Mármol y otras piedras semipreciosas: Cómo pintar veteados PRIMERA PARTE

Hola a todos.
Hoy inicio una serie de entradas sobre cómo pintar piedras y voy a empezar por esas con vetas que vemos en todos los cementerios y demás lugares tan alegres a los que somos aficionados los que nos dedicamos a este noble arte.
 Voy a explicar cómo pintar veteados:

Antes de empezar con la explicación he de hacer algo de historia. Este método es de mi invención, o mejor dicho adaptación de una técnica empleada en restauración, fruto de la necesidad más imperiosa. Hace ya unos cuantos años me pidieron que pintara un pedestal para una estatua, y había de ser de mármol gris. Pregunté a los pintores de miniaturas que conocía y ninguno me dio respuesta. Así que se lo pregunté a un artista que se dedica a la restauración de monumentos. Me dio una solución: Darle una pincelada y acto seguido aplicar disolvente con otro pincel. Él emplea otro tipo de pintura, no usa pinceles y su disolvente corroe el plástico, pero me dio la idea para hacerlo. A él se lo agradezco y dedico.

Empecemos por lo más simple: Veteado con UN solo color
Para explicar cómo se hace emplearé la escenografía de CITADEL que aparece en la caja de juego EL SEÑOR DE LOS ANILLOS.
Este no es muy difícil de hacer. Empezamos por lo esencial: Imprimación. 
Una vez aplicada la imprimación, pintaremos la miniatura del color que queramos sea el final. En este caso, VERDE ÁNGELES OSCUROS (Citadel)

Una vez seco, empezamos a trabajar. Las vetas dadas aquí son de color GRIS BLANCO (Vallejo), que no es blanco puro, pero casi.
Hay dos métodos para darlas: 
1.- Sin diluir. Pintamos las rayas a vuela pluma, con un pincel fino, cargado de pintura, y acto seguido, y rapidísimamente, sin esperar a que seque nada, con otro pincel fino, aplicamos agua justo por el centro de la raya pintada. De esta forma, debido a la propiedad de capilaridad del agua, la pintura parece que se abre, dejando hueca la parte central de la raya. 
2.- Diluyendo: Más cómodo, y de igual resultado. Si aplicamos este método, el pincel será medio. Se diluye mucho la pintura, como si fuéramos a hacer un LAVADO y pintamos con ese remanente de pintura.
Sin importar el método empleado, ahora solo nos quedan 3 pasos: 
A.- Pintar las vetas. Para ello usaremos un pincel fino. Usando el borde de la raya como límite, hacemos un perfilado con la pintura empleada. Pintaremos con la pintura casi tan líquida como antes. Repetiremos este paso las veces necesarias.
B.- Esperamos a que seque y después le damos un lavado con un color como el usado de base, pero de un tono MÁS CLARO.

Aquí se ve una cara con el lavado y otra sin él.
C.- Barnizado. Se usa barniz brillante.

En próximas entradas, iremos aumentando la dificultad, empleando un veteado de 2 colores, 4 colores, y por último el mármol blanco.

La explicación se apmplía en LA SEGUNDA y en LA TERCERA parte

Espero que os sea de utilidad

Escenografía paso a paso, SEGUNDA PARTE

Pues continuamos con el trabajo
Una vez seco el yeso, y repito, para este caso da igual escayola, yeso o similar, comenzaremos el proceso con la decoración de la escena.
Debido a un problema grave en el diseño de los caballos no se pueden separar de sus propias peanas, lo que implica que es ahora cuando debemos integrarlos en el elemento. Pero lo normal, lo bueno, es hacerlo casi al final del todo.

Esto supuso una dificultad añadida: disimular las peanas de los caballos.
Pero repito: No se debe hacer, salvo que no quede más remedio.

Para integrar las peanas al suelo me ayudé de una escayola especial que ya viene preparada en pasta. Si no se tuviera, habría que hacer una pasta espesa con la escayola/yeso.
Se ha de hacer con mucho cuidado para no ensuciar el trabajo realizado sobre las miniaturas.
Otra dificultad que entraña el no quitar  la peana es que hay que “adaptarla” al terreno. O sea, que hay que doblarla para que se ajuste.
Se espera a que se seque esta primera capa, y cuando se ha secado se aplica la capa definitiva. Para el camino usé una pasta texturizada de Vallejo: White Pumice. Es muy buena para dar una textura arenosa, ideal para caminos, playas, desiertos y lechos de río.
Una vez acabado, comenzamos a pintar. Debido a la existencia de las miniaturas, no pude emplear el aerógrafo. Hubo de ser a pincel

Esta capa sirve como fondo y de imprimación.
Ahora empecemos a pintar el camino. Es la parte más compleja de toda la pieza. El orden fue: Marrón chocolate (da aspecto de barro), ocre, carne oscura (ambas a pincel seco) y por último, marrón corcho. Este último, junto con el marrón chocolate, es lo que da el aspecto de barro húmedo. Por último, un punteado en marrón chocolate a modo de huellas.

El promontorio central, como iba a ser cubierto con hierba, solo le di un par de manos a pincel seco de color ocre (al gusto). Lo que sí lleva trabajo es la piedra
La zona que iba a ser rocosa, primero se le aplicó una mano de negro mate, para de seguido, darle una mano de color PIEDRA de los acrílicos de TITAN. Para estas cosas la marca TITAN tiene una gama muy buena. Tras el secado de rigor, apliqué una veladura de color púrpura de VALLEJO, luego gris neutral y un pincel seco de Blanco pergamino.

Aquí se puede apreciar un detalle de la roca pintada. Si nos pasáramos con el púrpura, la roca quedaría rosa, algo totalmente inconveniente, hay que aplicarlo con cuidado.
Por último solo nos queda aplicar la hierba. Aquí hay una mezcla de Woodland Scenics y Gale Force Nine. Los “arbustos” son algas coloreadas y “musgo” del que venden para decorar el Nacimiento. Todo ello aplicado con cola blanca.
Espero que os haya servido de utilidad

Escenografía paso a paso PRIMERA PARTE

Hola a todos.

Hoy taca hablar de un método bastante sencillo de hacer escenografía con materiales comunes

En primer lugar hemos de tener muy claro qué es lo que queremos hacer. Es recomendable dibujar un esbozo de lo que se quiere. Esto nos dará una idea de lo que necesitaremos.

En mi caso quería hacer una peana para colocar los tres soldados de la Guardia Real a caballo que estaba pintando. Me decanté por una peana ovalada

Una vez tenida la peana, lo siguiente es hacer una plantilla en cartón, porque todo el trabajo lo haré sobre dicha plantilla

Ahora le toca el turno al volumen. Como todo elemento de terreno, ha de tener volumen. Para conseguirlo necesito algo que me sirva de relleno, y ¿Qué mejor que el “corcho blanco”?

Aquí se ve el primer nivel, recién moldeado

Segundo nivel y la herramienta utilizada: la todopoderosa navaja suiza

Tercer y último nivel Una vez seco el nivel, se empieza a tallar para darle forma de terreno

Aspecto superior de el corcho blanco tallado. Es hora de empezar la segunda fase

La segunda fase consiste en suavizar y modelar el terreno. Para ello usaremos “Papel maché” Como no es algo fácil de encontrar, al menos por aquí, se puede fabricar fácilmente usando papel higiénico y escayola (yeso, aguaplás…etc)

¿Qué es lo que queda? Aplicar estos materiales. Con el papel cubrimos la superficie y luego aplicamos el aguaplás (yeso o escayola, da igual)

Una vez cubierto con papel hacemos una mezcla no muy aguada del yeso

Lo aplicamos con cuidado

Y ya tenemos el elemento de escenografía. En este caso un camino que bordea una roca, haciendo un desnivel.

Más adelante, toca la decoración del elemento. Tan importante o más que su propia fabricación