SCHNEIDER CA-1: El carro de combate más primitivo de la Guerra Civil

Hola a todos

Dentro de los carros de combate que componían el parque móvil del ejército español justo antes de estallar la Guerra Civil, el más primitivo, y por ello obsoleto, fue, sin duda, el SCHNEIDER CA-1 (Char d’Assault Nº1)

HISTORIA Y CARACTERÍSTICAS

Durante la Primera Guerra Mundial, todas las naciones implicadas se lanzaron a desarrollar su propio carro de combate, esto es, un vehículo capaz de atravesar las líneas enemigas, cortar alambradas, no volcar ni trabarse con las trincheras y que además estuviera lo suficientemente armado como para ser un apoyo para el avance de la infantería, para acabar de una vez por todas con el estancamiento (y matanza) que se produjo durante lo que se conoce como la “guerra de trincheras”.

Los ingleses desarrollaron el MARK -I, considerado como el primer carro de combate del mundo. Entró en acción en 1916

Los alemanes, el Sturmpanzerwagen A7V, que entró poco después que el inglés, también en 1916, en septiembre.

Hasta los rusos diseñaron el suyo, aunque jamás entrara en combate, el Netopyr (murciélago) o Tanque Zar.

La solución francesa fue el SCHNEIDER CA-1. Desarrollado por la empresa de armamento SCHNEIDER et Cia. En 1915 esta empresa setaba desarrollando tractores con orugas para el transporte de la artillería. A partir de estos tractores con orugas se fue experimentando para transformar un tractor en un Tracteur blindé et armé (tractor blindado y armado).

Así pues se llegó a un tanque dotado de armas activas y pasivas propulsado por orugas. El arma pasiva era esa proa tan característica, se trata de un cortador de alambrada. Según avanzaba iba cortando las alambradas y abriendo paso a la infantería (al menos en teoría)

El armamento activo constaba de 2 ametralladoras Hotchckiss M1914 de 8mm y un obús Schneider de 75mm dispuesto en la parte delantera, descentrado, apostado en el lado derecho.

Caminaba a la velocidad nada desdeñable (para la época) de 8 Km/h (El MK-1 inglés caminaba a 5 Km/h).

Su papel en combate durante la Primera Guerra Mundial (entró en combate en 1917) fue peor de lo que se esperaba, y fue sustituido rápidamente por el Renault FT-17.

El Schneider CA-1 en España: La Guerra de África

Ya en 1919 y ante las lecciones aprendidas en la IGM, se decidió la compra de carros de combate Renault FT-17, de los que uno llego a efectuar pruebas en el campamento de Carabanchel en presencia del Rey Alfonso XIII. El veto del Gobierno galo impidió la operación.
Ese veto se levantó en septiembre de 1922 cuando se autoriza la compra de una Batería de carros de Asalto que contaría con el siguiente material:
– 6 carros de asalto Schneider CA-1
– 6 tractores LATIL
– 6 remolques porta carros
– 3 camiones Krupp de 45 cv
– 1 camión aljibe Hispano Suiza
– 1 coche ligero Hopmovil y
– 2 motocicletas Harley Davidson

España compró 6 tanques Schneider CA-1 a Francia el 16 de septiembre de 1921 para formar una batería de artillería, y les denominó Carro Pesado de Artillería M 16, recibieron números en los laterales junto a la leyenda “Artillería”.

El 6 de marzo de 1923 son trasladados a Melilla (posteriormente, se unirían a los FT-17 y Camiones Protegidos españoles formando el primer grupo acorazado), entrando en combate por vez primera el 14 del mismo mes en la zona de Ambar y Tuguntz encuadrados en una compañía de carros, donde se perdió a dos de ellos.

Su actuación fue pobre y desafortunada, quedando los carros detenidos en el terreno, separados de la infantería y siendo atacados por los “moros” que pronto aprendieron a situarse en desenfilada y atacados desde los ángulos muertos. Se perdieron dos carros, incendiados, y varias tripulaciones fueron muertas.

Posteriormente fueron usados con más éxito en el desembarco de Alhucemas el 8 de septiembre de 1925 en el primer desembarco de carros de combate de la historia, se utilizaron para el desembarco lanchas tipo K. A instancias de las tripulaciones se practicaron dos aspilleras adicionales en la parte delantera y trasera a los carros para poder disparar unas ametralladoras.

En cualquier caso, los carros Schneider permanecieron en Marruecos hasta bien entrado 1.929 año en que los seis ejemplares fueron enviados a la Península, siendo depositados en la Escuela de Automovilismo Pesado (Segovia), pasando años más tarde, cuatro de ellos, al Parque de Artillería de Madrid.

 
Papel del Schneider en la Guerra Civil Española
Eran vehículos, como se ve, ya viejos, superados tecnológicamente por cualquier otro de los que pisaron nustero suelo patrio. Por ello no es de extrañar que al final de la guerra no quedara ninguno.
Su participación en nuestra Guerra fue la siguiente:
  • Uno de ellos participó en el asalto al Cuartel de la Montaña
  • Dos de ellos, fueron enviados a Toledo, participando en el asedio, siendo destruido al menos uno y probablemente ambos
  • Dos de ellos integraron la columna del general Riquelme
  • El que queda, formó parte de la columna Jimenes Orge, en el intento fallido de la toma de Atienza.

El modelo empleado aquí fue ligeramente distinto al usado en Francia. Una distinción es precisamente la parte posterior.

A continuación una serie de fotos de detalle de esta maqueta

Y ya sabéis, si queréis que vuestros ejércitos cobren vida o queréis una maqueta con un acabado profesional, no lo dudéis, pedid presupuesto sin compromiso, a través de NUESTRA WEB

FUENTES

TEXTOS:

http://kappostorias.blogspot.com.es/2016/02/guerra-civil-espanola-schneider-ca-1.html

BLOG NUESTRA GUERRA

WIKIPEDIA.

MAQUETA

Escala 1/35, en resina, pintada por el ESTUDIO DE PINTURA ARIÓN

 

2 comentarios en “SCHNEIDER CA-1: El carro de combate más primitivo de la Guerra Civil”

  1. Creo que la definición mas adecuada es Carro de asalto de Artillería de hecho los 6 CA1 mod 1916 se encuadraron en la Batería de Carros de Asalto asignada a la seccion de Artillería de la Escuela Central de Tiro. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *