Montecassino, Tropas implicadas (2): Los británicos y su armamento

Hola a todos

Esto de que sea verano retrasa todo.

Siguiendo con el tema de Montecassino, y para completar el tema de los británicos, se ha de hablar, por supuesto, del armamento de su infantería, ya que fue su infantería la que terminó por ganar esta terrible batalla.

DSCN9545 Continúa leyendo Montecassino, Tropas implicadas (2): Los británicos y su armamento

DISTINTIVOS DEL EJÉRCITO INGLÉS EN ZULULANDIA: Regimiento 24 de la infantería inglesa

Hola a todos

Si queremos componer un ejército británico del período de la guerra anglo-zulú, habremos de poner algún regimiento emblemático. Y ¿Cuál si no? El Regimiento 24 es el indicado. Este estuvo en prácticamente toda la campaña, interviniendo de forma heroica en las batallas de Isanlwana y Rorke’s Drift. 

¿Cuál es su distintivo? El color verde de la bocamanga y del cuello. Pero si queremos saber la relación completa de los regimientos de infantería y sus distintivos, allá va

  • 1/3 (1º batallón del tercer Regimiento): Azul
  • 2/3 (2º batallón del tercer regimiento): Tostado
  • 2/4 (2º batallón del cuarto Regimiento): Azul
  • 2/21 (2º batallón del vigesimo primer Regimiento): Azul
  • 1/24 y 2/24 (batallones 1 y 2 del Regimiento 24) verde
  • Regimiento 57: Amarillo
  • Regimiento 58: Negro
  • Regimiento 80: Amarillo
  • Regimiento 88: Verde
  • Regimiento 90: Tostado
  • 94 de Lincoln: Verde

El resto de los cuerpos del ejército (rifles, escoceses, caballería artillería, etc.) tenían sus propios uniformes, pero eso se sale del ámbito de este artículo.

Os dejo unas fotos de infantería inglesa a 1/72, en metal pintadas por mi. Los uniformes están basados en los libros de Osprey, Fuerzas británicas en Zululandia, y La guerra anglo-zulú. 
Un detalle sobre las cantimploras. Normalmente el correaje que las sujetaba era de color blanco, aunque se tiene constancia de que también hubo correas de cuero, y son estas las que me he decidido a pintar.

Como siempre, espero que os haya servido de utilidad

Saludos, Juan L. Liaño