Expedición de rescate de Gordon (2): El asedio de Jartum

Hola a todos

Aprovechando la ocasión de pintar las miniaturas de las tropas en camello de la Expedición de socorro a Gordon, de Armies in Plastic voy a dar una ligera introducción a dicho hecho histórico.

Esta expedición se enmarca dentro del Asedio de Jartum

DSCN8752

1.- Antecedentes

Tras la guerra Anglo-Egipcia de 1882, la presencia militar británica en Egipto había asegurado un protectorado de facto sobre ese territorio. Sin embargo, la administración del Sudán era considerada un asunto de política interna del protectorado, por lo que se dejó a la administración del Jedive (es un título creado en 1867 por el sultán otomano Abdülaziz I para el entonces gobernador de Egipto, Ismail Pasha) su resolución. De esa manera, la supresión de la rebelión mahdista (los seguidores de Mahdi Muhammad Ahmad) fue dirigida por el ejército egipcio nativo, que no tardó en sufrir una aplastante derrota a manos de las fuerzas mahdistas en El Obeid, en noviembre de 1883. Gracias a ella, las fuerzas de El Mahdi pudieron capturar una importante cantidad de armas y equipamiento (incluidos 5 pequeños cañones de montaña y 14.000 rifles Remington) y ocupar buena parte de Sudán, incluyendo las regiones de Darfur y Kordofán.

mapa-rc3ado-nilo1
Mapa del teatro de operaciones. En inglés, Jartum se escribe Khartoum, y se pronuncia Jartum

Estos hechos llamaron la atención del gobierno británico y de la opinión pública. Sin embargo, el primer ministro, William Gladstone, junto con su secretario de guerra, Lord Hartington, no querían verse envueltos en una guerra en Sudán. Por ello, la representación británica en Egipto, encabezada por Sir Evelyn Baring, se ocupó de convencer al gobierno egipcio de que evacuara todas las guarniciones de Sudán.

El General Gordon, que ya había dirigido la gobernación general de Sudán, fue el encargado de llevar a cabo esa retirada en 1876. El general Gordon era ya un personaje muy popular en la Inglaterra de la época, y sus ideas sobre Sudán eran radicalmente diferentes a las de Gladstone. El creía que era necesario combatir la rebelión del Mahdi pues una vez hubiera tomado el control de Sudán se dirigiría hacia Egipto. Este temor se fundaba en la aspiración del Mahdi de dominar todo el mundo islámico y en la debilidad del ejército egipcio. Las continuas derrotas de este a manos de los rebeldes no hacían sino reforzar este temor. Gordon instigó una política agresiva contra el Mahdi en Sudán y sus políticas fueron secundadas tanto por Sir Samuel Baker como por Sir Garnet Wolseley. Sus opiniones llegaron a publicarse en el Times, en enero de 1884. A pesar de todo ello, Gordon prometió cumplir con la orden, y recibió un crédito de 100.000 libras. Así mismo, las autoridades británicas y egipcias le garantizaron “todo el apoyo y cooperación posibles”.

Charles_George_Gordon_by_Freres
General Charles George Gordon

Cuando Gordon llegó a El Cairo, conoció a Al-Zubayr Rahma Mansur, un antiguo comerciante de esclavos que había dirigido una provincia semi-independiente en el sur de Sudán. Gordon había sido una figura crucial en la pérdida de influencia de Al-Zubayr, por lo que no le era afín en un principio. Sin embargo, Gordon se dio cuenta de que él era el único hombre con suficiente carisma y energía como para oponerse a el Mahdi, por lo que llegó a un acuerdo con él.

Muhammad_Ahmad_al-Mahdi
Muhammad Ahmad al Mahdi

Cuando llegó a Sudán, se evidenció que los jefes locales no le eran leales. Quizá la indiscreción a cerca de que los ingleses tenían la intención de retirarse de Sudán pesó en la decisión de los cabecillas. Así pues, se encontró solo.

2.- El Asedio de Jartum y la expedición de rescate

La ciudad fue asediada por los rebeldes desde el día 13 de marzo de 1884 hasta el 25 de enero de 1885.

Los británicos habían decidido abandonar Sudán, pero estaba claro que Gordon tenía otros planes, y la opinión pública reclamaba que se le enviaran refuerzos. No fue hasta agosto cuando el gobierno decidió dar los pasos correspondientes para ayudar a Gordon, pero los refuerzos británicos no estuvieron listos hasta noviembre.

La expedición de rescate

Mientras se combatía en la ciudad, se organizó, quizá demasiado tarde, una misión de rescate,  la cual estaba compuesta por dos oficiales y 43 soldados de cada regimiento de caballería ligera británica.

La expedición se puso bajo el mando del general Garnet Wolseley, 

220px-Garnet_Wolseley
General Garret Wolesley

Wolseley decidió que la mejor manera de llegar a Jartum sería ascender el río Nilo. Basándose en su experiencia favorable con ellos durante su expedición a lo largo del río Rojo en Fort Garry (ahora Winnipeg) en 1869-1870 para suprimir la Rebelión del río Rojo, Wolseley pidió al gobernador general de Canadá, el Marqués de Lansdowne,si sería posible reclutar un contingente de Voyageurs (exploradores) canadienses para ayudar a navegar por el Nilo.  El primer ministro de Canadá, Sir John A. Macdonald, no se opuso vez se le aseguró que los exploradores fueran voluntarios y se les pagaría por los británicos. Tras sólo 24 días después de la recepción de la solicitud, 386 Voyageurs se embarcaron rumbo a Egipto.

El 7 de octubre de 1884, los canadienses llegaron a Alejandría y se dirigieron al sur por una combinación de vapor fluvial y tren. El 26 de octubre de 1884, los canadienses se reunieron Wolseley y su fuerza de 5.400 soldados en Wadi Halfa. Para noviembre estaban en el primero de los seis cataratas y comenzaron su trabajo de ascender por los rápidos.

El avance hacia el sur se aceleró gracias a la experiencia de los exploradores canadienses manejando los botes. Los botes tenían casi diez metros de largo, dos metros de ancho y estaban equipados con doce remos, dos mástiles y un timón extraíble. Los barcos tenían la capacidad para una docena de hombres, junto con carga suficiente para abastecer a ellos durante cien días.

A mediados de noviembre, la expedición recibió la noticia del general Gordon que sólo podía sobrevivir el asedio durante otros cuarenta días. La expedición fue atacada por los rebeldes de Abu Klea y Abu Cru, pero fue capaz de repeler a los rebeldes en ambas ocasiones. Los avances por el río eran lentos debido a los rápidos del Nilo.

Al darse cuenta de que el tiempo se agotaba para el general Gordon en Jartum, Wolseley dividió su fuerza en dos columnas. Él envió a 2.400 hombres en camello en un atajo de 280 kilómetros a través del desierto para evitar la gran curva del Nilo y llegar a la ciudad antes. Los 3.000 soldados restantes continuaron por el río.

DSCN8752 DSCN8757

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mientras tanto, se libraba la batalla en los alrededores y el interior de la ciudad de Jartum, actual capital de Sudán y se libró entre fuerzas egipcias capitaneadas por el general Charles George Gordon y un ejército mahdista de 50.000 sudaneses liderados por el Mahdi Muhammad Ahmad, Jartum fue asediada por los mahdistas mientras una guarnición de unos 7.000 hombres entre egipcios y milicias locales que permanecían leales la defendían

El 26 de enero de 1885, Jartum cayó frente al ejército Mahdi de 50.000 hombres. En esa época del año, el Nilo era lo suficientemente profundo para cruzarlo vadeando y los mahdistas fueron capaces de penetrar en las defensas de la ciudad, atacando las defensas desde el río. Toda la guarnición fue sacrificada, entre ellos el general Gordon. Su cabeza fue cortada y se entrega al Mahdi. Dos días después, la expedición de rescate entró en la ciudad para encontrar que ya era demasiado tarde.

DSCN8758 DSCN8759 DSCN8760 DSCN8761 DSCN8764 DSCN8765 DSCN8766 DSCN8767 DSCN8768 DSCN8769 DSCN8770 DSCN8774 DSCN8777

 

 

 

 

3.- Consecuencias

Los ingleses se retiraron de a Egipto y se creó el estado islámico de Sudán, pero el Mahdi murió seis meses más tarde. En Sudán se estableció un gobierno con la Shaira como ley.  Tras estos sucesos, no fue si no hasta la campaña de 1895 – 1898 cuando el ejército británico, encabezado por Lord Kitchener, que lo pudo reconquistar.

FUENTES

TEXTOS:

FOTOGRAFÍAS Y FIGURAS

Estudio de pintura ARIÓN

Un comentario en “Expedición de rescate de Gordon (2): El asedio de Jartum”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *