SCHNEIDER CA-1: El carro de combate más primitivo de la Guerra Civil

Hola a todos

Dentro de los carros de combate que componían el parque móvil del ejército español justo antes de estallar la Guerra Civil, el más primitivo, y por ello obsoleto, fue, sin duda, el SCHNEIDER CA-1 (Char d’Assault Nº1)

Continúa leyendo SCHNEIDER CA-1: El carro de combate más primitivo de la Guerra Civil

Máscara líquida, lo ideal para enmascarar con formas irregulares

Hola a todos

Como siempre, este tutorial está expresamente dedicado a los pintores noveles, pues los veteranos ya lo conocen. Hoy le toca el turno a la máscara líquida para pintar con aerógrafo.

dscn9832 Continúa leyendo Máscara líquida, lo ideal para enmascarar con formas irregulares

Preparación de las miniaturas para el aerógrafo

Hola a todos
Vuelvo con los tutoriales. Esta vez dedicado a cómo preparar las miniaturas para pintar con aerógrafo. Como suele ser habitual, prefiero dedicarlo a quien se inicia y explicar algunos pasos imprescindibles mediante una pintura sencilla. Para complicaciones ya habrá tiempo.

Para empezar, habremos seguido los pasos empleados en la entrada ANTERIOR y una vez imprimada comenzaremos a trabajar.
Para este tutorial, muy básico, empleé un vehículo MANTARRAYA TAU
1.- Planificar el trabajo: 
Tal y como pone Julio Cobos en su libro, Pintando con Julio Cobos, si queremos pintar varios elementos de una figura hemos de tener en cuenta qué parte será más fácil de tapar o enmascarar una vez que esté pintado, para evitar un laborioso y delicado recorte y ajuste de mascarillas. Lo que quiere decir: pintar antes lo que va a ser más difícil de enmascarar.
En mi caso, como solo iba a emplear 3 colores: Piedra como tono general, verde oscuro como detalle y azul en el fondo, opté por pintar primero con el color que ocuparía la mayor parte de la miniatura, como si fuera un fondo, para luego aplicar sobre él los otros colores.
2.- Preparación de la pintura: 
Es un tema esencial a la hora de trabajar con aerógrafo. La pintura ha de fluir por unos conductos finísimos dentro del aerógrafo. Esto quiere decir que NO puede estar tan densa como está al natural. Hemos de diluirla pero con cuidado. Un método sencillo es usar una botellita pequeña o frasquito donde hacer la mezcla de pintura tal y como lo haríamos para pintar a pincel. Quiero decir que si vamos a hacer una mezcla de colores, la hagamos de la forma habitual pero en vez de hacerlo en la paleta, empleemos este frasquito para mezclar. 
Así pues tenemos en la botellita nuestro color preparado y mezclado ligeramente con agua. Con esto tenemos la pintura preparada para pintar a pincel, pero no para el aerógrafo. A esta mezcla se le añadirá casi a partes iguales agua y diluyente especial para aerógrafo. Además, se PUEDE enriquecer la mezcla con unas gotitas (2 ó 3) de retardante para acrílicos. 
Resumiendo: 1/2 pintura (nuestro color o mezcla de colores) + 1/2 disolvente (Agua + diluyente) y como opción 2 ó 3 gotas de retardante. 
OJO: Estas proporciones son aproximadas, pues depende mucho de la densidad que tenga la pintura. Lo que sí es recomendable es que la viscosidad (densidad) final se parezca a la de la leche entera. Como recomendación es que nos quede ligeramente líquida, y probemos sobre una superficie inútil, tal como un cartón. Si vemos que no cubre, le añadimos un poco de pintura. Si lo hacemos al revés, poniendo la pintura demasiado densa, se nos atascará el aerógrafo, con todo el engorro que eso conlleva.
Una vez hecha la mezcla, la agitaremos o removeremos con cuidado, hasta que la mezcla sea homogénea. Es recomendable no agitarla con fuerza, pues creamos burbujas y eso es un grave inconveniente. Si nos parara eso, no cabe otra que esperar. Así pues removeremos con cuidado con la ayuda de un palillo, etc.
Esto es lo que verteremos en la cazoleta del aerógrafo.
3.- Primera capa
Será muy suave. Esperaremos a que seque antes de aplicar la segunda y la tercera, si fuera necesario. Es preferible tardar. Hay que ser pacientes. Es posible que la primera capa no cubra lo suficiente. Si esto pasa, esperaremos antes de avanzar. Si no se hace esto, y se da una capa grande, puede ser que no seque adecuadamente, o peor aún, que salgan olas. Paciencia. La maqueta no se va a ir a ninguna parte.

He de aclarar una pequeña cuestión: El aerógrafo no es una varita mágica: No por aplicar el aerógrafo nos podemos saltar pasos. Esto es: si cuando usamos pincel a la hora de aplicar un color como el crema claro usamos previamente un crema oscuro como fondo, cuando manejamos el aerógrafo no nos podemos de comer ni saltar ningún paso. De hecho, en lo que se ve en la foto, previamente estaba pintado de arena. Repito, el aerógrafo NO ES UNA VARITA MÁGICA.
4.- Enmascarar.
Como el aerógrafo no es una instrumento mágico, no sabe qué partes de la miniatura queremos pintar y cuáles no. Tampoco evita los accidentes de pintura. 
Una vez seca la capa anterior, hemos de cubrir la parte de la miniatura que no queremos pintar y dejar al aire aquellas partes que sí queremos pintar. A esto se llama Enmascarar. Aunque si oís a un pintor industrial, no lo llama enmascarar, si no “recortar”. Los pintores industriales tienen otro idioma.
Sobre qué material usar y qué no usar podéis consultar AQUÍ
Lo que sí es necesario es cubrir con cuidado la superficie

5.- Aplicación del siguiente color.
Una vez enmascarado, es el momento de aplicar la siguiente capa de pintura, usando las mismas precauciones que para la primera. 
Por supuesto, y como es lógico, antes de aplicar un color distinto habremos limpiado muy bien nuestro aerógrafo para evitar tanto mezclas de color tan innecesarias como molestas, así como atascos en la boquilla debido a la pintura seca.

Aquí ya vemos el producto del siguiente paso: quitar la cinta
6.- Retirar la máscara.
Quitar la cinta o la máscara empleada no es más que un ejercicio de cuidado y aplomo. Habremos esperado a que se seque la pintura porque si no se corre el riesgo de que la propia cinta, al ser retirada, nos manche el trabajo, dando más tarea de retoque.
Aprovechando que la zona fotografiada no se iba a ver, y a modo de ejemplo, retiré antes de tiempo la cinta de la zona de la portezuela. Este es el resultado del error. La solución: Paciencia y pulso
Otra advertencia. No os asustéis si al quitar la cinta no queda totalmente recta. Esto se debe a muchos factores: La cinta no es mágica y es ligeramente permeable, las superficies a tratar no son exactamente planas ni rectilíneas… la lista es larga. Lo que quiere decir es que a pesar de haber tenido todos los cuidados del Universo, es muy probable que la línea de recorte no sea exacta y haya que retocar con mucha paciencia.
En otras entradas explicaré cómo envejecer vehículos de una forma rápida y eficaz.
Respecto a la PRESIÓN DEL AIRE, PROBLEMAS Y SOLUCIONES, podéis consultar AQUÍ
Como siempre, espero que os haya servido de ayuda. 

Diversos métodos para enmascarar pintura

Hola de nuevo
Hoy voy a hablar de los diferentes materiales usados para enmascarar pintura
Pero ¿Qué es enmascarar? Se trata de cubrir una parte de la miniatura con un material para que, al darle la siguiente capa de pintura, no se pinte la parte cubierta y no arruinar el trabajo ya realizado

Y ¿Qué material es el adecuado? ¿Plastilina o Blu-tack? ¿Masilla o cinta? y si es cinta… ¿Cuál es la buena?
La respuesta es… DEPENDE.
Primero hemos de ver el material sobre el que vamos a trabajar. No es lo mismo trabajar sobre plástico que sobre metal o sobre papel. Además hemos de tener en cuenta si queremos cubrir en línea recta o en curva…
Una vez dicho esto, vamos a ver cada una de los materiales, sus usos, sus pros y los contras
CINTA. Es la más antigua. Se usa desde 1925 cuando la empresa 3M fabricó la primera. Como su uso fue para pintar carrocerías de coches, se le llama genéricamente “cinta de carrocero“. Su uso es simple: Se pinta una superfiice de un color y luego, una vez bien seca la superficie, se pone la cinta BIEN TENSA cubriendo la zona a protejer. Se pinta la siguiente capa, bien a pincel, bien con aerógrafo y se espera el tiempo de secado adecuado tras lo cual se quita de la siguiente forma: Usando las dos manos, con una se va quitando la cinta y la otra se apoya de tal forma que la cinta siga tensa. Se evitan desgarrones innecesarios. El movimiento de separación ha de ser lo más uniforme posible.
Tipos de cinta: 
1.- La normal. Uso general. Acabado rectilíneo. Ideal para grandes superficies tales como líneas de barcos, de aviones, etc. También se pueden cubrir grandes zonas de nuestra figura. El coste es muy pequeño.
2.- Especial para modelismo (Tamiya, p. ej.) Esta es de un acabado satinado. Lo hay de distintos grosores. Al igual que la anterior su uso es para trabajos rectilíneos, pero el trabajo es mucho más preciso (y más caro).
3.- Cintas de precisión: Lo último en el mercado. Es lo único recomendable si vamos a pintar materiales delicados tales como el papel. Ninguna otra cosa sirve. Ojo, cada rollo cuesta alrededor de 8,00 €. (Cunde mucho) Pero, ¿Merece la pena? Tanto si vamos a trabajar en papel como si vamos a poner más de 2 capas de pintura, la respuesta es POR SUPUESTO 
MASILLA. La pasta o masilla para enmascarar es mucho más moderna que la cinta. Se suele usar en aquellas figuras que bien por su forma o bien porque lo que queremos enmascarar no es precisamente rectilíneo no se hace aconsejable el uso de cintas. El uso es simple: Se coje un poco de esta masilla, se hace una pelitita y se pone sobre la superficie a enmascarar procurando que el borde de la masilla quede bien pegado a la superficie a tratar, quedando como un grano no muy abultado. Si queda demasiado abultado se corre un riesgo (poco común, pero existente) de que al secar la pintura haya creado un ligerísimo borde elevado y al retirar la masilla, quede a la vista este feo defecto. 
Tipos:
1.- Plastilina: Ni se os ocurra. Es una tentación. Es barata, moldeable, reutilizable, impermeable…Y GRASIENTA. Al retirarla del plástico puede crear un cerco de grasa. Además, si esto no ocurre, puede ser que al retirarla veamos que no se va toda la plastilina, quedando restos “incrustados” en la figura… CHURRO.
2.- Blu-Tack. Inventada en 1970. Tiene varios usos, siendo el principal como pegamento y quitamanchas. Adecuada para casi todas las superficies, pero No para superficies delicadas, tales como papel y otros. No olvidéis que, además de masilla reutilizable de enmascarar su uso es de pegamento y quitamanchas. Esto quiere decir que se adhiere bien, por tanto, al retirarlo de estas superficies tan delicadas es más que probable, en un 98%, de que se produzca un desgarro de algún tipo.
Ventajas: Se moldea bien, no es grasienta, se adapta a cualquier froma que tenga la miniatura. Apto para esos camuflages tan maravillosos de los tanques y aviones. No lo es tanto para hacer líneas rectas.

Como siempre, espero que os sea de utilidad.

Saludos, Juan