HEROQUEST 25Aniversario: Escenografía 1 LA TUMBA/SARCÓFAGO

Hola a todos.

Desde aquí vuelvo a dar las gracias a FORJA Y DESVÁN TV por haberme dado la oportunidad de pintar estas miniaturas de HEROQUEST 25 Aniversario, que son una pasada.

Hoy iba a mostrar el SARCÓFAGO. Se trata de una tumba medieval compuesta de dos piezas: la tumba y la tapa.

Decisiones difíciles: ¿Cómo pintarla y qué colores usar?

A la hora de pintar un elemento de piedra se corre el riesgo de caer en la monotonía cromática. Sin embargo, y dado que la tapa es tal y como se ve en la foto, o sea, que imita una tapa compuesta de dos piezas, se me ocurrió la solución, no exenta de polémica, de pintar cada pieza de un material distinto.

Aquí se ve la parte inferior de la tapa, la parte que no se ve. Se aprecia claramente que imita dos piezas de piedra: una exterior a modo de marco y la tapa propiamente dicha.

Además, en la parte superior se ven los enganches de esta tapa al marco.

A los elementos de escenografía suelo darles un aspecto lo más realista e histórico que pueda. Por esta razón, y para evitar la monotonía cromática, me decanté por una tumba policromada.

A raíz del movimiento romántico del S XIX, es creencia general que la época medieval es oscura y tétrica. Nada más alejado de la realidad. Solo hay que visitar el magnífico museo de Cluny (París), y ver sus extraordinarios tapices para darse cuenta de ello.

Sección de “La Dama del Unicornio”

Además, los últimos estudios apuntan a que las tumbas de los grandes señores eran policromadas… En fin, que me embarqué en una decisión que no es la aceptada comúnmente, y decidí colorear la tumba. Para ello me basé en fotos de sepulcros de caballeros medievales.

En esta se ve el uso de varios materiales en el mismo sepulcro
Y en esta otra, se ve el uso del color en la heráldica.
El vídeo de FORJA Y DESVÁN lo podéis ver aquí
Y el segundo vídeo que realizaron en este otro enlace
Proceso de pintado
Una vez decidido esto, solo me faltaba ponerme manos a la obra y pintarla.
Tras la imprimación de rigor, en negro, pinté lo más fácil, la parte inferior, usando colores de piedra arenisca. Una vez acabado, se le aplicó un lavado en un marrón oscuro para lograr más profundidad en las grietas.
Una vez pintada la parte inferior, me embarqué en la parte más compleja. A pesar de que lo más fácil y aceptado hubiera sido pintarla de un solo tipo de piedra, y sin colores, decidí hacer lo difícil. Así que pinté el mosaico superior según se mi propio criterio, y al caballero, en piedra de granito claro.
Empecé pintando el fondo de gris oscuro. Luego, el mosaico en sí mismo.
Para el amarillo seguí el proceso de pintarlo primero de ocre para luego darle una segunda capa de amarillo.
Una vez pintado el mosaico solo hube de darle los efectos de piedra, con varias capas de pincel seco en distintos tonos, porque no es lo mismo dárselo al amarillo que al azul o al rojo… Debía quedar como piedra rota.
Una vez conseguido esto, había de darle profundidad a la piedra. Para esto, nada mejor que aplicar negro MUY DILUIDO con un pincel MUY FINO por todas y cada una de las grietas (y son muchas).
Tras ello, le tocó el turno al caballero: Gris oscuro, y luego varias capas de grises hasta acabar en un pincel seco en blanco. Una vez acabado, se le aplicaron unos pigmentos para darle aspecto de piedra sucia.
PIGMENTOS
Aunque dedicaré un artículo a su uso y aplicación aquí os explico ligeramente cómo hacerlo.
Para aplicar los pigmentos hay que tener sumo cuidado. No hay que pasarse. Con la ayuda de un pincel suave, se aplica una capa muy fina; tras ello se le da una capa de fijador. Esta es la parte más difícil, porque es muy fácil que nos arroye, así pues cuando aplicamos el fijador no hemos de poner mucho de cada vez. Además, no se aplica como si fuera pintura. Se coge un poco de fijador con el pincel y se MOJA LIGERAMENTE la zona a tratar. Veremos que el fijador se expande rápidamente por la zona. Si hubiéramos puesto demasiado, arroyaría el pigmento y el resultado es como de aluvión. Si no se hace bien el resultado es NEFASTO. Es mejor entrenarse con piezas a las que no les tengamos cariño. Se espera a que seque y se observa el resultado. Si no es satisfactorio, se repite la operación.
Si vemos que el resultado es demasiado oscuro, por ejemplo, se puede corregir con el pincel hasta conseguir el efecto deseado.

Espero que os haya gustado

Granito: Cómo pintarlo con punteado

Hola de nuevo a todos
Hoy iba a explicar otra forma de pintar piedras para escenografía. En este caso me refiero al granito, y usaremos la técnica del PUNTEADO
Para esta técnica se hace imprescindible un pincel especial. Se trata de uno que tenga las cerdas duras, de cabeza redonda, y recortado. Si no nos atrevemos a recortar uno, siempre podemos acudir al mercado donde nos los encontraremos a un precio… adecuado. Suele ser más barato que los normales.
El granito es una roca compuesta por cuarzo, feldespato y mica y se encuentra en la naturaleza en cantidades enormes. Como varía la proporción de uno u otro componente así varía el color del mismo, pudiendo encontrar granito rojo, negro, gris, blanco… Pero todos son punteados, viéndose los otros componentes.
Habitualmente se suele pintar mediante la técnica del pincel seco. Sin embargo no es adecuado usar esta técnica pues su resultado es más a rayas que a puntos.
Si se usa el PINCEL SECO, hay que emplear al menos 4 tonos de grises para tener un aspecto aceptable. Demasiado trabajo. Veamos ahora otra solución: El Punteado
 
Para este caso en concreto pintamos la base del tono GRIS OSCURO de Vallejo 
Después cargamos el pincel con pintura blanca (No muy diluida) y con golpes secos, rítmicos y verticales sobre un papel retiramos el esceso. ¿Por qué hacerlo así? Pues para ver cómo quedará el trazo sobre la miniatura. Es como el caso del pincel seco, pero a golpes secos. Cuando veamos que queda poca pintura es cuando lo aplicamos a la miniatura.
Ahora esperamos a que se seque bien. Una vez esperado el tiempo necesario, hacemos lo mismo con el color Negro.
En la foto vemos cómo ha ido quedando el papel donde he trabajado, tras la sesión de punteado

Y aquí, vemos unas fotos ya acabado todo el proceso

Esta técnica se emplea también en algunos camuflajes

Como siempre espero que os haya servido

 

Mármol blanco: Otra forma de hacer veteados

Hola a todos de nuevo.

Hoy toca explicar un método diferente de pintar veteados: Con veladuras. Este método es mucho mejor para pintar mármol blanco (o de colores claros), pero requiere de muchísima paciencia.

Para empezar, lo más sencillo y habitual: Imprimación. Aunque el mármol sea claro, me gusta imprimar en negro, es cuestión de gustos y a lo que nos hayamos acostumbrado. Tras la imprimación, pinté la lápida con un color ARENA OSCURA (Vallejo) y el cuerpo del sepulcro de GRIS OSCURO.
 Después, y como he hecho en otros casos, apliqué pintura negra muy diluida y dejé el fondo libre para que me sirviera de plantilla para todo lo que viene a continuación
A partir de ahora no hice fotos, salvo al final del proceso, pero los pasos son:
1.- Perfilar los bordes de las rayas negras con NEGRO. Como se ve en la foto, también rellené un poco la zona negra con BLANCO PERGAMINO
2.- Perfilar los bordes ARENA con Ocre
3.- Posar la miniatura en una superficie plana y estable, porque vamos a dar pintura con tanta agua que, de no estar estable, corremos el riesgo de que se corra hacia donde no queramos. En este caso, la fuerza de gravedad es nuestra enemiga.
4.- Aplicamos una veladura de ARENA CLARA sobre las zonas donde hayamos dado el negro y con muchísimo cuidado, una veladura GRIS sobre las rayas de color ARENA/OCRE.  Hemos de tener mucho cuidado de no mezclar los colores de la veladura. Podemos esperar algo de tiempo entre una capa y la otra.
Una veladura es básicamente un lavado (el lavado se explica AQUÍ) pero con la pintura más diluida aún, de tal forma que al aplicarla queda como una película de ese color, pero viéndose perfectamente el fondo. Es lo que en fotografía se llama “Filtro”, pero más suave.
5.- Esperamos a que esté más o menos seco, para ver el resultado.
6.- Repetimos dos veces más los pasos 4 y 5. No hay prisa, pero no más de tres capas en total. Si vemos que hemos dado una veladura extra, o sea, que no se aprecia la raya negra/arena, entonces, podemos corregirlo volviendo a pintar dichas rayas. Esto último hace que tengamos que volver a hacer las veladuras. Cuidado no nos volvamos a pasar.
7.- Ahora volvemos a esperar. Y le aplicamos un señor lavado en BLANCO PERGAMINO de Vallejo.
8.- Esperamos para que esté TOTALMENTE SECO.
9.- Barniz Brillante.

Si quieres seguir viendo más trabajos visita LA GALERÍA

Próximamente, Cómo pintar granito con PUNTEADOS

Mármol y otras piedras semipreciosas: Cómo pintar veteados TERCERA PARTE

Hola a todos
Hoy toca la tercera y más compleja parte de cómo pintar veteados usando más de 3 tonos. Y no es que los veteados sean más complicados que en entradas anteriores, si no porque además de los veteados nos metemos con cómo lograr que una piedra tenga más de un color. Aunque en las fotos se ve una columna gris, el método sirve para hacer esas piedras veteadas con más de un color que podemos ver en monumentos.

El método es una ampliación de lo visto en las La PRIMERA y en LA SEGUNDA parte. Esto es:
1.- Imprimación
2.- Pintar color base, en este caso GRIS OSCURO de Vallejo
3.- Con NEGRO muy diluido hacemos las rayas que nos servirán de base.
A partir de aquí es cuando se complica ligeramente. Aplicamos un perfilado de negro aprovechando el borde de las rayas anteriores y, para dar más contraste, aplicamos GRIS BLANCO justo al lado del color negro, tal y como se ve en la foto
Además se puede aprovechar para difuminar el color negro, e incluso oscurecer una zona con gris oscuro (esto ya es a nuestro gusto).
Si queremos aplicar otro color, podemos apoyarnos en los trazos anteriores e introducir un tono ocre claro que, en este tipo de piedra, suele ser habitual.

Todas las rayas nuevas estarán sobre una base de gris oscuro bien diluido. Es lo que le da el fondo. Además podemos jugar un poco con los pinceles y aprevechando el agua, seguir pintando más vetas cada vez más finas, o difuminando el fondo para que aparezca esa piedra no solo veteada, si no de distintos colores.

 Ahora, como en las otras columnas, aplicamos una veladura de un tono más claro que el color base para, una vez seco, barnizar la piedra con barniz brillante.

Pues para el MÁRMOL BLANCO, no se empleará este método, si no que se emplea algo totalmente distinto, pero eso lo veremos más adelante

Espero que os haya servido de utilidad

Mármol y otras piedras semipreciosas: Cómo pintar veteados SEGUNDA PARTE

Hola a todos de nuevo.
Hoy continúo con la serie de entradas dedicadas a cómo pintar piedra veteada. 
Tal y como dije anteriormente, ahora se trata de hacer un veteado usando dos tonos. Esto lo hace ligeramente más complejo que en el caso anterior, pero si hemos practicado la primera con éxito, este método no nos supone ninguna dificultad extraordinaria.

 En primer lugar, y tras la imprimación de rigor, pintaremos la pieza del color que queramos, en este caso, rojo de Vallejo.

Una vez seca la pintura, con un pincel medio, aplicamos GRIS OSCURO de Vallejo, pintando unas rayas sueltas con la pintura muy diluida. No ha de cubrir. Es una sola y única capa de gris diluido. 
No hice foto de cómo queda, pero os dejo una de otra pieza, con ella dada, para que os hagáis una idea de cómo ha de quedar. 
En este momento parece que hemos estropeado una buena sesión de pintura, pero hemos de tener paciencia. Luego, cuando se seca, damos, con un pincel muy fino, unos trazos en gris blanco (VALLEJO), que no blanco, por donde hemos dado el gris, pero sin pasarnos de los bordes. O sea, que el gris oscuro queda de fondo y nos sirve como límite para este nuevo trazo.
Ahora nos queda la parte más fácil: El remate. Se le da una veladura con un tono más claro del elegido como base. En este caso, como el color base es rojo, el usado para la veladura es el bermellón. Si nos hemos pasado con la veladura, es el momento de corregir con el GRIS BLANCO.

Cuando se ha secado del todo, se le da una capa de barniz brillante, y ya tenemos un veteado con dos tonos. 


Espero que os sea de utilidad. 
Quizá también te interese la Primera Parte

Mármol y otras piedras semipreciosas: Cómo pintar veteados PRIMERA PARTE

Hola a todos.
Hoy inicio una serie de entradas sobre cómo pintar piedras y voy a empezar por esas con vetas que vemos en todos los cementerios y demás lugares tan alegres a los que somos aficionados los que nos dedicamos a este noble arte.
 Voy a explicar cómo pintar veteados:

Antes de empezar con la explicación he de hacer algo de historia. Este método es de mi invención, o mejor dicho adaptación de una técnica empleada en restauración, fruto de la necesidad más imperiosa. Hace ya unos cuantos años me pidieron que pintara un pedestal para una estatua, y había de ser de mármol gris. Pregunté a los pintores de miniaturas que conocía y ninguno me dio respuesta. Así que se lo pregunté a un artista que se dedica a la restauración de monumentos. Me dio una solución: Darle una pincelada y acto seguido aplicar disolvente con otro pincel. Él emplea otro tipo de pintura, no usa pinceles y su disolvente corroe el plástico, pero me dio la idea para hacerlo. A él se lo agradezco y dedico.

Empecemos por lo más simple: Veteado con UN solo color
Para explicar cómo se hace emplearé la escenografía de CITADEL que aparece en la caja de juego EL SEÑOR DE LOS ANILLOS.
Este no es muy difícil de hacer. Empezamos por lo esencial: Imprimación. 
Una vez aplicada la imprimación, pintaremos la miniatura del color que queramos sea el final. En este caso, VERDE ÁNGELES OSCUROS (Citadel)

Una vez seco, empezamos a trabajar. Las vetas dadas aquí son de color GRIS BLANCO (Vallejo), que no es blanco puro, pero casi.
Hay dos métodos para darlas: 
1.- Sin diluir. Pintamos las rayas a vuela pluma, con un pincel fino, cargado de pintura, y acto seguido, y rapidísimamente, sin esperar a que seque nada, con otro pincel fino, aplicamos agua justo por el centro de la raya pintada. De esta forma, debido a la propiedad de capilaridad del agua, la pintura parece que se abre, dejando hueca la parte central de la raya. 
2.- Diluyendo: Más cómodo, y de igual resultado. Si aplicamos este método, el pincel será medio. Se diluye mucho la pintura, como si fuéramos a hacer un LAVADO y pintamos con ese remanente de pintura.
Sin importar el método empleado, ahora solo nos quedan 3 pasos: 
A.- Pintar las vetas. Para ello usaremos un pincel fino. Usando el borde de la raya como límite, hacemos un perfilado con la pintura empleada. Pintaremos con la pintura casi tan líquida como antes. Repetiremos este paso las veces necesarias.
B.- Esperamos a que seque y después le damos un lavado con un color como el usado de base, pero de un tono MÁS CLARO.

Aquí se ve una cara con el lavado y otra sin él.
C.- Barnizado. Se usa barniz brillante.

En próximas entradas, iremos aumentando la dificultad, empleando un veteado de 2 colores, 4 colores, y por último el mármol blanco.

La explicación se apmplía en LA SEGUNDA y en LA TERCERA parte

Espero que os sea de utilidad