UN NUEVO PROYECTO: NAPOLEÓN DE VERLINDEN. Primera parte, el Montaje

Hola a todos

Inicio una serie de entradas dedicadas, no a un encargo, si no más bien a algo personal. Se trata de la figura Napoleón Bonaparte de la marca VERLINDEN, de la escala 120 mm

 

1.- DESCRIPCIÓN DE LA MINIATURA

La figura es de resina, y viene en varios componentes
  • Pies (botas)
  • Cuerpo
  • Brazos
  • Cabezas
  • Sombrero (Tricornio “en batalla” típico de Napoleón, con escarapela)
Efectivamente, dije “Cabezas” porque nos vienen 2. Una entera, para poner SIN tricornio y la otra especialmente diseñada para ponerla CON en tricornio.
Además la caja viene con una peana decorativa tal y como se ve en la fotografía
2.- MONTAJE DE LAS BOTAS
Resulta que las botas vienen de tal forma que no tienen una posición fija en el cuerpo, así pues hemos de ponerlas en la posición que más nos convenga. Como decidí hacerla lo más parecida a la fotografía, (que ya se verá si lo consigo o no), adapté su posición a la que se nos sugiere.
Si solo las dejamos pegadas se corre el riesgo de que, con el tiempo, se terminen por separar del cuerpo así pues me decidí por hacer un anclaje. Lo primero que hay que hacer es marcar la posición final. Una vez decidido el lugar y marcado, se procede a hacer varios taladros en la bota. Con uno solo no se garantiza la estabilidad. No se necesitan más de tres, o al menos no lo recomiendo. El trabajo de hacerlos no compensa.
En cada taladro realizado puse dos alambres y se fijó con pegamento. De esta forma se gana firmeza y, al final se consigue una sujeción más sólida.
Una vez concluido, se marca su lugar en el cuerpo y se hacen los taladros donde corresponda
Solo nos queda pegar las botas
También se puede ver cómo hacer un anclaje en el artículo dedicado a GRANDES REPARACIONES, anclajes.
3.- LOS BRAZOS

La miniatura viene francamente bien. Solo hay que usar la cuchilla para separar las piezas. Una vez logrado solo necesitamos un ligero limado para acabar con las asperezas. Recomiendo después el uso de lija de agua para conseguir un acabado liso. Para su uso, podéis seguir las indicaciones explicadas en este artículo, GRANDES REPARACIONES

Cuando ya hemos acabado con ese trabajo, imprescindible, solo nos queda montarlos. Para ello hemos de tener a mano nuestra masilla preferida. porque veremos con rabia que se forma una separación amplia por la axila y espalda de la manga. Si no lo hiciéramos así, si no enmasilláramos es seguro que se vería esta separación, nada pequeña, y desluciría nuestro trabajo.
Tras la masilla, esperamos a que se seque, y después con paciencia lijaremos, alisaremos e igualaremos para que a la hora de imprimar, no quede marca alguna del trabajo de enmasillado.
Y con esto termino la entrada de hoy. Como es algo personal ya lo iré trabajando y a medida que vaya avanzando iré poniendo el resultado. Espero que os guste

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *