Preparación de las miniaturas para el aerógrafo

Hola a todos
Vuelvo con los tutoriales. Esta vez dedicado a cómo preparar las miniaturas para pintar con aerógrafo. Como suele ser habitual, prefiero dedicarlo a quien se inicia y explicar algunos pasos imprescindibles mediante una pintura sencilla. Para complicaciones ya habrá tiempo.

Para empezar, habremos seguido los pasos empleados en la entrada ANTERIOR y una vez imprimada comenzaremos a trabajar.
Para este tutorial, muy básico, empleé un vehículo MANTARRAYA TAU
1.- Planificar el trabajo: 
Tal y como pone Julio Cobos en su libro, Pintando con Julio Cobos, si queremos pintar varios elementos de una figura hemos de tener en cuenta qué parte será más fácil de tapar o enmascarar una vez que esté pintado, para evitar un laborioso y delicado recorte y ajuste de mascarillas. Lo que quiere decir: pintar antes lo que va a ser más difícil de enmascarar.
En mi caso, como solo iba a emplear 3 colores: Piedra como tono general, verde oscuro como detalle y azul en el fondo, opté por pintar primero con el color que ocuparía la mayor parte de la miniatura, como si fuera un fondo, para luego aplicar sobre él los otros colores.
2.- Preparación de la pintura: 
Es un tema esencial a la hora de trabajar con aerógrafo. La pintura ha de fluir por unos conductos finísimos dentro del aerógrafo. Esto quiere decir que NO puede estar tan densa como está al natural. Hemos de diluirla pero con cuidado. Un método sencillo es usar una botellita pequeña o frasquito donde hacer la mezcla de pintura tal y como lo haríamos para pintar a pincel. Quiero decir que si vamos a hacer una mezcla de colores, la hagamos de la forma habitual pero en vez de hacerlo en la paleta, empleemos este frasquito para mezclar. 
Así pues tenemos en la botellita nuestro color preparado y mezclado ligeramente con agua. Con esto tenemos la pintura preparada para pintar a pincel, pero no para el aerógrafo. A esta mezcla se le añadirá casi a partes iguales agua y diluyente especial para aerógrafo. Además, se PUEDE enriquecer la mezcla con unas gotitas (2 ó 3) de retardante para acrílicos. 
Resumiendo: 1/2 pintura (nuestro color o mezcla de colores) + 1/2 disolvente (Agua + diluyente) y como opción 2 ó 3 gotas de retardante. 
OJO: Estas proporciones son aproximadas, pues depende mucho de la densidad que tenga la pintura. Lo que sí es recomendable es que la viscosidad (densidad) final se parezca a la de la leche entera. Como recomendación es que nos quede ligeramente líquida, y probemos sobre una superficie inútil, tal como un cartón. Si vemos que no cubre, le añadimos un poco de pintura. Si lo hacemos al revés, poniendo la pintura demasiado densa, se nos atascará el aerógrafo, con todo el engorro que eso conlleva.
Una vez hecha la mezcla, la agitaremos o removeremos con cuidado, hasta que la mezcla sea homogénea. Es recomendable no agitarla con fuerza, pues creamos burbujas y eso es un grave inconveniente. Si nos parara eso, no cabe otra que esperar. Así pues removeremos con cuidado con la ayuda de un palillo, etc.
Esto es lo que verteremos en la cazoleta del aerógrafo.
3.- Primera capa
Será muy suave. Esperaremos a que seque antes de aplicar la segunda y la tercera, si fuera necesario. Es preferible tardar. Hay que ser pacientes. Es posible que la primera capa no cubra lo suficiente. Si esto pasa, esperaremos antes de avanzar. Si no se hace esto, y se da una capa grande, puede ser que no seque adecuadamente, o peor aún, que salgan olas. Paciencia. La maqueta no se va a ir a ninguna parte.

He de aclarar una pequeña cuestión: El aerógrafo no es una varita mágica: No por aplicar el aerógrafo nos podemos saltar pasos. Esto es: si cuando usamos pincel a la hora de aplicar un color como el crema claro usamos previamente un crema oscuro como fondo, cuando manejamos el aerógrafo no nos podemos de comer ni saltar ningún paso. De hecho, en lo que se ve en la foto, previamente estaba pintado de arena. Repito, el aerógrafo NO ES UNA VARITA MÁGICA.
4.- Enmascarar.
Como el aerógrafo no es una instrumento mágico, no sabe qué partes de la miniatura queremos pintar y cuáles no. Tampoco evita los accidentes de pintura. 
Una vez seca la capa anterior, hemos de cubrir la parte de la miniatura que no queremos pintar y dejar al aire aquellas partes que sí queremos pintar. A esto se llama Enmascarar. Aunque si oís a un pintor industrial, no lo llama enmascarar, si no “recortar”. Los pintores industriales tienen otro idioma.
Sobre qué material usar y qué no usar podéis consultar AQUÍ
Lo que sí es necesario es cubrir con cuidado la superficie

5.- Aplicación del siguiente color.
Una vez enmascarado, es el momento de aplicar la siguiente capa de pintura, usando las mismas precauciones que para la primera. 
Por supuesto, y como es lógico, antes de aplicar un color distinto habremos limpiado muy bien nuestro aerógrafo para evitar tanto mezclas de color tan innecesarias como molestas, así como atascos en la boquilla debido a la pintura seca.

Aquí ya vemos el producto del siguiente paso: quitar la cinta
6.- Retirar la máscara.
Quitar la cinta o la máscara empleada no es más que un ejercicio de cuidado y aplomo. Habremos esperado a que se seque la pintura porque si no se corre el riesgo de que la propia cinta, al ser retirada, nos manche el trabajo, dando más tarea de retoque.
Aprovechando que la zona fotografiada no se iba a ver, y a modo de ejemplo, retiré antes de tiempo la cinta de la zona de la portezuela. Este es el resultado del error. La solución: Paciencia y pulso
Otra advertencia. No os asustéis si al quitar la cinta no queda totalmente recta. Esto se debe a muchos factores: La cinta no es mágica y es ligeramente permeable, las superficies a tratar no son exactamente planas ni rectilíneas… la lista es larga. Lo que quiere decir es que a pesar de haber tenido todos los cuidados del Universo, es muy probable que la línea de recorte no sea exacta y haya que retocar con mucha paciencia.
En otras entradas explicaré cómo envejecer vehículos de una forma rápida y eficaz.
Respecto a la PRESIÓN DEL AIRE, PROBLEMAS Y SOLUCIONES, podéis consultar AQUÍ
Como siempre, espero que os haya servido de ayuda. 

Preparación de las miniaturas

Hola a todos
Hoy vuelvo a hablar, como casi siempre, a aquellos pintores que se inician en el noble arte del pintado de miniaturas. Se trata de cómo prepararlas para su pintado.
Primero presentaré el proyecto: GALOS. Dos unidades: una de infantería y otra de caballería ligera.

Para empezar, siempre hemos de comprobar qué vamos a pintar, su estado general, si está todo lo que necesitamos (armas, escudos, estandartes y otros accesorios)

Comprobamos que estas figuras están completas, pero unas vienen pintadas de una forma que no nos gusta y todas están sucias y con rebabas.

PASO 1: Quitar pintura

Para las que vienen pintadas aplicamos nuestro decapante preferido. En este caso empleé líquido de frenos en primer lugar y una vez limpiada con agua y jabón, apliqué acetona para eliminar los restos más rebeldes. Después se volvió a limpiar con agua y jabón.
Para ver más métodos de quitar pintura podéis picar en las siguientes entradas:
ACETONALÍQUIDO DE FRENOSSOSA CÁUSTICALIMPIAHORNOS

PASO 2: Eliminación de rebabas

Para el resto de las miniaturas, con mucho cuidado, se recortan las rebabas y material sobrante. Es preferible hacerlo antes de lavarlas porque las manos suelen soltar grasa y sería contraproducente.

Habéis de perdonar las fotos, pero con una mano uso la cámara y con la otra el cúter.
Tras haber eliminado los sobrantes de metal, puliremos la miniatura, para afinar los trabajos realizados con la cuchilla. Dependiendo del trabajo a realizar se puede usar lija de agua, o limas de uñas del supermercado.
PASO 3: Lavado de las miniaturas

Una vez llegado aquí se ha de eliminar toda la grasa de las miniaturas. Además, en este caso concreto, se hacía indispensable, porque las miniaturas venían con polvo acumulado a lo largo de los años.
Para ello se empleó un jabón lavavajillas desengrasante.

 Tras el lavado se hace IMPRESCINDIBLE un buen aclarado: O sea, a chorro vivo.

Ahora hay que secarlas muy bien. Se puede emplear cualquier método que os sea útil. En mi caso, papel de cocina. OJO: NO empleéis ningún tipo de trapo que suelte pelusa. Sería contraproducente.
Haciendo uso de lo que puse en la entrada SUJETANDO LANZAS, sería el momento de hacerlo. Se podría haber hecho antes del lavado, pero se corre el riesgo de que se suelten las lanzas, además, así quedan más limpias.

PASO 4: Imprimación
Es el más importante, con el que culmina esta parte del proceso. Sobre cómo imprimar y las consecuencias de hacerlo mal (poca o mucha imprimación. no respetar los tiempos de secado de la misma, etc.) hablaré en próximas entradas. Ahora lo que importa es saber que es un paso IMPRESCINDIBLE. Para estas miniaturas en concreto usé la imprimación de ARMY BOX. Muy fácil de usar: Seguir las indicaciones del fabricante, y listo: Usarla en lugar ventilado, aplicar el spray a no menos de 30 cm de las miniaturas… 

Ahora solo queda esperar a mañana a que se seque TOTALMENTE la imprimación para empezar a pintar.
Espero que os haya sido de utilidad.

DECAPADO DE PRECISIÓN (para miniaturas de metal)

Hola de nuevo
Tras un paréntesis más largo de lo que tenía previsto, vuelvo a la carga. Esta vez explicaré una técnica para quitar la pintura solo en aquella parte de la miniatura que sea estrictamente necesario. De ahí el título: “Decapado de precisión“. Ojo, esto solo es válido para miniaturas metálicas.
A veces ocurre que la miniatura se mancha, o vemos que no nos ha salido el efecto deseado, o no estamos contentos con el resultado de cierta parte de la miniatura pero hay otra parte que sí ha quedado a nuestro gusto… Hay que decidir si, o bien decapamos toda la miniatura, deshaciendo el trabajo bueno junto con el accidentado, o bien quitar solo la pintura en la zona afectada. La respuesta no la he de dar yo, puesto que es algo personal, pero si me pedís opinión diré que depende: Si el trabajo bueno ya realizado es poco, pues lo despintaría entero, pero si lo ya realizado a nuestro gusto es una zona donde hemos trabajado mucho, o estamos casi acabando… 
Para ello necesitaremos acetona y bastoncitos para los oídos.

En mi caso se trataba de la capa de una miniatura que no era quién a dejarla a mi gusto. Además, al ser una superficie grande, se puede ver mejor el proceso. Pero es válido para superficies pequeñas.

Los pasos son:
1.- Pones UN POCO de acetona en un recipiente. En mi caso, valió el propio tapón
2.- Mojar el bastoncito en el acetona.

3.- Comprobar que NO CHORREA. Sería desastroso.

4.- Aplicar el bastoncillo húmedo, que no mojado, sobre la parte a tratar. Aquí vemos una superficie grande, como lo es una capa, pero puede ser el rostro de una miniatura.
Esta es la parte más delicada. Si tenemos miedo de que nos chorree, algo que no debería de ocurrir nunca, podemos enmascarar previamente la miniatura, dejando a la vista el trozo a tratar.
Un consejo: a medida que aplicamos el bastoncito lo rotamos. De esta forma además de aplicar el disolvente, quitamos la pintura.
Otro consejo. Si decidís hacer esto, habéis de tener en cuenta que se ha de decapar toda la zona completa: Si es un brazo, todo el brazo; si se trata de una capa, toda la capa; si es un pantalón, las dos perneras por delante y por detrás, etc. A la hora de volver a trabajar es más fácil.
5.- Limpiar la parte afectada lo mejor posible. Lo ideal sería hasta que no quede rastro de pintura, pero siempre se quedan unos puntos bien arraigados. Tras ello se ha de secar bien.

6.- Enmascarar para volver a dar la imprimación

7.- Imprimar y pintar de nuevo

Lo dicho. Además de servir para superficies grandes, es muy útil con superficies pequeñas, tales como caras, manos, armas, etc.
Espero que os haya sido de utilidad. 
Saludos Juan

La paleta húmeda. ¡Qué gran invento!

Hola a todos
Retomo el tema de los tutoriales con un artilugio, invento, chisme o como lo queráis llamar, de lo más útil que he conocido. Se trata de La paleta húmeda.

Pero ¿Qué es una paleta húmeda? Pues no tiene nada que ver con “eso” que está pensando alguno con la mente calentorra… Se trata de una paleta, recipiente o tabla pequeña sobre la que el pintor tiene ordenados los colores y sus mezclas. Normalmente se usa para tal fin una superficie limpia, ya sea un azulejo, una tapa… etc. Estas son las paletas normales, las que podríamos llamar “paletas secas”. Los pintores usan una como la de la foto de abajo:

El problema que tiene una paleta normal es que, a veces, hacemos más mezcla de la que vamos a usar en esa sesión, y vemos que se nos secará irremediablemente y al día siguiente, cuando queremos volver a trabajar, no somos capaces de conseguir ese mismo tono. Esto tiene una solución: la paleta húmeda. Básicamente se trata de un recipiente donde pondremos la pintura y está diseñado de tal forma que mantiene la pintura fresca, húmeda, y lista para trabajar durante varios días.
Construcción

Se necesitan los siguientes elementos
1.- Recipiente impermeable y no muy alto. Hay quien lo tiene hecho con la tapa de un tupper de plástico. Yo lo hice con una caja de puritos que me dieron en un estanco. Los dos son válidos. Pero si lográis que vuestro recipiente tenga tapa, mejor. Ya veréis por qué.
2.- Se necesita algo que absorba el agua. En mi caso usé una esponja de las que aparecen en los blíster, pero se puede usar papel absorbente de cocina. Lo importante es que se adecúe lo más posible a vuestro recipiente.

3.- Agua limpia. Se vierte el agua limpia sobre esta superficie absorbente, pero no lo hagáis a lo bruto. No se trata de llenar el recipiente, sino de empapar la esponja (o papel absorbente) de tal forma que no admita más agua. El agua que rebosa, estorba y se ha de retirar.


4.- Papel para horno. La marca importa un pito. Lo bueno que tiene este papel es que puedes poner sobre él la pintura y no manchará el agua. 

A la hora de colocarlo se han de tener varios cuidados: Se colocará de tal forma que quede totalmente húmeda. La humedad logrará, entre otros muchos beneficios, que no se mueva, gracias a su adherencia. Además, es esta humedad la que hace que la pintura no se estropee. Otro cuidado que hemos de tener es que cubra TOTALMENTE la superficie absorbente empleada. En mi caso ha de cubrir la esponja humedecida, pero si habéis empleado papel absorbente, el papel de horno lo cubrirá por completo. De esta forma, se logra que el agua de abajo no traspase excesivamente hacia la superior.

Aquí, en esta foto, se ve que hace falta alisar un poco más el papel de horno. Aún así, ya está Solo falta usarla.
Uso de la paleta húmeda
Pues el habitual. Se ponen las pinturas sobre ella, se puede poner un poco de agua, y se mezclan de la forma normal, tal y como lo haríamos con cualquier otra. 
En la foto se ve cómo queda después de una sesión intensiva. Pero se aprecia que hay verde sin usar, y el manchurrón grande es una mezcla de varios tonos de verde.
Ventaja
Cuando acabé la sesión, cerré la caja, la metí en la nevera y al día siguiente, la pintura estaba como nueva, pudiendo acabar de pintar lo del día anterior. De la forma habitual, habría perdido un poco de pintura y la mezcla tendría que partir de cero. Desperdiciar algo de pintura, si pintamos poco, no importa, pero muchos pocos hacen una barbaridad. Además, se pinta más rápido.
Además, cuando se termina de usar, se tira y se pone otro trozo de papel de horno.

Tras la sesión de pintura

Espero que os haya servido de utilidad.

Saludos a todos


Envejecer cuero: FUSIÓN de colores

Hola a todos

Estaba haciendo una maqueta de un vehículo alemán (Hanomag Sdkfz 251) en la que hay unos asientos de cuero. Estos han de estar desgastados, y el mejor método que conozco para ello es el de la FUSIÓN.

 La fusión de colores. Se trata de una técnica que requiere mucha práctica, pero el reultado es muy bueno. Consiste en pintar una capa sobre la siguiente sin esperar a que se seque del todo la capa anterior, logrando que se fundan los dos tonos para dar un aspecto difuminado y que la transición entre tonos sea lo más suave posible.

Los colores empleados han sido:
Empezamos, para este caso, dando un tono oscuro. Usé para ello el AC-48 de Andrea: Cuero Oscuro. Como todos los tonos de Andrea, el nombre está perfectamente puesto. Después, pintando ecasi todo el banco pero dejando el medio sin pintar, el 940 de Vallejo.
A partir de aquí, las fotos no son gran cosa, algo forzadas, porque me resultaba imposible pintar y fotografiar correctamente. Lo siento.
Una vez tenida una base, comencé el proceso de fusión de capas. Para ello apliqué lo explicado como LAVADO Esto es así porque necesito dos cosas: que casi no cubra la capa anterior y que tenga mucha agua: He aquí las fotos.

Para que quede mejor, el pincel se ha de colocar de tal manera que la pintura quede hacia el lugar donde queramos mayor pigmentación (esto es, la punta del pincel) y el agua hacia donde queramos fundir
En este caso el desgaste lo queremos en el borde del asiento. El trazo será lo más fluido posible, y pincelada larga. Evitaremos exceso de agua y de pintura

Ahora viene la madre del cordero: Allá donde queramos fundir, usaremos un bastoncillo de oídos: Mientras avanzamos con él, lo giramos con los dedos, pero con cuidado: Si avanzamos el bastoncillo alejándonos, el giro será en sentido contrario. El objetivo es secar el agua y findir las dos capas.

Secuencia de fotos en las que se ve el movimiento del bastoncillo.

Todas estas operaciones se repiten con todos los colores. Cada capa de color ocupará menos espacio, alejándonos del centro, hasta la última capa, que será una línea muy fina en el borde

Por último, pintamos de oscuro la zona donde se sientan los soldados, y fundimos la pintura con ayuda de un bastoncillo.

Diversos métodos para enmascarar pintura

Hola de nuevo
Hoy voy a hablar de los diferentes materiales usados para enmascarar pintura
Pero ¿Qué es enmascarar? Se trata de cubrir una parte de la miniatura con un material para que, al darle la siguiente capa de pintura, no se pinte la parte cubierta y no arruinar el trabajo ya realizado

Y ¿Qué material es el adecuado? ¿Plastilina o Blu-tack? ¿Masilla o cinta? y si es cinta… ¿Cuál es la buena?
La respuesta es… DEPENDE.
Primero hemos de ver el material sobre el que vamos a trabajar. No es lo mismo trabajar sobre plástico que sobre metal o sobre papel. Además hemos de tener en cuenta si queremos cubrir en línea recta o en curva…
Una vez dicho esto, vamos a ver cada una de los materiales, sus usos, sus pros y los contras
CINTA. Es la más antigua. Se usa desde 1925 cuando la empresa 3M fabricó la primera. Como su uso fue para pintar carrocerías de coches, se le llama genéricamente “cinta de carrocero“. Su uso es simple: Se pinta una superfiice de un color y luego, una vez bien seca la superficie, se pone la cinta BIEN TENSA cubriendo la zona a protejer. Se pinta la siguiente capa, bien a pincel, bien con aerógrafo y se espera el tiempo de secado adecuado tras lo cual se quita de la siguiente forma: Usando las dos manos, con una se va quitando la cinta y la otra se apoya de tal forma que la cinta siga tensa. Se evitan desgarrones innecesarios. El movimiento de separación ha de ser lo más uniforme posible.
Tipos de cinta: 
1.- La normal. Uso general. Acabado rectilíneo. Ideal para grandes superficies tales como líneas de barcos, de aviones, etc. También se pueden cubrir grandes zonas de nuestra figura. El coste es muy pequeño.
2.- Especial para modelismo (Tamiya, p. ej.) Esta es de un acabado satinado. Lo hay de distintos grosores. Al igual que la anterior su uso es para trabajos rectilíneos, pero el trabajo es mucho más preciso (y más caro).
3.- Cintas de precisión: Lo último en el mercado. Es lo único recomendable si vamos a pintar materiales delicados tales como el papel. Ninguna otra cosa sirve. Ojo, cada rollo cuesta alrededor de 8,00 €. (Cunde mucho) Pero, ¿Merece la pena? Tanto si vamos a trabajar en papel como si vamos a poner más de 2 capas de pintura, la respuesta es POR SUPUESTO 
MASILLA. La pasta o masilla para enmascarar es mucho más moderna que la cinta. Se suele usar en aquellas figuras que bien por su forma o bien porque lo que queremos enmascarar no es precisamente rectilíneo no se hace aconsejable el uso de cintas. El uso es simple: Se coje un poco de esta masilla, se hace una pelitita y se pone sobre la superficie a enmascarar procurando que el borde de la masilla quede bien pegado a la superficie a tratar, quedando como un grano no muy abultado. Si queda demasiado abultado se corre un riesgo (poco común, pero existente) de que al secar la pintura haya creado un ligerísimo borde elevado y al retirar la masilla, quede a la vista este feo defecto. 
Tipos:
1.- Plastilina: Ni se os ocurra. Es una tentación. Es barata, moldeable, reutilizable, impermeable…Y GRASIENTA. Al retirarla del plástico puede crear un cerco de grasa. Además, si esto no ocurre, puede ser que al retirarla veamos que no se va toda la plastilina, quedando restos “incrustados” en la figura… CHURRO.
2.- Blu-Tack. Inventada en 1970. Tiene varios usos, siendo el principal como pegamento y quitamanchas. Adecuada para casi todas las superficies, pero No para superficies delicadas, tales como papel y otros. No olvidéis que, además de masilla reutilizable de enmascarar su uso es de pegamento y quitamanchas. Esto quiere decir que se adhiere bien, por tanto, al retirarlo de estas superficies tan delicadas es más que probable, en un 98%, de que se produzca un desgarro de algún tipo.
Ventajas: Se moldea bien, no es grasienta, se adapta a cualquier froma que tenga la miniatura. Apto para esos camuflages tan maravillosos de los tanques y aviones. No lo es tanto para hacer líneas rectas.

Como siempre, espero que os sea de utilidad.

Saludos, Juan

Granito: Cómo pintarlo con punteado

Hola de nuevo a todos
Hoy iba a explicar otra forma de pintar piedras para escenografía. En este caso me refiero al granito, y usaremos la técnica del PUNTEADO
Para esta técnica se hace imprescindible un pincel especial. Se trata de uno que tenga las cerdas duras, de cabeza redonda, y recortado. Si no nos atrevemos a recortar uno, siempre podemos acudir al mercado donde nos los encontraremos a un precio… adecuado. Suele ser más barato que los normales.
El granito es una roca compuesta por cuarzo, feldespato y mica y se encuentra en la naturaleza en cantidades enormes. Como varía la proporción de uno u otro componente así varía el color del mismo, pudiendo encontrar granito rojo, negro, gris, blanco… Pero todos son punteados, viéndose los otros componentes.
Habitualmente se suele pintar mediante la técnica del pincel seco. Sin embargo no es adecuado usar esta técnica pues su resultado es más a rayas que a puntos.
Si se usa el PINCEL SECO, hay que emplear al menos 4 tonos de grises para tener un aspecto aceptable. Demasiado trabajo. Veamos ahora otra solución: El Punteado
 
Para este caso en concreto pintamos la base del tono GRIS OSCURO de Vallejo 
Después cargamos el pincel con pintura blanca (No muy diluida) y con golpes secos, rítmicos y verticales sobre un papel retiramos el esceso. ¿Por qué hacerlo así? Pues para ver cómo quedará el trazo sobre la miniatura. Es como el caso del pincel seco, pero a golpes secos. Cuando veamos que queda poca pintura es cuando lo aplicamos a la miniatura.
Ahora esperamos a que se seque bien. Una vez esperado el tiempo necesario, hacemos lo mismo con el color Negro.
En la foto vemos cómo ha ido quedando el papel donde he trabajado, tras la sesión de punteado

Y aquí, vemos unas fotos ya acabado todo el proceso

Esta técnica se emplea también en algunos camuflajes

Como siempre espero que os haya servido

 

Mármol blanco: Otra forma de hacer veteados

Hola a todos de nuevo.

Hoy toca explicar un método diferente de pintar veteados: Con veladuras. Este método es mucho mejor para pintar mármol blanco (o de colores claros), pero requiere de muchísima paciencia.

Para empezar, lo más sencillo y habitual: Imprimación. Aunque el mármol sea claro, me gusta imprimar en negro, es cuestión de gustos y a lo que nos hayamos acostumbrado. Tras la imprimación, pinté la lápida con un color ARENA OSCURA (Vallejo) y el cuerpo del sepulcro de GRIS OSCURO.
 Después, y como he hecho en otros casos, apliqué pintura negra muy diluida y dejé el fondo libre para que me sirviera de plantilla para todo lo que viene a continuación
A partir de ahora no hice fotos, salvo al final del proceso, pero los pasos son:
1.- Perfilar los bordes de las rayas negras con NEGRO. Como se ve en la foto, también rellené un poco la zona negra con BLANCO PERGAMINO
2.- Perfilar los bordes ARENA con Ocre
3.- Posar la miniatura en una superficie plana y estable, porque vamos a dar pintura con tanta agua que, de no estar estable, corremos el riesgo de que se corra hacia donde no queramos. En este caso, la fuerza de gravedad es nuestra enemiga.
4.- Aplicamos una veladura de ARENA CLARA sobre las zonas donde hayamos dado el negro y con muchísimo cuidado, una veladura GRIS sobre las rayas de color ARENA/OCRE.  Hemos de tener mucho cuidado de no mezclar los colores de la veladura. Podemos esperar algo de tiempo entre una capa y la otra.
Una veladura es básicamente un lavado (el lavado se explica AQUÍ) pero con la pintura más diluida aún, de tal forma que al aplicarla queda como una película de ese color, pero viéndose perfectamente el fondo. Es lo que en fotografía se llama “Filtro”, pero más suave.
5.- Esperamos a que esté más o menos seco, para ver el resultado.
6.- Repetimos dos veces más los pasos 4 y 5. No hay prisa, pero no más de tres capas en total. Si vemos que hemos dado una veladura extra, o sea, que no se aprecia la raya negra/arena, entonces, podemos corregirlo volviendo a pintar dichas rayas. Esto último hace que tengamos que volver a hacer las veladuras. Cuidado no nos volvamos a pasar.
7.- Ahora volvemos a esperar. Y le aplicamos un señor lavado en BLANCO PERGAMINO de Vallejo.
8.- Esperamos para que esté TOTALMENTE SECO.
9.- Barniz Brillante.

Si quieres seguir viendo más trabajos visita LA GALERÍA

Próximamente, Cómo pintar granito con PUNTEADOS

Mármol y otras piedras semipreciosas: Cómo pintar veteados TERCERA PARTE

Hola a todos
Hoy toca la tercera y más compleja parte de cómo pintar veteados usando más de 3 tonos. Y no es que los veteados sean más complicados que en entradas anteriores, si no porque además de los veteados nos metemos con cómo lograr que una piedra tenga más de un color. Aunque en las fotos se ve una columna gris, el método sirve para hacer esas piedras veteadas con más de un color que podemos ver en monumentos.

El método es una ampliación de lo visto en las La PRIMERA y en LA SEGUNDA parte. Esto es:
1.- Imprimación
2.- Pintar color base, en este caso GRIS OSCURO de Vallejo
3.- Con NEGRO muy diluido hacemos las rayas que nos servirán de base.
A partir de aquí es cuando se complica ligeramente. Aplicamos un perfilado de negro aprovechando el borde de las rayas anteriores y, para dar más contraste, aplicamos GRIS BLANCO justo al lado del color negro, tal y como se ve en la foto
Además se puede aprovechar para difuminar el color negro, e incluso oscurecer una zona con gris oscuro (esto ya es a nuestro gusto).
Si queremos aplicar otro color, podemos apoyarnos en los trazos anteriores e introducir un tono ocre claro que, en este tipo de piedra, suele ser habitual.

Todas las rayas nuevas estarán sobre una base de gris oscuro bien diluido. Es lo que le da el fondo. Además podemos jugar un poco con los pinceles y aprevechando el agua, seguir pintando más vetas cada vez más finas, o difuminando el fondo para que aparezca esa piedra no solo veteada, si no de distintos colores.

 Ahora, como en las otras columnas, aplicamos una veladura de un tono más claro que el color base para, una vez seco, barnizar la piedra con barniz brillante.

Pues para el MÁRMOL BLANCO, no se empleará este método, si no que se emplea algo totalmente distinto, pero eso lo veremos más adelante

Espero que os haya servido de utilidad

Mármol y otras piedras semipreciosas: Cómo pintar veteados SEGUNDA PARTE

Hola a todos de nuevo.
Hoy continúo con la serie de entradas dedicadas a cómo pintar piedra veteada. 
Tal y como dije anteriormente, ahora se trata de hacer un veteado usando dos tonos. Esto lo hace ligeramente más complejo que en el caso anterior, pero si hemos practicado la primera con éxito, este método no nos supone ninguna dificultad extraordinaria.

 En primer lugar, y tras la imprimación de rigor, pintaremos la pieza del color que queramos, en este caso, rojo de Vallejo.

Una vez seca la pintura, con un pincel medio, aplicamos GRIS OSCURO de Vallejo, pintando unas rayas sueltas con la pintura muy diluida. No ha de cubrir. Es una sola y única capa de gris diluido. 
No hice foto de cómo queda, pero os dejo una de otra pieza, con ella dada, para que os hagáis una idea de cómo ha de quedar. 
En este momento parece que hemos estropeado una buena sesión de pintura, pero hemos de tener paciencia. Luego, cuando se seca, damos, con un pincel muy fino, unos trazos en gris blanco (VALLEJO), que no blanco, por donde hemos dado el gris, pero sin pasarnos de los bordes. O sea, que el gris oscuro queda de fondo y nos sirve como límite para este nuevo trazo.
Ahora nos queda la parte más fácil: El remate. Se le da una veladura con un tono más claro del elegido como base. En este caso, como el color base es rojo, el usado para la veladura es el bermellón. Si nos hemos pasado con la veladura, es el momento de corregir con el GRIS BLANCO.

Cuando se ha secado del todo, se le da una capa de barniz brillante, y ya tenemos un veteado con dos tonos. 


Espero que os sea de utilidad. 
Quizá también te interese la Primera Parte