Preparación de las miniaturas

Hola a todos
Hoy vuelvo a hablar, como casi siempre, a aquellos pintores que se inician en el noble arte del pintado de miniaturas. Se trata de cómo prepararlas para su pintado.
Primero presentaré el proyecto: GALOS. Dos unidades: una de infantería y otra de caballería ligera.

Para empezar, siempre hemos de comprobar qué vamos a pintar, su estado general, si está todo lo que necesitamos (armas, escudos, estandartes y otros accesorios)

Comprobamos que estas figuras están completas, pero unas vienen pintadas de una forma que no nos gusta y todas están sucias y con rebabas.

PASO 1: Quitar pintura

Para las que vienen pintadas aplicamos nuestro decapante preferido. En este caso empleé líquido de frenos en primer lugar y una vez limpiada con agua y jabón, apliqué acetona para eliminar los restos más rebeldes. Después se volvió a limpiar con agua y jabón.
Para ver más métodos de quitar pintura podéis picar en las siguientes entradas:
ACETONALÍQUIDO DE FRENOSSOSA CÁUSTICALIMPIAHORNOS

PASO 2: Eliminación de rebabas

Para el resto de las miniaturas, con mucho cuidado, se recortan las rebabas y material sobrante. Es preferible hacerlo antes de lavarlas porque las manos suelen soltar grasa y sería contraproducente.

Habéis de perdonar las fotos, pero con una mano uso la cámara y con la otra el cúter.
Tras haber eliminado los sobrantes de metal, puliremos la miniatura, para afinar los trabajos realizados con la cuchilla. Dependiendo del trabajo a realizar se puede usar lija de agua, o limas de uñas del supermercado.
PASO 3: Lavado de las miniaturas

Una vez llegado aquí se ha de eliminar toda la grasa de las miniaturas. Además, en este caso concreto, se hacía indispensable, porque las miniaturas venían con polvo acumulado a lo largo de los años.
Para ello se empleó un jabón lavavajillas desengrasante.

 Tras el lavado se hace IMPRESCINDIBLE un buen aclarado: O sea, a chorro vivo.

Ahora hay que secarlas muy bien. Se puede emplear cualquier método que os sea útil. En mi caso, papel de cocina. OJO: NO empleéis ningún tipo de trapo que suelte pelusa. Sería contraproducente.
Haciendo uso de lo que puse en la entrada SUJETANDO LANZAS, sería el momento de hacerlo. Se podría haber hecho antes del lavado, pero se corre el riesgo de que se suelten las lanzas, además, así quedan más limpias.

PASO 4: Imprimación
Es el más importante, con el que culmina esta parte del proceso. Sobre cómo imprimar y las consecuencias de hacerlo mal (poca o mucha imprimación. no respetar los tiempos de secado de la misma, etc.) hablaré en próximas entradas. Ahora lo que importa es saber que es un paso IMPRESCINDIBLE. Para estas miniaturas en concreto usé la imprimación de ARMY BOX. Muy fácil de usar: Seguir las indicaciones del fabricante, y listo: Usarla en lugar ventilado, aplicar el spray a no menos de 30 cm de las miniaturas… 

Ahora solo queda esperar a mañana a que se seque TOTALMENTE la imprimación para empezar a pintar.
Espero que os haya sido de utilidad.

Sujetando lanzas: Uso del taladro manual

Hola a todos

Aprovechando que estaba pintando unas figuras de íberos turdetanos, cuando resulta que me encontré con un problema. Las manos donde debían ir las lanzas no tenían agujero donde ponerlas, ni siquiera estaban ligeramente abiertas, de tal forma que era imposible ponerlas

Como se ve está marcado en ambas manos, para poder hacer el agujero en una o en otra. El problema que se plantea es el siguiente. Si estuviera hecho el agujero, o la mano abierta, primero pintaríamos la miniatura y después montaríamos el arma y el escudo, siendo una forma muy cómoda de trabajar, pero como no está abierto el orificio, no nos queda otro remedio que hacerlo nosotros mismos, previo al pintado, montar la lanza y terminar de pintarlo. (Pero esta no es más que una recomendación, pues cada perro tenemos nuestra forma de matar las pulgas). Ese cilindro que le asoma de su mano izquierda es una rebaba, algo que hay que cortar, para terminar poniendo ahí el escudo.
¿Qué mano taladrar? Para eso consulté varias páginas web de arqueología y esgrima. Tras su consulta decidí que la mano donde iba a portar la lanza fuera la derecha y la izquierda la reservé para el escudo. (Ver mi entrada anterior AQUÍ
 Una vez decidido eso, me puse manos a la obra.
TALADRAR
Antes de trabajar, unas recomendaciones:
Para taladrar es preferible el uso de un taladro eléctrico de MUY POCAS REVOLUCIONES. De hecho, si tenéis uno con potenciómetro, mejor. Ponéis el potenciómetro a muy poca potencia y el taladro funcionará girando lentamente. Esto es especialmente necesario si la figura fuera de plástico. De lo contrario, la broca puede llegar a calentarse (ocurre tanto si el trabajo es prolongado, muchos agujeros, como si el agujero es muy profundo). Si se calienta la broca, el plástico se adherirá a las estrías de la broca, inutilizándola para siempre. Aún así, si la mini es de metal y la broca es muy fina, la mera vibración prolongada puede hacer que la broca se parta.
Si no tenéis taladro con potenciómetro (los hay con él incorporado), para trabajos prolongados en plástico, o con brocas finas en minis de metal, os recomiendo el taladro manual. Y es lo que yo he usado en esta ocasión.
Comencemos el trabajo:
Para hacer bien agujero finos, lo correcto es hacerlos de dos veces. Primero con una broca fina

Para acabar con una broca mayor. La broca fina nos habrá servido de guía.

Después, y esto si se quiere, se limpia el agujero con la propia broca, haciéndola pasar por el lado contrario

Más tarde, substituímos la broca por la lanza

Solo nos queda ponerla en posición.

Aflojamos el mandril y liberamos la lanza

Ahora una gotita de nuestro pegamento preferido y… Mini lista para pintar

Espero que os haya sido útil

Saludos, Juan L. Liaño