VEHÍCULOS BLINDADOS de la Guerra Civil Española: El “Piojo Móvil” de la COLUMNA DURRUTI

Hola a todos

Tras una larguísima retirada del blog, que no del trabajo, vuelvo a la carga y comienzo este nuevo año presentando un encargo realizado por mis amigos del blog VEHÍCULOS Y BLINDADOS DE LA GUERRA CIVIL. Desde aquí, agradecer a Juan Pedro por la oportunidad brindada.

El encargo consistió en repintar varios de las maquetas que presentan en su web. Y el primero en salir a la palestra es el PIOJO MÓVIL, un vehículo blindado (un TIZNADO, o Tiznao) que perteneció a la Columna Durruti.

Piojo Móvil ya acabado. Maqueta en resina. Escala 1/72

Continúa leyendo VEHÍCULOS BLINDADOS de la Guerra Civil Española: El “Piojo Móvil” de la COLUMNA DURRUTI

Sujetando lanzas: Uso del taladro manual

Hola a todos

Aprovechando que estaba pintando unas figuras de íberos turdetanos, cuando resulta que me encontré con un problema. Las manos donde debían ir las lanzas no tenían agujero donde ponerlas, ni siquiera estaban ligeramente abiertas, de tal forma que era imposible ponerlas

Como se ve está marcado en ambas manos, para poder hacer el agujero en una o en otra. El problema que se plantea es el siguiente. Si estuviera hecho el agujero, o la mano abierta, primero pintaríamos la miniatura y después montaríamos el arma y el escudo, siendo una forma muy cómoda de trabajar, pero como no está abierto el orificio, no nos queda otro remedio que hacerlo nosotros mismos, previo al pintado, montar la lanza y terminar de pintarlo. (Pero esta no es más que una recomendación, pues cada perro tenemos nuestra forma de matar las pulgas). Ese cilindro que le asoma de su mano izquierda es una rebaba, algo que hay que cortar, para terminar poniendo ahí el escudo.
¿Qué mano taladrar? Para eso consulté varias páginas web de arqueología y esgrima. Tras su consulta decidí que la mano donde iba a portar la lanza fuera la derecha y la izquierda la reservé para el escudo. (Ver mi entrada anterior AQUÍ
 Una vez decidido eso, me puse manos a la obra.
TALADRAR
Antes de trabajar, unas recomendaciones:
Para taladrar es preferible el uso de un taladro eléctrico de MUY POCAS REVOLUCIONES. De hecho, si tenéis uno con potenciómetro, mejor. Ponéis el potenciómetro a muy poca potencia y el taladro funcionará girando lentamente. Esto es especialmente necesario si la figura fuera de plástico. De lo contrario, la broca puede llegar a calentarse (ocurre tanto si el trabajo es prolongado, muchos agujeros, como si el agujero es muy profundo). Si se calienta la broca, el plástico se adherirá a las estrías de la broca, inutilizándola para siempre. Aún así, si la mini es de metal y la broca es muy fina, la mera vibración prolongada puede hacer que la broca se parta.
Si no tenéis taladro con potenciómetro (los hay con él incorporado), para trabajos prolongados en plástico, o con brocas finas en minis de metal, os recomiendo el taladro manual. Y es lo que yo he usado en esta ocasión.
Comencemos el trabajo:
Para hacer bien agujero finos, lo correcto es hacerlos de dos veces. Primero con una broca fina

Para acabar con una broca mayor. La broca fina nos habrá servido de guía.

Después, y esto si se quiere, se limpia el agujero con la propia broca, haciéndola pasar por el lado contrario

Más tarde, substituímos la broca por la lanza

Solo nos queda ponerla en posición.

Aflojamos el mandril y liberamos la lanza

Ahora una gotita de nuestro pegamento preferido y… Mini lista para pintar

Espero que os haya sido útil

Saludos, Juan L. Liaño

Usos alternativos de la ACETONA: Decapante para miniaturas de metal

Hola a todos de nuevo

Hoy voy a hablar de otros usos que se le puede dar a la ACETONA, esta vez como decapante.

Efectivamente, vuelvo a hablar del “Quita esmaltes”

En otra entrada hablé de su uso para QUITAR PEGAMENTO del tipo cianocrilato. Pues bien, hoy le toca en su papel de decapante.
Como tal he de decir que es de lo mejor que he probado. Es casi instantáneo, pero se ha de usar con cuidado.
Haré primero algo de historia. Resulta que estaba pintando una miniatura y el resultado era… Cómo decirlo sin ser soez… PURA BASURA. Evidentemente aquel soldado no podía ser bizco.  Ni tener un ojo mayor que el otro, ni… En fin. No tenía material decapante conocido y para colmo las tiendas ya estaban cerradas. Así que se me ocurrió que si el acetona es capaz de eliminar el esmalte de las uñas, por qué no iba a trabajar bien con las pinturas acrílicas de mi figura.
Procedimiento
Tras un riguroso juicio, se declaró el trabajo culpable y se condenó a la minatura a pasar unas horas en inmmersión de acetona. Con toda la pompa exigida, se introdujo al reo en un vasito y se roció de acetona hasta que quedó cubierto. Al cabo de las horas marcadas en la sentencia, se había operado el milagro. La pintura culpable estaba reblandecida. La saqué, la lavé con agua y jabón, frotando con un cepillo de uñas, y la pintura terminó por desaparecer.
Consejos y precauciones
1.- La miniatura ha de ser de METAL. No metas las de plástico
2.- Vale con unos minutos, pero, si esperas 2 ó 3 horas, el resultado será mejor
3.- Trabaja el acetona en un lugar ventiladísimo.
4.- Si usas acetona industrial/puro, ponte guantes protectores. No hace falta si lo que usas es quitaesmalte comercial de uso cosmético.
Pues como siempre, espero que esto os sirva de ayuda y os sea útil.

Para conocer otros métodos para quitar pintura sólo tenéis que picar en los siguientes enlaces
1.- LÍQUIDO DE FRENOS
2.- SOSA CÁUSTICA
3.- LIMPIA HORNOS

Presión del aire, estrellas y olas: Lo QUE NO SE DEBE HACER con el aerógrafo y su solución

Hola a todos de nuevo y FELIZ AÑO
Como primer artículo del año me gustaría hablar de el aerógrafo, lo que NO SE DEBE HACER y cómo solucionarlo
Siguiendo el orden del título, hablaré en primer lugar de la presión del aire. 

Es un error común poner el aparato a MÁXIMA PRESIÓN y esto es debido a la creencia generalizada de que la pintura para miniaturas es chapapote y por tanto necesitamos toda la potencia del aparato para lograr que algo tan espeso pase a través de tubos minúsculos. FALSO. 
De hecho lo que se ha de hacer es comprar la pintura especial para aerógrafo, o en su defecto, diluirla para que sea capaz de atravesar todo el recorrido desde el depósito hasta la boquilla sin atascarse.

Ahora bien, hemos de tener en cuenta que si no compramos la pintura especial, hemos de hacer la mezcla pintura-diluyente a ojo porque resulta que cada color tiene su propia densidad y por tanto unos colores necesitan más diluyente y otros menos. Prueba y error.

Y ¿Cómo saber que hemos acertado? veamos un ejemplo de un error: LA ESTRELLA

Aquí vemos el primer paso hacia el abismo: hemos diluido demasiado la pintura y sale muy suave. Pero como somos unos ansiosos y queremos pintar rápido le metemos más presión al compresor para que salga más pintura. ERROR. LO QUE SALE ES EL AIRE MÁS FUERTE, no más pintura
Aquí se ve la catástrofe. La pintura sale a chorro tendido y lo hace con tal fuerza y está tandiluida que rebota sobre la superficie sin haberse secado, provocándose “la estrella”

Hacer otro borrón no es la solución. Como se ve, intentar pintar por encima de algo que está mal, sin haber solucionado el problema, nos ahonda en la catástrofe. En la foto se ve cómo tras haber salido una estrella se intentó tapar con otra capa, provocando una catástrofe mayor.
Antes de empezar a aplicar la pintura sobre nuestra AMADA miniatura hemos de probar si la presión es la correcta y si la densidad es la adecuada. Empezamos por la presión. Es preferible que sea poca. Cuanta menos presión del aire, mejor será el control. Respecto a la densidad, hemos de probar siempre en un cartón u otra superficie rugosa. Las superficies brillantes no sirven para hacer pruebas. Inducen al error. Si vemos que, a pesar de tener poca presión, arrolla la pintura, hemos de enriquecer la mezcla con pintura.
Esta foto ilustra, además, la necesidad de la imprimación. Si no se imprima, la pintura resbalará, como ocurre en este cartón satinado.
¿Cómo solucionar el problema de las estrellas? Lo mejor es que hayamos hecho las pruebas necesarias previamente. Pero si aún así nos ocurre este accidente solo hemos de darnos MUCHA PRISA y aplicar un papel absorvente sobre la estrella. Dado que la pintura está tan diluida (en exceso) el papel absorverá esta capa de pintura y casi no dejará huella. Después, con calma, solucionaremos el problema, bien quitando presión, bien enriqueciendo la mezcla, y aplicar una nueva capa. Tras ello, se recomienda paciencia. Esperar a que se seque la pintura y volver a dar otra capa. Pero repito, hay que esperar a que se seque del todo la pintura, porque si no corremos el riesgo de un error que casi no tiene solución: LAS OLAS. 
Las olas se producen por un efecto óptico. Resulta que la pintura está APARENTEMENTE seca. Esto es: se ha secado la parte exterior de la misma, pero aún está fresca en su parte inferior. Si en ese momento volvemos a pintar con el aerógrafo, la catástrofe es segura. El aire húmedo que sale de la boquilla hace que se mueva la pintura que creíamos seca, y lo hace formando una especie de oleaje, con tal mala suerte que esta vez sí se secará. El resultado final es que en esa zona aparecerá la pintura rugosa, en vez de lisa.
Las olas no tienen una solución fácil. Es más, lo mejor es esperar a que se seque y con un cuidado extremo, lijar (y pulir) la zona afectada, y empezar de cero.
Espero que os sea de utilidad

Grandes catástrofes, grandes reparaciones, SEGUNDA PARTE: ENMASILLADO Y PULIDO

Hola de nuevo.
Continuamos con las grandes reparaciones. Ahora solo nos queda pegar, enmasillar y lucir. Para ello nos hacemos con el material necesario: Pegamento especial, que dependerá del material que estemos tratando, masilla y diversos tipos de lija
Lo dicho, aunque esté ilustrado con una figura de piedra artificial, es totalmente válido para miniaturas de plástico.
Para el enmasillado yo recomiendo la de tipo AGUAPLAST, pero el que ya viene preparado. Además de ahorrarnos un tiempo precioso, es muy limpio y viene en la justa proporción de agua.

Incluso sobre plástico viene genial, pero siempre podemos usar nuestra masilla preferida.
Para esta reparación en concreto puse un poco de masilla en uno de los dos lados y el pegamento en el otro. Esta salvajada logra ahorrar algo de tiempo, aunque es algo sucio. El truco consiste en una vez puesto los dos componentes, se presionan las piezas, encajando los anclajes en sus agujeros. Se esperan unos segundos y son una espátula se retira el sobrante.
Esta fotografía ilustra lo que acabo de decir. Es bastante sucio, pero tiene una ventaja: Al acabar con la espátula vemos con alegría que no nos han quedado ni poros ni huecos sin cubrir ni rellenar.
El siguiente paso es lijar. Comenzamos con una lima de uñas. Es de grano grueso, ideal para desbastar. La usada es de las que se compran en el supermercado: Un puñado por 1,00€
Después pasamos a una lija de grano más fino. Paciencia. Esta es la parte donde más nos hemos de esmerar. No nos hemos de dejar nada sin lijar. Además, es más que conveniente lijar mucha más superficie que la meramente afectada. Esto influirá positivamente en el resultado.
Para acabar con el proceso de lijado, pasamos al más delicado: El pulido con lija de agua. Esta es la que se emplea para pulir la chapa de los coches. El empleo es muy simple: La superficie a tratar ha de estar húmeda. Una vez humedecida la superficie, se aplica la lija de agua. El resultado es una superficie LISA.
Evidentemente hay lija de agua más fina, pero con este grano va de sobra. Cuanto más fina, más caro es el pliego.
Bien. Ya está pulido. Ahora toca limpiarla bien. Después de limpiarla bien, porque el polvo resultante se adhiere a la figura y puede dar al traste todo el trabajo posterior, procedemos a imprimar de nuevo la figura.
Ahora solo queda pintarla, pero eso lo dejo para otro artículo
Espero que os haya resultado de ayuda. Saludos

Grandes catástrofes, grandes reparaciones, PRIMERA PARTE: ANCLAJE

Hola de nuevo.

Hoy iba explicar cómo hacer grandes reparaciones. Aunque lo ilustre con una figura de piedra artificial, el método es aplicable a las de plástico, aunque con algunas variaciones que aclararé en su momento.
Esta figura que muestro me la dieron para ver su tenía remedio. Y en caso de tenerlo, lo pintara a cintinuación. En este artículo me referiré solamente a su reparación

Continúa leyendo Grandes catástrofes, grandes reparaciones, PRIMERA PARTE: ANCLAJE

Un reto: Miniaturas de Flames of War. Lo que no se debe hacer, y su solución

Hola a todos.
Como dice el título, hoy voy a hablar de lo que NO SE DEBE HACER con las figuras de Flames of War, o cualquier otra miniatura de escala pequeña y cómo solucionarlo.
Antecedentes:
1.- Me regalaron unos paracaidistas americanos para jugar a Flames of War, de lo cual estoy francamente agradecido. 
2.- Como era para jugar inmediatamente, venían ya montados en sus peanas, aunque sin pintar. 
Tras jugar la partida, en la que reconozco haber tenido infinita suerte, me puse a pintarlos. Cuál no sería mi sorpresa cuando descubrí que no era quién a despegarlos de las peanas. Y este es el relato de cómo pintar unas miniaturas de escala pequeña ya montados en sus peanas

En mi santa inocencia creí que iba a ser fácil despegarlos y pintarlos posteriormente. Error Nº 2, porque el primero fue el de haberlos pegado con pegamento para plástico (tipo REVELL). Si uno quiere jugar una partida con las figuras sin pintar, está en su derecho pero sujetadlos a la peana con COLA BLANCA, y solo media gotita diluida en agua. De esta forma, una vez acabada la partida, solo tenéis que usar una navajita y los despegáis con facilidad.
Lo dicho, el error número 2 fue el pensar que se podían despegar fácilmente; los imprimé y después intenté separarlos de sus peanas. Imposible. Mi amigo había empleado un pegamento excelente y no se despegaban.
¿Cómo pintarlos decentemente si es imposible meter el pincel entre las figuras? Pues hay que lograr separarlos de sus peanas. Intenté de todo, acetona, líquido de frenos, disolvente para cianocrilato… Logré, eso sí, quitarles la imprimación. Algo había ganado, pero no logré separarlos de las peanas. No estando pegados con cianocrilato, los remedios conocidos fueron inútiles, . Solución: Cortar las peanas

Peana individual cortada

Vista en conjunto del “estropicio”. Os aseguro que fue un trabajo duro, porque las peanas de FoW son de uno de los mejores materiales de los que tengo noticia.
Una vez logrado esto, se volvió a imprimar, y se pintaron las miniaturas con comodidad. Mostrando a continuación unos ejemplos

Con la imprimación dada

Miniatura pintada
Ya pintadas todas las figuras, queda armar el puzle, o mejor dicho, los puzles, porque cada peana es un puzle en sí mismo. Tras organizarlas, y usando la técnica explicada en el artículo MASILLA DE EMERGENCIA volví a unir las piezas. La unión es francamente dura y no hay peligro de que se desarmen. Esto es: se pone cianocrilato en una de las piezas, se une otra pieza, pero con el cuidado de no separar el “puzle” de la mesa. La mesa hace de plantilla logrando así que la peana quede lo más plana posible. Una vez unidas dos piezas espolvoreamos el bicarbonato. Con esto se logra una soldadura sólida.
Solo quedó decorar las peanas. Para eso lo pondré en otro artículo. En este caso empleé bolitas de corcho blanco para las piedras. Espero que os guste el resultado

Y si quieres ver más fotos: Pasa por LA GALERÍA Y si lo que quieres es hacer un encargo, no te olvides de ver la TARIFA Y CONTACTOS

Otra forma de QUITAR PINTURA: Líquido de frenos

Tenía muchas ganas de probar este sistema de decapar. Me lo dieron a conocer por facebook, y jamás lo había probado. Se trata de usar LÍQUIDO DE FRENOS como decapante

No resulta demasiado caro, pero aún así, resulta algo más costoso que el limpiahornos. Así que hay que probarlo para saber cuál de los dos funciona mejor.
Para probarlo tenía un grupo de miniaturas de plástico que, a causa de una MALÍSIMA imprimación, estaban quedando excesivamente mal, y no quedaba más remedio que decaparlas. Además tenía una miniatura de metal que uso como banco de pruebas.
Aquí se ve una miniatura con mala suerte, donde suelo probar cosillas. A la de metal no le saqué foto.
La idea con este grupo es pintarlos con el uniforme blanco napoleónico, pero la imprimación dada era ASQUEROSA, culpa de un mal consejo. Solo queda quitársela para así empezar de nuevo.
El método es muy sencillo.
Primero: Poner las miniaturas a tratar en un recipiente adecuado

Segundo: cubrir las miniaturas con el líquido de frenos.

Tercero: Esperar 24 horas. Es un tiempo prudencial.
Cuarto: cepillar las miniaturas con un cepillo de uñas y aclararlas con agua

Este es el magnífico resultado. El brazo se le soltó en el proceso de cepillado, pero nada que no se supere con un poquito de pegamento.
Como se puede apreciar, el resultado es excelente... Si la miniatura es de plástico, pero no lo es para las de metal, no se bien la razón. 
COCLUSIÓN: El líquido de frenos es extraordinario para las miniaturas de plástico. Pero el Limpia hornos gana, y de largo, si la miniatura es de metal.

Tema relacionado: Cómo despintar miniaturas usando limpia hornos

Cómo QUITAR EL PEGAMENTO tipo cianocrilato (Alias LOCTITE)

A veces nos vemos en la necesidad de despegar nuestras maquetas, bien porque las armamos después de una buena sesión de cervezas, bien porque perdimos las explicaciones, o porque quisimos hacer algo original y el resultado fue desastroso. 
El problema es que hemos usado cianocrilato (Loctite, superglue, o cualquier otra marca) y vemos que ha “fraguado” de tal forma que no somos quién a deshacer el entuerto sin romperla

¿Cómo solucionarlo?

Pues depende del material con el que esté fabricada la miniatura:
Si la miniatura es de METAL, tenemos una solución muy barata y fácil de usar. El producto a aplicar es ACETONA.

Sí, el quita esmalte usado para las uñas, es acetona. Pues resulta que también es un excelente disolvente del cianocrilato.

Se sumerge la miniatura en este producto y en poco tiempo vemos que ya se ha despegdo. Luego terminamos la faena con un cepillo de uñas con cerdas duras. Y si hay zonas muy rebeldes… Pues nada, otro bañín, y listo.

Pero, ¿Qué ocurre si la miniatura es de PLÁSTICO? El problema es peor, porque la acetona se come el plástico. ¿Qué hacer?

Lo que habitualmente hace mucha gente es cortar con cuidado usando una navaja o cúter. Pero esta es una solución no demasiado fina. Otra forma de hacerlo es usando los disolventes para cianocrilato que hay en el mercado

Este es uno de los productos. No es caro, pero hay de otras marcas; de Loctite, por ejemplo. 
Hay que tener cuidado. Solo usar unas gotitas sobre la zona afectada y luego ir forzando poco a poco hasta lograr despegar la pieza. Si vemos que no lo logramos a la primera, volvemos a poner UNAS GOTITAS y repetir la operación.
La precaución necesaria es poner poca cantidad, porque si lo usamos a lo bruto puede comerse el plástico.

Cianocrilato + Bicarbonato: MASILLA DE EMERGENCIA

Empiezo el título diciendo palabrotas. ¿Qué es el cianocrilato? Pues el loctite de toda la vida… aunque yo uso otro más barato y de igual (o superior) resultado.
Bueno, a lo que iba: Nos encontramos en casa, estamos haciendo nuestra maqueta tranquilamente, cuando al ir a unir dos piezas vemos con asombro que el fabricante no sabe medir, o se quedó sin plástico, o… Da igual, pero en nuestra preciada obra hay un hueco grande. “No hay problema”, dices, “voy a por la masilla…” “¡Maldición! se me ha acabado” ¿qué hacer? 

Lo normal sería ir a la tienda a por más, pero si en tu localidad no hay una tienda especializada, no hay que desesperar… Se puede fabricar la MASILLA DE EMERGENCIA
  
 


¿Cómo se hace la masilla de emergencia instantánea?

  1. Se le pone una capa generosa de pegamento que cubra la superficie a tratar
  2. Sobre la capa de pegamento se espolvorea el bicarbonato.
  3. Se vuelve a poner pegamento
  4. Se vuelve a espolvorear el bicarbonato
  5. Se repite el proceso hasta que se haya rellenado la grieta, hueco, o como sea de grande.

Una vez terminado, y al cabo de unos SEGUNDOS (si es poca cantidad) o 2 minutos si hemos tapado la grieta del Titanic, ya está listo  para lijar, pulir o lo que sea, puesto que la pasta instantánea resultante es algo verdaderamente duro.

PRECAUCIONES:

Dado que el pegamento a base de cianocrilato fragua debido a la humedad, no es buena idea acercar los dedos al pegamento. O dicho de otra forma: el sudor de los dedos, aunque sea poco, hace reaccionar el pegamento y se nos pueden quedar pegados.

OBSERVACIONES y leyendas urbanas.

Es cierto que en la guerra de Vietnam se usó un compuesto a base de cianocrilato para cerrar heridas, pero se descubrió que era tóxico y se prohibió. Lo que ahora hay en el mercado se le parece, pero no es lo mismo, así que no lo usaría para cicatrizar nada.

Espero que os sirva.