VEHÍCULOS BLINDADOS de la Guerra Civil Española: El “Piojo Móvil” de la COLUMNA DURRUTI

Hola a todos

Tras una larguísima retirada del blog, que no del trabajo, vuelvo a la carga y comienzo este nuevo año presentando un encargo realizado por mis amigos del blog VEHÍCULOS Y BLINDADOS DE LA GUERRA CIVIL. Desde aquí, agradecer a Juan Pedro por la oportunidad brindada.

El encargo consistió en repintar varios de las maquetas que presentan en su web. Y el primero en salir a la palestra es el PIOJO MÓVIL, un vehículo blindado (un TIZNADO, o Tiznao) que perteneció a la Columna Durruti.

Piojo Móvil ya acabado. Maqueta en resina. Escala 1/72

Continúa leyendo VEHÍCULOS BLINDADOS de la Guerra Civil Española: El “Piojo Móvil” de la COLUMNA DURRUTI

TANQUES DE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA: El T-26 ruso.

Hola a todos

Naturalmente, si se habla de tanques de la Guerra Civil, se ha de dejar un hueco para el que fue considerado como el mejor tanque de la contienda: El T-26 de fabricación soviética

t_26m33_1a Continúa leyendo TANQUES DE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA: El T-26 ruso.

TANQUES DE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA: Panzer I

Hola a todos

Empezar a hablar de blindados de la Guerra Civil y no dedicar aunque sea unas pocas palabras a los tanques, es quedarse más que cojo. Por ello empiezo hablando de un “tanque ligero”, el PANZERKAMPFWAGEN I, o “negrillo” como se lo conocía por estos lares.

800px-sdkfz101 Continúa leyendo TANQUES DE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA: Panzer I

VEHÍCULOS BLINDADOS de la Guerra Civil Española: UNL-35

Hola a todos

Siguiendo con los vehículos blindados de la Guerra Civil Española, hoy le toca el turno al pequeño pero matón UNL – 35.

Agradezco la información facilitada por mi hermano, Alfredo.

unl_35-70168 Continúa leyendo VEHÍCULOS BLINDADOS de la Guerra Civil Española: UNL-35

CHAPIRI: El gorrillo de la Legión.

Hola a todos

Para acabar, de momento, con el tema de la Legión Española no me cabe más remedio que hablar de su prenda más característica: el CHAPIRI.

Gorrillo legionario de tropa
Para ello primero haré una breve introducción histórica, para luego hablar de los distintos tipos y el cuidado que hemos de tener cuando vayamos a pintar nuestras miniaturas

BREVE HISTORIA DEL CHAPIRI
Hemos de remontarnos varios siglos atrás, porque el origen de este gorro está en el “gorro cuartelero”, o “de descanso” introducido por los Borbones. Se trataba de un gorro con una manga larga con el que se cubría la cabeza cuando se estaba dentro del cuartel. 
Estamos en 1870. En la imagen, a la izquierda los sombreros de oficial, en el centro la gola usada por los oficiales de artillería y a la derecha, el gorro de cuartel usado por la tropa. Este se usaba exclusivamente dentro del cuartel cuando no se estaba de servicio. Se puede apreciar la manga de la que pende una borla.
La gola se usa aún, al menos en la marina, por el oficial de guardia. 
Pasamos a los años previos a la Guerra de Independencia. En el centro, cubierto con un gorro de cuartel “de manga” y un capote, un soldado español de los Voluntarios de Barcelona.
Este gorro con manga se sustituye en 1822 por el “gorro de borla” que no es más que un resumen más barato de este gorro con manga.
En 1876 pasa a llamarse “isabelino” y pasa a ser reglamentario para todo el ejército español. 
Más tarde y por influencia inglesa, el gorro de cuartel pasa a ser redondo, también conocido como “gorro de queso”
Y este gorro redondo será el primero adoptado por la Legión cuando se formó, pues era el reglamentario para todo el Ejército; sin embargo, al poco tiempo, y gracias sobre todo a su creador, Millán Astray, comenzaron a emplear el actual “gorrillo legionario” pues este es su nombre oficial.
ORIGEN DEL NOMBRE
Chapiri, como tal denominación, no es más que una españolización de la palabra francesa “Chaperot” que así se llamaba al gorro de cuartel francés. 
DETALLES DEL CHAPIRI, a la hora de pintarlo
A.- Lo primero que hemos de tener en cuenta es que no es una prenda simétrica: el vivo rojo no hace el mismo recorrido por su parte derecha que por la izquierda

B.- El galón y la graduación se ve en el propio gorro:

 Chapiri de tropa y de un Oficial

Chapiri de un cabo
C.- La borla NO SIEMPRE ES ROJA. La borla tiene dos partes: Flecos (los hilos que cuelgan) y el madroño (la borlita donde van sujetos y de donde salen los flecos)
TROPA: Flecos y madroño de hilo rojo
SUBOFICIALES: Flecos rojos y madroño DORADO
OFICIALES: Madroño dorado y flecos de hilos dorados y rojos entremezclados.
JEFES: Flecos y madroño de hilos dorados.
Espero que toda esta información os sirva de utilidad
FUENTES:

Pintemos LEGIONARIOS ESPAÑOLES, para Spain in Flames

Hola a todos

Hoy iba a poner una galería de fotos de legionarios españoles para jugar a Spain in Flames… Pero antes habré de explicar, a los despistadillos que aún no lo conozcan, qué es SiF.

Pues se trata de una expansión/suplemento del mundialmente conocido Flames of War para poder jugar batallas y combates de la Guerra Civil Española.

La primera aparición la hizo como un número extra de la revista Wargames, soldados y estrategia y posteriormente se modificó, corrigió y aumentó, comercializándolo la empresa española Warmodelling. Lamentablemente esta segunda empresa parece haber desaparecido. Aún así se puede encontrar fácilmente. Espero que vuelva a aparecer, tal y como prometen sus asociados, Capitan Games, en su página web.
Para este suplemento existen unas figuras extraordinariamente talladas, con detalles muy fieles a la historia, que las venden los amigos de NO PASARÁN MINIATURES y para los vehículos, la recomendación sería MINAIRON
Una vez hecha esta presentación, os muestro la primera peana de una bandera legionaria así como el esquema empleado.

Aquí, la legión en proceso de pintado, con los colores básicos. Como curiosidad diré que el chapiri y el pantalón al final han de quedar de un tono parecido (que no el mismo color); por eso comienzo pintando la camisa y el gorro (chapiri) con el mismo color (referencia de Vallejo Model Color 70920, Uniforme alemán) y el pantalón con el color Ref. 70833, Camuflaje alemán verde claro. Para la piel comienzo con el Rojo Beige.

Una vez dados los colores base, se pasa a aplicar luces en el chapiri, con el color 70833, y los vivos en rojo.

Aunque no todos los gorros tienen el vivo de color rojo, pues los oficiales lo tienen dorado. En la imagen dos gorros de cabos. El galón, las tres tiras rojas que están donde el botón que sujeta el barbuquejo, son de cabo de tropa. Los Caballeros Legionarios, no llevan nada en este costado.

Una vez trabajado el gorro, se trabaja el resto de la miniatura: Las luces de la camisa están dadas con 70973 (Vallejo Model Color). 
Los correajes en negro, pues son de finales de la guerra, y las luces para el negro fueron con Gris Alemán. Lo mismo para las botas.
El Morral se pintó usando como base una pintura de Citadel: RAKARTH FLESH, y como luz Blanco Hueso de Vallejo Game Color (Ref. 72034)
Los pantalones se le aplicaron sombras con el color 70920 antes mencionado.

LA LEGIÓN ESPAÑOLA: Su nacimiento y primeras acciones

Hola a todos

Un día más toca hablar de Historia.

Dentro de la Historia Militar española, cabe destacar una unidad que, a pesar de tener menos de 100 años, se ha hecho un lugar de honor dentro de nuestras Fuerzas Armadas: LA LEGIÓN


ElTercio de Extranjeros – nombre original de La Legión – nació como fuerza de choque para la dura guerra de Marruecos. Esta nueva fuerza tenía como objetivo sustituir a las Unidades de recluta forzosa cuya pobre preparación y frágil moral era motivo de gran número de bajas y dificultades en el desarrollo de las operaciones terrestres. Por Real Decreto de 28 de enero de 1920, siendo a la sazón Ministro de Guerra don José Villalba, Su Majestad el Rey don Alfonso XIII tuvo a bien disponer lo siguiente:

“Con la denominación de Tercio de Extranjeros se creará una Unidad militar armada, cuyos efectivos, haberes y reglamento por que ha de regirse serán fijados por el Ministro de Guerra”.
 El alistamiento quedó abierto a españoles y extranjeros sin mayores exigencias que ser sanos, fuertes y aptos para empuñar las armas, ofreciendo, a cambio, la posibilidad de hacer carrera militar en el seno de La Legión. De esta forma, se veía convertido en realidad lo que comenzó siendo un proyecto del Teniente Coronel de Infantería José Millán Astray, militar de prestigio que unía a una elevada formación militar un demostrado heroísmo forjado en Filipinas y posteriormente en África, donde mandó las Fuerzas Regulares. Incluimos a continuación el relato que el propio Teniente Coronel Millán Astray hizo sobre el origen de esta Unidad en su libro “La Legión” escrito en marzo de 1923.
<< Una larga estancia en África, sirviendo en Policía indígena, en Regulares y en el Regimiento de Infantería del Serrallo, unido a alguna afición al estudio y entusiasmo por el problema africano, dieron lugar a que germinase la idea de organizar una Legión extranjera, en vista del excelente resultado que a los franceses les había dado La suya, a la que, después de la Gran Guerra, titularon de “Heroico Regimiento que por su amor a Francia y su bravura ha sido colocado en el primer puesto”. Añádase un puntillo de amor propio de creernos que los españoles éramos capaces de hacer una semejante y esos fueron los fundamentos de nuestra Legión. Iniciada la idea, tuvimos desde los primeros momentos la augusta protección de SM. El Rey, que nos alentó con entusiasmo e ilustro con sabios consejos. 

Comunicado el proyecto al entonces General Alto Comisario Don Dámaso Berenguer, lo acogió con interés y nos prometió tan digno General su apoyo para mandarla cuando se crease, lo que más adelante cumplió, así como darnos cuantas facilidades estuvieran en su mano para salir airosos de la empresa. La gestión duro cerca de un año, el que después de pasado, ya parece breve y todo lo demás natural en toda obra nueva en sus comienzos. Siendo Ministro de la Guerra el General Don Antonio Tovar hicimos un viaje a Argelia a estudiar en el “Regimiento de marcha de la Legión extranjera”, […]

 Siendo, finalmente, el Señor Vizconde de Eza, como Ministro, el que después de habernos honrado escuchando una modesta conferencia que dimos en el Casino Militar de Madrid, exponiendo detalladamente el proyecto de organización de la Legión, venció las dificultades que se presentaban; dictó las bases y ordenó que se organizase, proporcionándonos una inmensa satisfacción, a la que unimos la debida gratitud. 

A titulo de curiosidad consignaremos, sin extendernos en consideraciones de orden político internacional, estos principios indiscutibles y sancionados en el mundo: “Todo país tiene derecho absoluto a reclutar extranjeros y a constituir una Legión Extranjera, sin temor a herir la susceptibilidad de los otros países”. “El Estado es soberano absoluto dentro de los limites de su territorio y puede hacer cuanto estime conveniente a sus intereses; el reclutar extranjeros es un corolario de este principio”. Y esa es, entre otras, la causa de por que nosotros la hemos llamado “Legión” y a sus hombres, legionarios.

Para atraer a los extranjeros, para hacer rápida la propaganda, puesto que el nombre de Legión es conocido universalmente, porque un extranjero vale dos soldados, uno español que ahorra y otro extranjero que se incorpora y porque los vecinos llaman a la suya Legión y ¡Nosotros queríamos tener la nuestra! A organizar los banderines.- […]”

El 20 de septiembre de 1920 se considera oficialmente la fecha de nacimiento de La Legión ya que fue ese preciso día cuando se alistó el primer legionario. Ya desde los primeros instantes de su vida empezó La Legión a adquirir su fisonomía peculiar con la alusión a las viejas glorias de la Infantería española, con el título de caballero otorgado por el Jefe Fundador a todos los legionarios, con la energía en el saludo y, sobre todo, el “Credo Legionario”, código de conducta dictado por el Teniente Coronel Millán Astray que constituye la base espiritual de La Legión, su médula y nervio.

El Credo Legionario:

En 1923, con la unidad ya plenamente establecida y necesitada de mantener el flujo inicial de reclutas, así como buscando incrementar la publicidad sobre la misma, el entonces teniente coronel José Millán Astray redactó y editó un libro titulado La Legión, en el cual aparece públicamente la primera forma conocida del Credo. No obstante, este ya existía prácticamente desde la fundación de la unidad, y era enseñado a las tropas con tanta insistencia y tesón como si se tratara de un nuevo catecismo.  
El Espíritu del Legionario: Es único y sin igual; es de ciega y feroz acometividad, de buscar siempre acortar la distancia con el enemigo y llegar a la bayoneta.
El Espíritu de Compañerismo: Con el sagrado juramento de no abandonar jamás a un hombre en el campo, hasta perecer todos.
El Espíritu de Amistad: De juramento entre cada dos hombres.
El Espíritu de Unión y Socorro: A la voz de “A mi La Legión”, sea donde sea, acudirán todos, y con razón o sin ella defenderán al legionario que pida auxilio.
El Espíritu de Marcha: Jamás un legionario dirá que está cansado hasta caer reventado; será el cuerpo más veloz y resistente.
El Espíritu de Sufrimiento y Dureza: No se quejará de fatiga, ni de dolor, ni de hambre, ni de sed, ni de sueño; hará todos los trabajos; cavará, arrastrará cañones, carros; estará destacado, hará convoyes, trabajará en lo que le manden.
El Espíritu de Acudir al Fuego: La Legión, desde el hombre solo, hasta La Legión entera, acudirá siempre donde oiga fuego, de día, de noche, siempre, siempre, aunque no tenga orden para ello.
El Espíritu de Disciplina: Cumplirá su deber, obedecerá hasta morir.
El Espíritu de Combate: La Legión pedirá siempre, siempre, combatir, sin turno,  sin contar los días, ni los meses, ni los años.
El Espíritu de la Muerte: El morir en el combate es el mayor honor. No se muere mas que una vez. La muerte llega sin dolor, y el morir no es tan horrible como parece. Lo más horrible es vivir siendo un cobarde.
La Bandera de La Legión: La Bandera de La Legión será la más gloriosa, porque la teñirá la sangre de sus legionarios.
Todos los Hombres Legionarios: Son bravos, cada nación tiene fama de bravura; aquí es preciso demostrar qué pueblo es el más valiente.
Historia y primeras acciones
La recluta de los primeros legionarios supera todas las expectativas. En muy pocos días se llega a formar la primera bandera (batallón), y para finales de 1920 ya había 3 Banderas operativas. La primera baja que sufre la Legión fue el cabo de la II Bandera, Don Baltasar Queija el día 7 de enero de 1921.
Tras el Desastre de Annual, y gracias a la heroica actuación del regimiento de caballería “Alcántara”,  el desastre no fue completo, pero la ciudad de Melilla había quedado expuesta y necesitaba de ayuda. 
Se ordena a las banderas I y II de la Legión acudir a su socorro. Tras una épica marcha a pie llegan a Tetuán donde son transportados en tren hasta Ceuta. De allí llegan a Melilla donde son recibidos con esperanza y júbilo por la población. Tomando Melilla como punto de partida, se comienzan las operaciones de reconquista y pacificación de la zona: El día, 26 el recién llegado general Sanjurjo toma el mando conjunto de las unidades encargadas de la defensa de Melilla y de la reconquista del territorio de su comandancia. Un grupo de ataque compuesto por legionarios y regulares parte con la misión de ocupar Sidi Amech y el Atalayón; el avance se realiza a la vista de los rebeldes rifeños, pero se hace con tal rapidez que antes de que sean capaces de organizar un contraataque, las tropas españolas ya han fortificado las nuevas posiciones avanzadas.
En 1923 se decide poner fin a la Guerra de África haciendo un último esfuerzo: El Desembarco de las Alhucemas. Las tropas que intervienen son, una vez más, la Legión y los Regulares. Tras el éxito de la misión, la guerra tocaba a su fin, que no llegó pronto, pero proseguía sin tanta intensidad, acabándose en 1927 tras la entrega de Abd-El-Krim a las autoridades francesas.
En este punto la Legión contaba ya con 9 Banderas de Infantería y un escuadrón de Caballería.



FUENTES:

UNIFORMES DEL EJÉRCITO ESPAÑOL: Colección de láminas

Hola a todos
En el apartado del hobby histórico es importante el tema de los uniformes. Aquí os dejo mi pequeña colección de láminas de uniformes españoles publicadas en el año 1969 en el diario de la época “El Alcázar”. Su autor: Enrique Campiña. Ilustrador español y, junto a Delfín Salas, uno de los primeros en divulgar en España este mundo tan difícil como es el de la uniformología. A estos dos, y por esa época, se uniría José María Bueno, siendo los tres autores de lectura imprescindible para lograr una buena documentación.
Mantengo la nomenclatura aparecida en cada lámina, así como su datación.
Siglo XVII
Mosquetero del Tercio de Saboya

Coracero de caballería, S. XVII
Siglo XVIII
Fusilero del Tercio Verdes Viejos, (1700)

Dragón de Caballería, 1752

Granadero del Regimiento de Zamora, 1766
Infantería ligera, 1778
Siglo XIX, Guerra de la Independencia
Granadero 1802 (En la lámina no especifica más)
Infantería de línea: Fusilero 1812.

Hay que aclarar que este es el uniforme “oficial” porque a la vez de este y junto a él, se verían innumerables variaciones y otros uniformes muy distintos.
Los granaderos llevaban el mismo uniforme, con una cinta roja y una granada en el chacó, en lugar de un león y en las tropas ligeras, la cinta era verde con un cuerno de caza (corneta) como emblema.
Más uniformes de la Guerra de Independencia pulsando AQUÍ
S. XIX, tras la Guerra de Independencia
 Granadero de la Guardia real (1824)
Soldado de artillería a caballo (1830)
 Lancero (1847)
Soldado de Ingenieros (1860)
Soldado de Infantería de Línea (1860)
Principios del S. XX Aunque 1900 sea el último año del S. XIX, mantengo la datación original.
 Soldado de infantería (1900)
Húsar de caballería, 1900
Guerra Civil Española (1936 – 1939)
Soldado de Regulares Indígenas
Caballero legionario
S. XX Años 1968 – 1969
Guardia del Generalísimo
Paracaidista
Soldado de infantería
Espero que os sirva de utilidad. 
Saludos, Juan

Miniaturas históricas: Pintar e investigar

Hola a todos

Para pintar correctamente miniaturas históricas se requiere investigar. Si no se hiciera así, se correría el riesgo de hacer un trabajo con errores de bulto, de esos que cualquier aficionado a la época que estamos representando se daría cuanta y nos llamaría la atención, con toda la razón del mundo, por supuesto.
Cuando empecé a pintar estas miniaturas, no sabía ni si quiera los colores de cada objeto, y mucho menos el uso de cada parte. Sí conocía la existencia de los turdetanos, pero de ahí no pasaba. Así pues, me puse manos a la obra. Miré libros de historia, páginas de arqueología… Y aún así, es muy posible que haya cometido errores.
Hace ya unas semanas que los acabé. En esta entrada pongo el proceso de pintado y el resultado final. Espero que os guste

Primera fase: Preparación de las miniaturas
A.- Lanzas
Antes de empezar tuve que saber en qué mano iban. Lo cual queda explicado en ESTA ENTRADA
Más tarde comencé el proceso de taladrado

B.- Escudos
Los escudos venían con un reborde muy grande. Tan grande era el mismo que parecía parte integrante del escudo. Tras consultar varias páginas web, vi que se trataba de una rebaba gigantesca. Siempre consulto este tipo de cosas, porque a veces, se da el caso que eso que parecía una rebaba, formaba parte esencial de la miniatura. Así, para evitar accidentes y, de paso, aumentar la cultura, se investiga un ratín, que nunca viene mal.

Aquí, lo que se ve es solo el trabajo de cúter. Luego hubo que pulirlos con limas y lija.
Pintado e investigación
Tras una pequeña investigación, necesaria para poder colocar bien los escudos, así como para poderlos pintar adecuadamente, se pasó a la pintura y montaje. Aprovechando que estaba por Madrid, y como parte de esta investigación fui a ver el museo Arqueológico Nacional, donde hice algunas fotos:
 Empuñadura de oro de la espada espada de un rey. A los íberos les gustaba el oro más, que a un tonto una tiza.
 Lo que quedó de un casco ibero tras la batalla.
 Espadas y dagas de antenas
 Detalle de la fabricación de un gladio

 Falcata
 No me hubiera gustado estar debajo del casco de la derecha

 Detalle del agarre del escudo. Tal y como expliqué en otra entrada, este asa era horizontal.
 Restos de escudo redondo, que también podía estar forrado de cuero.
Umbo de escudo redondo
Una curiosidad: NO SE CONSERVA NINGÚN ESCUDO OVALADO, porque, según venía en una placa, se enterraban sobre él, junto con el resto de las armas. De esta forma, solo se conservan aquellas que eran de metal. Los colores y la decoración de los mismos está sacado de alguna descripción de historiadores romanos y de ilustraciones que logré por ahí.
Una vez de vuelta por casa, acabé el pintado de las minis. Una cosa he de aclarar NO HICE EL VIAJE exclusivamente para pintar estas minis. Simplemente aproveché el mismo para aumentar la información, y ampliar mi cultura.