HEROQUEST 25Aniversario: Escenografía 1 LA TUMBA/SARCÓFAGO

Hola a todos.

Desde aquí vuelvo a dar las gracias a FORJA Y DESVÁN TV por haberme dado la oportunidad de pintar estas miniaturas de HEROQUEST 25 Aniversario, que son una pasada.

Hoy iba a mostrar el SARCÓFAGO. Se trata de una tumba medieval compuesta de dos piezas: la tumba y la tapa.

Decisiones difíciles: ¿Cómo pintarla y qué colores usar?

A la hora de pintar un elemento de piedra se corre el riesgo de caer en la monotonía cromática. Sin embargo, y dado que la tapa es tal y como se ve en la foto, o sea, que imita una tapa compuesta de dos piezas, se me ocurrió la solución, no exenta de polémica, de pintar cada pieza de un material distinto.

Aquí se ve la parte inferior de la tapa, la parte que no se ve. Se aprecia claramente que imita dos piezas de piedra: una exterior a modo de marco y la tapa propiamente dicha.

Además, en la parte superior se ven los enganches de esta tapa al marco.

A los elementos de escenografía suelo darles un aspecto lo más realista e histórico que pueda. Por esta razón, y para evitar la monotonía cromática, me decanté por una tumba policromada.

A raíz del movimiento romántico del S XIX, es creencia general que la época medieval es oscura y tétrica. Nada más alejado de la realidad. Solo hay que visitar el magnífico museo de Cluny (París), y ver sus extraordinarios tapices para darse cuenta de ello.

Sección de “La Dama del Unicornio”

Además, los últimos estudios apuntan a que las tumbas de los grandes señores eran policromadas… En fin, que me embarqué en una decisión que no es la aceptada comúnmente, y decidí colorear la tumba. Para ello me basé en fotos de sepulcros de caballeros medievales.

En esta se ve el uso de varios materiales en el mismo sepulcro
Y en esta otra, se ve el uso del color en la heráldica.
El vídeo de FORJA Y DESVÁN lo podéis ver aquí
Y el segundo vídeo que realizaron en este otro enlace
Proceso de pintado
Una vez decidido esto, solo me faltaba ponerme manos a la obra y pintarla.
Tras la imprimación de rigor, en negro, pinté lo más fácil, la parte inferior, usando colores de piedra arenisca. Una vez acabado, se le aplicó un lavado en un marrón oscuro para lograr más profundidad en las grietas.
Una vez pintada la parte inferior, me embarqué en la parte más compleja. A pesar de que lo más fácil y aceptado hubiera sido pintarla de un solo tipo de piedra, y sin colores, decidí hacer lo difícil. Así que pinté el mosaico superior según se mi propio criterio, y al caballero, en piedra de granito claro.
Empecé pintando el fondo de gris oscuro. Luego, el mosaico en sí mismo.
Para el amarillo seguí el proceso de pintarlo primero de ocre para luego darle una segunda capa de amarillo.
Una vez pintado el mosaico solo hube de darle los efectos de piedra, con varias capas de pincel seco en distintos tonos, porque no es lo mismo dárselo al amarillo que al azul o al rojo… Debía quedar como piedra rota.
Una vez conseguido esto, había de darle profundidad a la piedra. Para esto, nada mejor que aplicar negro MUY DILUIDO con un pincel MUY FINO por todas y cada una de las grietas (y son muchas).
Tras ello, le tocó el turno al caballero: Gris oscuro, y luego varias capas de grises hasta acabar en un pincel seco en blanco. Una vez acabado, se le aplicaron unos pigmentos para darle aspecto de piedra sucia.
PIGMENTOS
Aunque dedicaré un artículo a su uso y aplicación aquí os explico ligeramente cómo hacerlo.
Para aplicar los pigmentos hay que tener sumo cuidado. No hay que pasarse. Con la ayuda de un pincel suave, se aplica una capa muy fina; tras ello se le da una capa de fijador. Esta es la parte más difícil, porque es muy fácil que nos arroye, así pues cuando aplicamos el fijador no hemos de poner mucho de cada vez. Además, no se aplica como si fuera pintura. Se coge un poco de fijador con el pincel y se MOJA LIGERAMENTE la zona a tratar. Veremos que el fijador se expande rápidamente por la zona. Si hubiéramos puesto demasiado, arroyaría el pigmento y el resultado es como de aluvión. Si no se hace bien el resultado es NEFASTO. Es mejor entrenarse con piezas a las que no les tengamos cariño. Se espera a que seque y se observa el resultado. Si no es satisfactorio, se repite la operación.
Si vemos que el resultado es demasiado oscuro, por ejemplo, se puede corregir con el pincel hasta conseguir el efecto deseado.

Espero que os haya gustado

Cómo pintar madera: Lavados y Pincel Seco

Hola a todos de nuevo
Como prometí en otra entrada explicaré una forma eficaz de pintar madera. Se trata de aplicar lavados y pinel seco. 

Como en todo elemento que se precie, empezamos por la imprimación. Para este caso se puede emplear la imprimación gris o negra. Yo me decanté por la negra

Son elementos de escenografía de CITADEL (Muros  vallas), que vienen muy bien para explicar todo el proceso.

Como en todo lo que hagamos de escenografía, hemos de tener una idea clara del acabado que queremos darle. Así pues extenderé la explicación a 3 acabados distintos, teniendo en cuenta que hay muchísimos más.

Material necesario: Pinturas, agua, papel absorvente, pinceles. Como aplicaremos pincel seco recomiendo el uso de pinceles específicos para este fin. Citadel los tiene muy aceptables, pero no son los únicos. En caso de no tenerlos a mano, se puede emplear un pincel de cerdas duras. O uno ya estropeado, que es lo más común.

Respecto a las pinturas empleadas:

Sí, el color del medio es AZUL REAL. Ya veremos su aplicación.
Paso 1: Capa base: Dependiendo del tipo de madera que queramos pintar, más o menos clara, aplicaremos una capa base u otra, así, si la queremos tipo mimbre, podemos emplear TIERRA MATE,

Para un acabado más oscuro, el CHOCOLATE,

O si lo que necesitamos son árboles antiguos, o incluso frutales como perales, o manzanos, el color base será el SCROCHED BROWN

Paso 2: El Lavado. El lavado es una técnica muy sencilla de aprender, y básicamente consiste en diluir la pintura en exceso de tal forma que se logre meter por todos los recovecos de la miniatura. Para este caso específico haremos un lavado mezclando el marrón empleado para la capa base con AZUL REAL (también vale Azul prusia, pero el acabado es más oscuro). La proporción es de 3 partes de marrón por 1 de azul. Ha de quedar más o menos verde o turquesa verdoso, dependiendo en gran medida del marrón empleado.
Una vez lograda la mezcla, aplicaremos el lavado. Pero ¿Cómo hacer un lavado? Se necesita agua y un papel absorvente. Son varios pasos:

1.- Cogemos un poco de pintura con el pincel.

2.- Mojamos el pincel en agua.

3.- Escurrimos ligeramente el pincel en el borde del vaso.

4.- Quitamos el exceso de pintura en el papel.

5.- Repetimos los pasos 2, 3 y 4 (EL 1 NO) al menos tres veces.

Este remanente de pintura, que aunque no lo creamos hay de sobra, es el que aplicamos a la miniatura

Ahora todo está húmedo, chorreante. Hay que esperar.

Aspecto una vez seco, o casi seco de lo anterior.

Es el momento de esperar a que se seque del todo, porque ahora se trata de hacer exactamente lo contrario, aplicar otra técnica, Pincel seco, en la que se necesita que todo esté totalmente seco. De hecho, si aplicáramos pincel seco sin secar del todo la capa anterior solo arruinaríamos el resultado, porque se fundirían las dos capas y no obtendríamos el contraste que estamos buscando.
Paso 3: Pincel Seco. Ahora se aplica con esta técnica en primer lugar el MISMO TONO EMPLEADO COMO CAPA BASE. Logrando, de esta manera, que todo lo anterior quede dentro de las vetas de la madera. Pero ¿Cómo se aplica el Pincel seco? Nada complicado: se coge pintura, se recomienda poco diluida, y se pasa el pincel repetidamente sobre nuestro paño de cocina (OJO: Es mejor un paño de trapo que el papel absorvente) hasta que no deje rastro de color sobre el papel/paño. 

Cuando ya no suelte pintura, aplicamos lo que queda, que es abundante, sobre la miniatura, raspando, sin apretar demasiado, y veremos cómo se va iluminando la zona

Paso 4: Envejecido. Aplicando diversas capas de pincel seco, con ocres en este caso, se logran acabado de envejecido muy aparentes.

En este caso, el la parte superior se empleó un ocre amarillo y para la parte inferior, un BUFF de Vallejo

Pero también podemos emplear unos tono grises para la corteza de los árboles.

Aquí se ha empleado primero Marrón corcho y después una mezcla de Gris neutral con marrón corcho

El trabajo podríamos dejarlo aquí, pero esto no es más que el principio. Así, siguiendo trabajando un poco más, dándole más detalle, aplicando más lavados y más pincel seco, podemos obtener:

Por supuesto siempre se puede seguir trabajando hasta darle un aspecto más realista aún.

Espero que os haya servido de utilidad.

Saludos, Juan L. Liaño

Si quieres ver más trabajos, no dudes en pasar por LA GALERÍA, y si lo que quieres es hacer un encargo, consulta la TARIFA