a tratarlo de arriba hacia abajo, Así pues empezaremos por el salacot (también conocido como salakhoff), shalopith o casco de servicio en el extranjero. El nombre varía pues varía su origen. El primero es el nombre que se le dio en España y Francia y su origen es el gorro filipino. El segundo nombre, es el que se le dio en Gran Bretaña y su origen es un gorro usado en La India. Independientemente de su origen es el tocado con el que se ve a las tropas europeas en las distintas guerras coloniales de los siglos XIX y XX, y se pueden apreciar distintos modelos según la nación que lo empleara.
En el caso que nos ocupa, el inglés, usaban uno de color blanco. En las paradas militares y demás galas, este casco estaba adornado con una pica en su parte superior, pero que se quitaba cuando entraba en servicio.
Helmets

Continúa leyendo Guerra anglo-zulú: UNIFORME DE INFANTERÍA INGLÉS

ZULÚES Y LAS ARMAS DE FUEGO: El fusil Martini-Henry

Hola de nuevo
Siguiendo con el tema de los zulúes, es obligado hablar de las armas de fuego que manejaron los zulúes. Porque además de las lanzas cortas, los escudos y las porras, armas letales en manos tan expertas como las de los guerreros zulúes, también tuvieron en su poder, aunque en menor medida, armas de fuego.
Hay tres orígenes para esto:
En primer lugar, comentaré un hecho no muy conocido, pero los zulúes, antes de la campaña de Isandlwana, conocían y manejaban estas armas. Se las vendieron traficantes de armas holandeses. Sin embargo, su uso fue muy minoritario debido sobre todo a la falta de instrucción en el manejo de las mismas y la ausencia de cartuchos de repuesto.
El segundo origen fueron las tropas indígenas al servicio británico. Se les dotó de armas de fuego. Se trata tanto de infantería como los guías a caballo.
El tercer y último origen de las armas de fuego en poder de los zulúes fue, como no, la propia batalla de Isandlwana. Tras ella, se hicieron con un acopio importante de estas armas, así como de las cananas, cartucheras y demás pertrechos.

El fusil que más se vio en manos de los guerreros zulúes fue el mismo empleado por los ingleses: El Martini-Henrry Mark 2. Y digo esto, porque las armas vendidas por los traficantes eran cualquier cosa menos modernas. Así que se podían ver con el anticuado Sneider-Enfield, o cualquier otra cosa que disparara. Vendidos además a precio de oro.

Para la DESCRIPCIÓN voy a emplear el artículo de la WIKIPEDIA 
Era un fusil monotiro de retrocarga y cerrojo levadizo, con un mecanismo simple que se activaba bajando una palanca situada tras el guardamonte. Esto hacía bajar el cerrojo, permitiendo que el cartucho se insertara en la recámara por la parte superior del cerrojo. El cartucho, de 0,45 pulgadas, (mismo calibre que el famoso Colt), no tenía camisa metálica lo cual provocaba que el agujero de entrada fuera relativamente pequeño, pero el de salida fuera desgarrador, provocando la muerte, aunque no cogiera puntos vitales. El alcance efectivo es alrededor de 350 yardas.
El Mark 2 tenía un alza que lograba alcances mayores, hasta 1.200 yardas.
Como principal defecto en África es el sobrecalentamiento. Un buen arma, diseñado para Europa, no funcionaba correctamente en las guerras coloniales. 
Para más detalles sobre este fusil, se puede consultar esta página DE COLECCIONISMO
Respecto a la utilidad que le dieron los zulúes a las armas de fuego… Nula. No tenían experiencia, ni instrucción, ni instructores, así que hacer puntería era cosa del azar. . Las cartucheras que se ven en muchas fotos estaban vacías, usándose como trofeo de guerra. Una vez disparado, se usaba como una porra. Solo los que estaban instruidos por los británicos hacían blanco.
Y ahora, unas fotos de zulúes armados con este fusil
En primer lugar, zulúes al servicio del ejército inglés. Se distinguen perfectamente por el pañuelo rojo anudado alrededor de la cabeza

Ahora, los zulúes con armas capturadas al enemigo.

Un grupos de guerreros casados (llevan un aro en la cabeza) con fusil. Recuérdese que el hecho de estar casado ya demuestra ser un veterano en la guerra, pues el matrimonio era un privilegio concedido por el rey a los que se habían distinguido en combate, tanto individualmente, como regimentalmente.

Como siempre, espero que os haya sido de utilidad
Saludos, Juan Luis

ZULÚES EN MINIATURA: Cómo pintarlos

Hola a todos de nuevo
Para pintar miniaturas pequeñas (1/72 es una escala considerada como tal), de personas con la piel negra en general y zulúes en particular, bien podemos seguir los pasos que expliqué en la entrada sobre CÓMO PINTAR PIEL NEGRA, pero adaptándolo a esta escala.
Para empezar, necesitaremos el modelo, la información necesaria. Yo la saqué del libro de la editorial Osprey, colección Men at arms series, número 57 titulado THE ZULU WAR

PASO 1.- IMPRIMACIÓN

Para este caso me decanté por imprimación negra a aerógrafo. Para ello se ha de tener paciencia. Tras preparar las miniaturas lavándolas, etc. y sujetándolas, se prepara el aerógrafo. Dado que son muchas miniaturas, y a modo de precaución puse una gotita de retardante en la cazoleta, luego puse la imprimación (VALLEJO PARA AERÓGRAFO). Si se ve que está espesa, lo que no suele ocurrir, se puede diluir con un poco de agua.
Una vez con la mezcla el depósito del aerógrafo, se rociarán las miniaturas suavemente. Es preferible dar varias capas muy finas que una excesivamente gruesa. La ventaja que tiene hacerlo así es que no se matan los detalles, dado lo pequeño  de la escala. 

PASO 2.- COLOR BASE DE LA PIEL

Como ya indiqué antes, seguí los pasos de la entrada sobre el pintado de piel negra, pero lo vuelvo a explicar.
Hay que tener en cuenta que hay muchos tonos de piel negra dependiendo de la etnia a la que pertenezcan. Podemos encontrarnos según sean bantúes, niger-congo, afro-asiáticos, etc. Y dependiendo de uno u otro origen su piel será más o menos oscura. Además, están las mezclas interétnicas, que tambien se dan, aunque menos acusadas. Dentro de la gran familia bantú, los zulúes y los Xhosa ocupan el mismo territorio, y el color de su piel es parecido. Como ejemplo de Xhosa, pondré al Premio Nobel de la Paz Nelson Mandela

Y como ejemplo de zulú, unos habitantes de un pueblo de Natal 
Como se puede apreciar en ambos casos no se trata de una piel particularmente oscura.
Tenido en cuenta todo lo anterior, se usó una mezcla de MARRÓN CHOCOLATE y NEGRO, ambos de VALLEJO que se aplicó de forma general por todo el cuerpo
PASO 3.- COLOR BASE AL TAPARRABOS Y OTROS DETALLES
Una vez dado el color base, parece un buen momento para iniciar a aplicar las capas bases a los diferentes detalles del exiguo uniforme zulú. En este caso, el taparrabos, plumas del tocado y otros detalles.
Por la parte delantera se usaban colas de gineta.  Para la parte posterior del taparrabos, se usa piel de mono verde, que evidentemente, no es verde.
Entonces, para comenzar la pintura de los taparrabos, por la parte delantera, la de gineta, le apliqué una capa de ARENA CLARA. Para la trasera, la de piel de mono verde, una capa base de MARRÓN CAQUI.
Para el tocado, los zulúes empleaban diferentes tipos de plumas, siendo las más comunes, y por orden, negras, blancas y rojas.
PASO 4: OJOS, primera aproximación
Para pintar los ojos se ha de tener en cuenta que a escalas muy pequeñas, es innecesario, a escalas pequeñas cono esta, es algo opcional, y “obligatorio” para escalas mayores. En cualquier caso, si os decidís por pintarlos, expongo un sistema que aprendí hace muchos años y que llevo aplicándolo desde entonces. 
Se trata de hacer una cruz. 
Primero se pinta la raya horizontal de la cruz de color blanco. Prefiero un tono de blanco roto, en vez del puro, pero es algo personal. Con esta raya blanca se cubre la cuenca del ojo. Si la escala es mayor, (28 mm, por ejemplo) procurad que el trazo no se salga demasiado del ojo, pero si no lográis, no os preocupéis.
Después se pinta la raya vertical de color negro. Ahora procuramos hacer que el centro de la raya pase por la parte central del ojo o por donde queramos que mire. Al iniciar este proceso es cuando le empezamos a dar expresión a la miniatura.
PASO 5: PRIMERAS LUCES DE LA PIEL
Para las primeras luces mezclé MARRÓN CHOCOLATE de Vallejo con PIEL OSCURA de CITADEL (O su sustituto actual). En este momento es cuando, con mucho cuidado cerramos los ojos de la miniatura: pintar los párpados. Además, pintamos el resto del cuerpo para remarcar la musculatura
Consejo: cuando apliquéis estas luces, es mejor hacerlo con la pintura muy diluida, para que transparentee un poco, de tal forma que se mezcle un tono con el siguiente. Una vez seca la pintura, veremos el resultado. Suele variar un poco, si no es el que queremos, es cuando le damos la siguiente capa. 

PASO 6 ÚLTIMAS LUCES
Piel oscura de Citadel. Salvo que queramos un acabado más claro, es el momento de parar. Si queremos remarcar alguna zona en especial, podemos iluminar alguna zona con MARRÓN NARANJA. 
PASO 7. LOS ESCUDOS
El que está pintado es el escudo empleado por las tropas de élite. El normal era el de color negro. A medida que se se ascendía en el ejército el color del escudo también cambiaba. Y el orden era: Negro – Negro con manchas blancas – Blanco- Blanco y naranja. Se usaba el color del escudo como las medallas en los ejércitos actuales. 
La graduación se demostraba mediante plumas. El jefe del regimiento era el que tenía una pluma grande vertical en la parte frontal del tocado. No por tener muchas plumas se era algo en el ejército, simplemente podías ser el más valiente. A Shaka se le representa con una única pluma
Dicho esto, vamos con los escudos. 
Se trata de imitar el pelaje de un buey.
Primero una capa de GRIS PÁLIDO, allá donde vaya a ir el blanco. 
Luego, MARRÓN NARANJA, donde el pelo será el naranja
En la marte “blanca” con un pincel fino y mucha paciencia, se pintaron trazos de blanco puro, pero dejando que se viera el gris de la primera capa
En la parte Marrón, y con la misma técnica, se pintó de MARRÓN CLARO (929).
Ahora os dejo el original (la ilustración de Osprey) y las copias (las miniaturas pintadas por mi.

Espero que os haya servido de utilidad.

Saludos, Juan

Para finalizar esta entrada pondré unas cuantas fotos más de los zulúes pintados por mi

EL PUEBLO ZULÚ: Los espartanos de África. TERCERA PARTE: Las reformas de Shaka

Hola de nuevo
Continúo hablando del pueblo Zulú. Hoy le toca el turno a las reformas efectuadas por Shaka, tanto en la organización del ejército, como en las armas, las tácticas y cómo afectó eso a la organización social zulú.
Capítulo IV: La organización del ejército zulú
Por la organización del ejército, al pueblo zulú se le llegó a conocer como Los espartanos de África.


Como toda buena reforma (no es lo mismo reforma que revolución), se hace manteniendo los aspectos positivos de lo anterior, corrigiendo todos los errores cometidos por sus antecesores e innovando allá donde sea necesario. De esta forma Shaka adaptó el sistema de reclutamiento de Dingiswayo estableciendo un sistema aplicado rígidamente por el que siempre había disponible para la guerra un gran número de tropas entrenadas, automáticamente reforzados mediante incorporaciones anuales y se involucraba a la mayor parte de la población masculina de la nación Zulú.
De los Nguni, el pueblo donde nació, mantuvo el método de creación de los regimientos (ibuthu) mediante la recluta por grupos de edad (intanga) pero abolió la necesidad de la circuncisión ritual obligatoria. La recluta se hacía más o menos de la siguiente forma. Se juntaban a todos los niños de un poblado que, a lo largo del año, cumplieran los 13 años y en una ceremonia de iniciación colectiva se les agujereaban las orejas y se formaba el intanga de ese pueblo. El mando del mismo se le daba la chico de mayor edad. En esta organización se les instruía militarmente. De esta forma se lograba un grupo muy cohesionado y con un alto “espíritu de cuerpo”. Cuando cada intanga alcanzaba los 20 años (o sea, tras una instrucción de 7 años) se les juntaban con 4 ó 5 intangas y se incorporaba a un ikhanda (cabeza). La unión de varias “cabezas” hacen la creación de un regimiento. Otras veces se incorporaban a regimientos ya existentes, que pertenecieran a su mismo distrito.
De lo anterior se puede deducir que era francamente difícil estimar el tamaño que tuviera cada regimiento pues estaba formada por la población masculina entre los 20 y los 40. Aún así se estima que un regimiento podría tener unos 1.500 soldados, pero podía oscilar muchísimo, pues los había muy pequeños, de no más de 500 hasta los enormes de 6.000.

El zulú permanecía en su regimiento de por vida. Los regimientos por tanto estaban formados por personas de una edad parecida, y del mismo distrito, (provincia) con las que se convivía durante 15 ó 20 años. No es de extrañar que el sentimiento de pertenencia al grupo fuera tan fuerte. Vivían en poblados militar especiales, los Kraal. Cabe destacar en este punto que toda la vida del soldado, en todos sus aspectos, estaba ligada al rey, al regimiento y a su disciplina. De hecho, hasta el mismo matrimonio era un privilegio concedido por el rey. Solo, si demostraban su valía, individual o colectivamente, se le concedía el derecho a formar familia. Esto funcionó muy bien en momentos de guerra, en tiempos de Shaka; pero demostró ser un error, o al menos un problema, en tiempos de paz prolongada, pues fue uno de los motivos de la rebelión que hubo de sofocar Cetshwayo, como se verá más adelante.

Cuando el rey decidía que que un regimiento se podía casar, se organizaba una macroboda en la que se casaban a la vez todos los hombres del regimiento. Una vez realizada, los soldados podían empezar a vivir en un poblado civil. Había regimientos de solteros y regimientos de casados, y se distinguían por su uniforme, como se detallará en la sección correspondiente

Como se desprende del párrafo anterior, los zulúes solteros tenían “otros motivos” para intentar destacar en combate, haciéndolos unos guerreros muy fieros.

En esta escena de la película “300”, bien se puede cambiar a Leónidas por Shaka, y cambiamos el ¡AU! por ¡ZULÚ!

Organización interna de los regimientos
Los nuevos regimientos se asignaban a un poblado y se ponían bajo las órdenes de un induna, jefe del regimiento, el cual era el responsable del orden y la disciplina. Tenía además el poder de la vida y la muerte sobre los prisioneros dentro del cuartel. Por debajo de él estaba un segundo al mando, y en caso de ir a la guerra, el induna normalmente se quedaba en el cuartel y el que salía a combatir era su segundo. Por debajo estaban 2 jefes de ala. Estos mandaban a su vez sobre los capitanes, amaviyo, que a su vez estaba asistido por 2 ó 3 oficiales.

Cuando el ejército salía al combate quedaba bajo el mando de un comandante en jefe (induna enkulu) nombrado por el rey. Este tenía la potestad de nombrar a sus ayudantes en la guerra a modo de brigadieres, y cuando acababa la campaña, cada regimiento volvía a su pueblo y cada soldado volvía a sus obligaciones, muy parecido a lo que pasaba en el ejército de la República de Roma. 

Capítulo V: La panoplia zulú.

Shaka hizo cambios radicales en la panoplia zulú. Antes de él, la lucha era al estilo bantú: uso de hachas con filos exóticos, lanzas arrojadizas y escudos. También se usaban porras. Con el rey Shaka, todo esto se cambió, al cambiar las tácticas de combate. Para empezar se eliminó el hacha, se estandarizaron los escudos y aunque se siguió usando la lanza arrojadiza larga, esta pasó a segundo plano, pasando a ocupar su lugar la lanza corta, de combate cuerpo a cuerpo.

El escudo
En la imagen distintos tipos de escudo, así como la construcción del mismo. Se hacía de piel de buey secado. Los colores empleados indicaban estatus dentro del ejército: negro para los más novatos, blanco para los más veteranos y distinguidos, blanco y rojo, o todo rojo. Pero esto se detallará más adelante.

En combate, el que se usaba era el más grande. Los de tiempos de Shaka eran los de la izquierda, más grande que los usados en tiempos de Cetshwayo, que son los de la derecha y centro.

Era tan eficaz la construcción de los escudos que eran capaces de fabricar 25 en una hora.

La lanza
Además de la lanza arrojadiza, empezó a usarse una lanza pequeña con una hoja proporcionalmente grande. Ideal para la lucha cuerpo a cuerpo. Esta última (iklwa) solía tener una hoja de 10 – 12 pulgadas de larga y un mango de no más de 3 pies. (25 cm de hoja + 90 cm de mango = 115 cm en total)

La porra (iwisa)
Confeccionada de madera endurecida; básicamente era una bola de madera con mango, pero que en  las manos expertas de los zulúes eran armas terribles.

El combate 
Cuerpo a cuerpo. Con el escudo apartaban al contrario y abrían un hueco en la defensa del enemigo que es aprovechado para matarlo con la iklwa. Para mostrarlo usaré una ilustración.

Capítulo V: El ejército zulú en combate: La táctica de la cabeza de búfalo

El ejército de Shaka era un ejército muy ligero. Iban al combate a la carrera, pudiendo recorrer 50 millas (80,5 Km) en un día. Se abastecían por el camino, por los pueblos por donde pasaban. Aún así, los víveres diarios eran acarreados por los niños, que les acompañaban a la batalla.

Una vez en tierra hostil, se enviaban exploradores de dos en dos o de tres en tres. En cuanto veían al enemigo regresaban a la carrera para avisar al cuerpo central del ejército.

Una vez en batalla, se disponía en media luna o cabeza de toro. A esta formación la llamaban Impi.

La táctica consistía en lograr que el ejército enemigo se trabe con el centro zulú y los cuernos del toro envuelvan al enemigo, dejando una reserva para cubrir huecos. Primero lanzarían las armas arrojadizas y luego se trabarían en combate para practicar la nueva táctica de Shaka del uso del escudo, tal y como se dijo anteriormente.

El resultado de estas tácticas fue espectacular contra ejércitos bantús pero no se vieron coronados con el éxito cuando se enfrentaron a ejércitos europeos más modernos, aunque es verdad que en esos últimos combates no estaba al mando el carismático rey.

En próximas entradas, la uniformidad del ejército zulú

FUENTES
Men at arms, Nº 56, ZULU WAR (Osprey Military)
Foro Militar General

EL PUEBLO ZULÚ: Los espartanos de África. SEGUNDA PARTE: El auge zulú.

Hola de nuevo

Comienzo esta entrada aparcando temporalmente el punto donde lo dejé en la entrada anterior, para comenzar a hablar de un gran líder zulú: SHAKA

Capítulo III Shaka Zulú y el auge de su reino

Hemos dejado a los ingleses dueños de la antigua colonia holandesa, que tras haber pasado a manos holandesas durante un breve período de tiempo (1802-1806), tras el Congreso de Viena de 1815, Gran Bretaña consolidó su posesión, asegurándose así una colonia estratégica en el camino a la India. En este momento la colonia de El Cabo llegaba desde la mar hasta la margen sur del río Orange.

Mapa de Sudáfrica en 1885. Se puede apreciar Natal.

En el año del nacimiento de Shaka (1787) el pueblo zulú ocupaba lo que se conoce como Natal. 

Los zulúes de entonces estaban organizados en una confederación de clanes gobernados por el rey Dingiswayo. El padre de Shaka se llamaba Senzangakona (en zulú, “El que actúa con una buena razón”) y era el jefe de uno de esos clanes. Se le conocen al menos 16 esposas con las que tuvo 14 hijos varones. Las hijas no contaban. Nandi, que así se llamaba su tercera esposa dio a luz un hijo, Shaka (en zulú, Escarabajo), y su padre no lo reconoció como tal hijo legítimo (a pesar de ser suyo). Todo esto acarreó tanto a Nandi como a Shaka una gran humillación. Además, Nandi temía por la vida de su hijo, pues siguiendo la costumbre, era normal que el rey, o alguno de los hermanos de Shaka lo matara para así evitar la posible rivalidad al acceso al trono.
Así pues, con poderosas razones, Nandi y su hijo abandonan el pueblo y se ponen bajo la protección del rey, Dingiswayo. Fue enrolado con su “grupo de edad” (intanga) en el regimiento (ibutho) isiCewe dentro del ejército de Dingiswayo.  La política expansionista del rey dio mucho trabajo al ejército y Shaka demostró ser un gran soldado, tanto por su valentía y ferocidad en el combate como por su complexión física, pues medía más de 1,83m. 
Dado que destacó como soldado y que el rey descubrió que Shaka tenía sangre real, lo distinguió ascendiéndolo a jefe del ibutho. 
Tras el asesinato de los descendientes directos de Dingiswayo (se sospecha que fue el propio Shaka el que lo ordenó) y gracias a su estatus adquirido, Shaka estaba en una posición excelente para que, si se veía la oportunidad, asumir el gobierno. Y esa ocasión se presentó cuando el rey murió en combate a manos de Zwide, jefe de clan Ndawande (1817). Esto provocó un vacío de poder, así como la casi desaparición del clan zulú. Shaka aprovechó la ocasión y se hizo con la corona, demostrando ser muy valiente, porque en esos momentos nadie daba nada por los zulúes.
Cambió la capital de lugar, poniéndola en Bulawayo. Desde allí comenzaría la Guerra civil zulú y l guerra conocida como Mfecane (literalmente, “Aplastamiento”) 

Es una expresión africana que se refiere al período de guerra y migraciones forzadas entre los pueblos del África austral desde 1818 hasta aproximadamente el año 1840, durante el que se produjo el desplazamiento y reasentamiento de grandes poblaciones en una amplia área de la región.
En 1818, Shaka, emprendió una gran expansión de sus dominios en lo que actualmente es la provincia sudafricana deKwaZulu-Natal sometiendo a diversos pueblos, como los nguni, entre los ríos Tugela y Pongola, creando un reino militar en la región. Este sometimiento tuvo como resultado la expulsión de distintos pueblos de sus tierras, reduciendo a los clanes vecinos y rivales al vasallaje, haciendo partir migraciones a gran escala (Botsuana, Malaui, Mozambique, Zambia, Zimbabue) y, en última instancia, provocando como reacción la formación de algunos nuevos reinos, como los actuales Lesoto bajo el liderazgo de Moshoeshoe I y Suazilandia bajo el de Sobhuza I (también llamado Ngwane IV).
Aparte de los movimientos de población producto del expansionismo zulú, varios líderes militares zulúes que por diferentes circunstancias cayeron en desgracia ante Shaka protagonizaron igualmente, en su partida hacia el exilio, movimientos migratorios y el establecimiento de estados de breve duración. Este sería por ejemplo el caso del caudillo militar zulú Soshangane, fundador hacia 1819 del Imperio de Gaza al sur de Mozambique, entre los ríos Zambezi y Maputo. Otro líder militar que partió al exilio fue Mzilikazi, en 1823, quien se establecería con sus tropas en lo que posteriormente se llamó Matabeleland (en la actual Zimbabue).

Pero ¿Cómo fue capaz de, no solo sobrevivir, si no de aplastar a todos sus enemigos y consolidarse como el rey indiscutible de los zulúes? Pues eso fue gracias a sus reformas en el ejército, y en la misma sociedad zulú, que abordaré en la siguiente entrada. Abordaré igualmente la consecuencia directa que tuvo esta Mfecane en la migración de los Boers hacia nuevos territoriaos
FUENTES
MEN AT WAR Nº 57, THE ZULU WAR, (Osprey Military)

EL PUEBLO ZULÚ: Los espartanos de África. PRIMERA PARTE: La aparición de los europeos.

Hola a todos de nuevo

Voy a dedicar una serie de entradas al pueblo zulú, para terminar con la guerra anglo-zulú de 1879. Pero para llegar a ese punto, y entender mejor los acontecimientos, creo necesario retroceder hasta los orígenes, esto es, hasta 1652.
Lo hago así, porque comentando solo los acontecimientos bélicos de la guerra anglo zulú podría no llegar a tener una visión de las razones que la provocaron. Decir que el Reino Unido se enfadó con el reino zulú y no explicarlo, tal y como aparece en la Wikipedia, queda algo más que cojo. Y explicar las razones de ese “enfado” sin antes explicar someramente la situación política de la zona tampoco arregla nada. 
Capítulo I: Los primeros asentamientos holandeses
El primer europeo en descubrir lo que ahora se conoce como Cabo de Buena Esperanza fue el portugués Bartolomé Díaz que lo bautizó originalmente como Cabo de las Tormentas. Pero el que le puso su nombre actual, Cabo de Buena Esperanza, fue el rey portugués Juan II debido que una vez pasado se logró demostrar la unión entre el Océano Atlántico y el Índico, acercando así la promesa de llegar pronto a la tan deseada India… Pero no hubo asentamientos portugueses dignos de mención.
Pasaron los siglos y no fue hasta la finalización de la Guerra de los Ochenta Años cuando, tras la Paz de Westfalia, Holanda no se alza como una gran potencia colonial. Así, en 1602 se crea la COMPAÑÍA HOLANDESA DE LAS INDIAS ORIENTALES. Esta compañía tenía como negocio el comercio con la India, evidentemente por mar, para lo cual pasaban inevitablemente por delante del Cabo de Buena Esperanza. Pero ¿Qué les impulsó a crear una base allí? El escorbuto. En estos viajes tan largos lo normal era enfermar debido a la deficiente alimentación; escaseaban especialmente verduras y frutas frescas. Primero se instaló una pequeña guarnición y se abastecía a los barcos y al propio asentamiento de los nativos de la zona, los Joisán (Khoisan). Sin embargo las relaciones se fueron deteriorando de tal forma que para solucionar el abastecimiento de una forma satisfactoria había que tener una colonia permanente en el sur de África. 
El lugar elegido fue la excelente bahía que forma el Cabo. El fundador: Jan van Riebeek. El lugar, la Bahía de Mesa (Table Bay). La ciudad, Ciudad del Cabo. Corría el año 1652

Jan van Riebeek

Mapa de la zona del primer asentamiento holandés.
A pesar de que la Compañía solo deseaba una pequeña población, lo justo para abastecer a sus barcos y a la guarnición, (y debido al temor de que si crecía mucho terminara por hacerse independiente) lo cierto es que debido a las migraciones de colonos alemanes, holandeses y posteriormente, hugonotes franceses expulsados de su patria, unido al excelente clima de la zona, la población pasó de 95 hombres y 4 mujeres en 1665 hasta los 15.000 en 1795. Este grupo heterogéneo formado por la mezcla entre holandeses, alemanes, franceses, esclavos (y esclavas, naturalmente) malayos, y mujeres africanas forman lo que se conoce como los Boers (Campesinos, en holandés)
Evidentemente, este aumento de población unido a que la Compañía entró en bancarrota debido a su pésima gestión, los impuestos excesivos que cobraban a los campesinos y otras circunstancias, como la falta de mujeres, provocó que la colonia se expandiera. Y dado que además la Compañía no era capaz de defender sus propias fronteras (y mucho menos los nuevos asentamientos) los nuevos colonos, los Boers, no tuvieron más remedio que defenderse solos.
Capítulo II: La llegada de los ingleses
Además de la pésima situación financiera de la Compañía y su pésima gestión en los asuntos referidos a la colonia, se le une a este la Revolución Francesa. Como consecuencia de ella, y en el contexto de las guerras con la República de Francia, se creó la República Bátava, un estado republicano creado a la imagen y semejanza del modelo francés, y que acabó siendo un “reino” más dentro del imperio napoleónico. De hecho el “rey” de Holanda fue Luis Bonaparte, un hermano del emperador,
Al proclamarse la república, los partidarios de la casa real holandesa (casa de Orange) pidieron ayuda a Gran Bretaña, la cual, con su poderosa marina, atacó los intereses holandeses (aliados de Francia), entre otros, la colonia de El Cabo, que en 1795 cayó en manos británicas, no sin luchar… Y los ingleses fueron allí para quedarse dado el excelente punto estratégico en la ruta de la India.
Al principio la administración inglesa demostró ser mucho mejor que la holandesa, con lo que los colonos holandeses no se quejaron, pero la situación fue cambiando paulatinamente, porque, como dije antes, vinieron para quedarse. Las nuevas leyes tales como la abolición de la esclavitud, provocó que muchos terratenientes holandeses se arruinaran, debido entre otras cosas a las indemnizaciones a pagar. Además, los ingleses se trajeron 4.000 colonos ingleses, y a aplicar las normas inglesas tales como la Common Law, todo ello con el claro fin de anglificar la zona, para así hacer una colonia estable y leal a la corona británica.
Cabe comentar que, en un principio, los británicos no tenían demasiado interés en expandirse por el territorio, sin embargo los boers sí. Entre otras cosas se les hacía odiosa la presencia británica, y dado que no podían quitarse el yugo, iniciaron una larga marcha conocida como el GRAN TREK.
La principal amenaza de las fronteras la constituían los Kaffir. un pueblo de etnia bantú, que estaba en plena expansión. Dicha expansión se vio frenada tanto por la defensa británica de la frontera de la colonia como, y sobre todo, por el auge de otra tribu de etnia bantú: el pueblo ZULÚ dirigidos en aquella época por el más carismático de todos sus reyes: SHAKA.
Pero dejaré el inicio de las guerras para otra entrada.
Espero que os haya sido de interés
Saludos, Juan
FUENTES