VEHÍCULOS BLINDADOS de la Guerra Civil Española: El “Piojo Móvil” de la COLUMNA DURRUTI

Hola a todos

Tras una larguísima retirada del blog, que no del trabajo, vuelvo a la carga y comienzo este nuevo año presentando un encargo realizado por mis amigos del blog VEHÍCULOS Y BLINDADOS DE LA GUERRA CIVIL. Desde aquí, agradecer a Juan Pedro por la oportunidad brindada.

El encargo consistió en repintar varios de las maquetas que presentan en su web. Y el primero en salir a la palestra es el PIOJO MÓVIL, un vehículo blindado (un TIZNADO, o Tiznao) que perteneció a la Columna Durruti.

Piojo Móvil ya acabado. Maqueta en resina. Escala 1/72

LABOR REALIZADA.

Como dije al comienzo, se trató en esta ocasión de volver a pintar este vehículo para así aparecer en el blog antes mencionado. Os dejo un vídeo donde se muestra cómo estaba y un resumen del proceso de pintado

LOS TIZNAOS

Los Tiznaos eran vehículos blindados. Tras el estallido de la Guerra Civil muchos talleres se lanzaron a realizar con más entusiasmo que criterio militar y con escasísimos conocimientos de ingeniería, una serie de vehículos blindados, copiando, en los mejores casos, de los que sí tenía el ejército. Cabe recordar que en el período entreguerras, todos los ejércitos estaban dotados de camiones blindados más o menos pintorescos. Y estos que nos ocupa eran, en general, camiones transformados en blindados, copiando exteriormente lo que tenía el ejército.

Digo exteriormente, porque, en muchos casos, se trataba de blindar el camión pero sin aumentarle la potencia y así, a diferencia de un camión militar diseñado para tal fin, que ya contaba con el aumento de peso debido al blindaje, en la mayoría de los Tiznaos no se tuvo en cuenta ese detalle y carecían de la velocidad y potencia necesaria, forzando el motor hasta que, irremediablemente, se averiaban. Además, el blindaje de un vehículo diseñado por ingenieros militares, estaba dispuesto de tal forma que sí podían resistir una ráfaga de una ametralladora media. El mejor ejemplo es el extraordinario UNL-35, cuyo blindaje estaba dispuesto en oblícuo de tal forma que aumentaba la resistencia a los disparos. Sin embargo estos vehículos improvisados eran simplemente eso, camiones a los que se les había sujetado unas chapas de acero, dotándoles en algunos casos de aspilleras por donde los pasajeros pudieran disparar, o de torretas por donde disparar una ametralladora media.

Estos talleres poblaban la geografía española en la parte republicana. Hubo muchos y es muy difícil clasificarlos a todos, teniendo en cuenta que tras la contienda no quedaron casi ninguno de estos vehículos improvisados. Solían ir con pintadas del partido político al que pertenecía la milicia que lo conducía, y cuando eran capturados y caían en maos del ejército nacional cambiaban las pintadas. Así que es fácil ver el mismo vehículo en dos fotografías: en una manejado por milicianos del POUM, con sus pintadas y soflamas comunistas y en la otra manejado por falangistas, con un yugo y las flechas pintadas encima.

Columna Durruti. En primer término, el Piojo

COLUMNA DURRUTI

La Columna Durruti fue una columna de milicias populares, de ideología anarquista, que participó en la Guerra Civil Española de 1936. Salió de Barcelona, el 24 de julio de 1936, con la intención de liberar Zaragoza, entonces en poder de los nacionales. Comenzó la guerra con unos 2.500 milicianos, pero en el transcurso de los meses llegó a tener 6.000 e incluso 8.000 según otras fuentes. Estuvo comandada por Buenaventura Durruti durante los primeros meses.

La Columna Durruti salió de Barcelona el 24 de julio, formada por unos 2.500 milicianos, y se dirigió directamente hacia Zaragoza, teniendo como objetivo la recuperación de la ciudad. Tuvo un primer combate en Caspe, y cuando ya se encontraba a 22 kilómetros de la ciudad de Zaragoza, los mandos decidieron frenar el avance por miedo a verse aislados y rodeados. La inexperiencia de los milicianos hacía que fueran vulnerables ante los ataques aéreos y las emboscadas. De todas formas avanzaron a lo largo de los meses de agosto y septiembre muy poco tomando Pina de Ebro y Osera de Ebro.

A partir de ese momento la columna quedó con escasos suministros y no pudo lanzar un nuevo ataque, por lo que se dedicó a la consolidación del frente defensivo, así como a tareas de propagar y construir la revolución por tierras de Aragón. Instaló su cuartel general en la localidad de Bujaraloz, Zaragoza. La columna en Aragón se convertiría pronto en un foco de atracción importante.

En noviembre Durruti fue llamado para colaborar en la defensa de Madrid, pero no se le permitió llevarse más que a una parte de la columna (unos 1.400 sobre más de 6.000 milicianos que tenía la columna entonces). Finalmente la columna resultó diezmada en Madrid (muriendo 1000 milicianos), en la Batalla de la Ciudad Universitaria de Madrid, y Durruti murió allí mismo por un disparo a quemarropa de origen desconocido el 20 de noviembre. Le sustituyó al frente de la Columna Durruti en Madrid Ricardo Sanz. En Aragón, la columna estaba mandada por Lucio Ruano. Siendo el Coronel Romero comandante de la 4.ª Brigada Mixta, solicitó la destitución de Ricardo Sanz, a quien acusaba de maltratar a los milicianos y llevar prostitutas a las trincheras, pidiendo que se disolviera la Columna, se militarizaran y redistribuyeran sus hombres entre las restantes unidades del frente.

EL PIOJO MÓVIL

De este vehículo se desconoce casi todo. De hecho solo hay constancia de él en tres fotografías y es conocido por este nombre según la opinión de varios autores, tal y como aparece en el blog VEHÍCULOS Y BLINDADOS DE LA GUERRA CIVIL.

Y ahora, la galería de fotos

FUENTES

TEXTOS:

PINTADO Y REPARACIÓN

Estudio Arión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *