LA INFORMÁTICA y la meretriz que la trajo al mundo

Hola a todos
Aunque no es el tema del blog, sí he de disculparme por tan prolongada ausencia. En primer lugar vinieron los días de Semana Santa, pero después…
Lo que vino después fue la hecatombe electrónica. Se podía llamar PASÍÓN Y MUERTE DE UN PC.


Resulta que tenía el WINDOWS XP, como casi todo hijo de vecino; y me iba bien, como a todo hijo de vecino; pues bien, como los de “cierta compañía” no debían vender un pirulí, decidieron que absolutamente todos compraran (o se hicieran con) el novedosísimo WINDOWS 7, 8… o lo que surja. Lo malo es que los que teníamos XP no queríamos cambiar. ¿Cómo lograr que sí lo cambies? eliminando todas las actualizaciones para tu sistema operativo y haciendo que todas las páginas más visitadas (FACEBOOK, entre otros) trabajen mejor con el 8… Pero también los de GOOGLE andan en esto metido…
¿Pero qué me pasó? Pues que al instalar una actualización del GOOGLE CHROME (incompatible con Windows XP, ahora lo sé por que me lo dijeron posteriormente) empezó a estar inestable. Ignorante de mi, formateé el disco duro, haciendo previamente copia de seguridad de todo (lo cual llevó más tiempo de lo debido). Reinstalé el XP, y ¡¡¡OH, sorpresa!!! no existían actualizaciones para el navegador, y casi no funcionaba el lentísimo Explorer. La solución me la dio un informático: bájate el Windows 10 (en período experimental, y gratuito) e instálalo. Así lo hice.
Así entretenido formateando el disco, haciendo copias, reinstalando programas, volviendo a formatear, volviendo a reinstalar y terminar por defecarme en la señora mamá de cierta empresa de “Ventanas”, pasé una semana. Si a esto le añadimos otra semana y media más para pintar un encargo del que ya daré cuenta, nos ponemos en el viernes pasado
Pero… A todo esto, además, el PC terminó por cascar. Pues ¡HALA! con el bicho a la tienda a ver qué le pasaba, temiéndome lo peor.
Pero tras la Muerte, viene la RESURRECCIÓN
Una semana más tarde, me lo devolvieron como nuevo, con el WINDOWS 10 furrulando. De momento, más contento que unas Pascuas.

Así pues, como el AVE FÉNIX, resurjo de mis cenizas, para estar otra vez en la brecha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *