Cianocrilato + Bicarbonato: MASILLA DE EMERGENCIA

Empiezo el título diciendo palabrotas. ¿Qué es el cianocrilato? Pues el loctite de toda la vida… aunque yo uso otro más barato y de igual (o superior) resultado.
Bueno, a lo que iba: Nos encontramos en casa, estamos haciendo nuestra maqueta tranquilamente, cuando al ir a unir dos piezas vemos con asombro que el fabricante no sabe medir, o se quedó sin plástico, o… Da igual, pero en nuestra preciada obra hay un hueco grande. “No hay problema”, dices, “voy a por la masilla…” “¡Maldición! se me ha acabado” ¿qué hacer? 

Lo normal sería ir a la tienda a por más, pero si en tu localidad no hay una tienda especializada, no hay que desesperar… Se puede fabricar la MASILLA DE EMERGENCIA
  
 


¿Cómo se hace la masilla de emergencia instantánea?

  1. Se le pone una capa generosa de pegamento que cubra la superficie a tratar
  2. Sobre la capa de pegamento se espolvorea el bicarbonato.
  3. Se vuelve a poner pegamento
  4. Se vuelve a espolvorear el bicarbonato
  5. Se repite el proceso hasta que se haya rellenado la grieta, hueco, o como sea de grande.

Una vez terminado, y al cabo de unos SEGUNDOS (si es poca cantidad) o 2 minutos si hemos tapado la grieta del Titanic, ya está listo  para lijar, pulir o lo que sea, puesto que la pasta instantánea resultante es algo verdaderamente duro.

PRECAUCIONES:

Dado que el pegamento a base de cianocrilato fragua debido a la humedad, no es buena idea acercar los dedos al pegamento. O dicho de otra forma: el sudor de los dedos, aunque sea poco, hace reaccionar el pegamento y se nos pueden quedar pegados.

OBSERVACIONES y leyendas urbanas.

Es cierto que en la guerra de Vietnam se usó un compuesto a base de cianocrilato para cerrar heridas, pero se descubrió que era tóxico y se prohibió. Lo que ahora hay en el mercado se le parece, pero no es lo mismo, así que no lo usaría para cicatrizar nada.

Espero que os sirva.

Otra forma de QUITAR LA PINTURA de las miniaturas

Hay otra forma de quitar la pintura de las miniaturas (de metal) mucho más rápida que usando limpia hornos. Esto es usando un decapante. Sin embargo el precio de este material suele ser alto, y podemos fabricar nuestro propio decapante casero altamente eficaz (y peligroso)
Hace muchos años mi padre me enseñó los múltiples usos que tiene el Hidróxido de sodio, más conocido como SOSA CÁUSTICA. Es un material muy barato, que sí sirve para todo tipo de material, siempre que se use de forma adecuada y con las protecciones necesarias
Como su nombre indica se trata de algo corrosivo, pero se usa para muchas cosas y tan variadas como la fabricación de detergentes, jabones, comida (sí, habéis leído bien, para la elaboración de las ACEITUNAS y pretzels entre otros) y por supuesto como decapante.

Es un material que hay que usar siempre con guantes, gafas protectoras y ropa de trabajo.
Respecto a su uso como decapante, que es el que nos interesa, he de advertir que solo sirve para miniaturas de metal que NO LLEVEN ALUMINIO, y para las de plástico… sí sirve pero hay que hacerlo con las precauciones que pondré más abajo.
Se necesita
  • Guantes
  • Gafas protectoras
  • Ropa de trabajo
  • Agua
  • Vaso de cristal
  • Algo para revolver que NO SEA DE ALUMINIO
  • La miniatura a tratar
  • Cepillo de cerdas duras
El proceso es el siguiente para miniaturas de metal (y repito, que NO CONTENGA ALUMINIO)
  1. Se pone la ropa y el material de seguridad antes de empezar
  2. Se mezcla la sosa con agua al 50%. Esto es, mitad agua, mitad sosa. Se revuelve bien hasta formar una pasta. ADVERTENCIA, es una mezcla que estará caliente.
  3.  La pasta se hunta en la miniatura. Recomiendo el uso de un pincel que no vayamos a usar más. Veremos que la pintura se reblancece.
  4. Es el momento de actuar: Se coge la miniatura, se le cepilla bien fuerte y se lava con agua limpia
Ya está. El proceso habrá durado muy poco tiempo y es muy barato. Lo malo es lo engorroso del uso de guantes de goma.
PERO, si queremos decapar miniaturas de plástico, lo anterior NO SIRVE, porque la pasta se termina comiendo al plástico. ¿Cuál es la solución?
En el paso 2, no hacemos una pasta, si no que diluimos la cantidad de sosa que cabe en la punta de una cucharilla de postre en 1/4 de litro de agua (punta de cucharilla en un vaso grande de agua). Meteremos la miniatura en esta solución y esperaremos al menos 15 minutos, pero no más de 1/2 hora. Sacamos la miniatura de ahí, y antes de nada, la dejaremos secar al aire durante 15 minutos. Esto es porque el plástico se habrá vuelto blando y hay que esperar a que se endurezca. Una vez pasado este tiempo, ya podremos empezar a quitar la pintura con la ayuda del cepillo. Si vemos que no ha salido toda la pintura, repetimos la operación.
¿Por qué no usar el hidróxido con el aluminio? La respuesta con un vídeo