DECAPADO DE PRECISIÓN (para miniaturas de metal)

Hola de nuevo
Tras un paréntesis más largo de lo que tenía previsto, vuelvo a la carga. Esta vez explicaré una técnica para quitar la pintura solo en aquella parte de la miniatura que sea estrictamente necesario. De ahí el título: “Decapado de precisión“. Ojo, esto solo es válido para miniaturas metálicas.
A veces ocurre que la miniatura se mancha, o vemos que no nos ha salido el efecto deseado, o no estamos contentos con el resultado de cierta parte de la miniatura pero hay otra parte que sí ha quedado a nuestro gusto… Hay que decidir si, o bien decapamos toda la miniatura, deshaciendo el trabajo bueno junto con el accidentado, o bien quitar solo la pintura en la zona afectada. La respuesta no la he de dar yo, puesto que es algo personal, pero si me pedís opinión diré que depende: Si el trabajo bueno ya realizado es poco, pues lo despintaría entero, pero si lo ya realizado a nuestro gusto es una zona donde hemos trabajado mucho, o estamos casi acabando… 
Para ello necesitaremos acetona y bastoncitos para los oídos.

En mi caso se trataba de la capa de una miniatura que no era quién a dejarla a mi gusto. Además, al ser una superficie grande, se puede ver mejor el proceso. Pero es válido para superficies pequeñas.

Los pasos son:
1.- Pones UN POCO de acetona en un recipiente. En mi caso, valió el propio tapón
2.- Mojar el bastoncito en el acetona.

3.- Comprobar que NO CHORREA. Sería desastroso.

4.- Aplicar el bastoncillo húmedo, que no mojado, sobre la parte a tratar. Aquí vemos una superficie grande, como lo es una capa, pero puede ser el rostro de una miniatura.
Esta es la parte más delicada. Si tenemos miedo de que nos chorree, algo que no debería de ocurrir nunca, podemos enmascarar previamente la miniatura, dejando a la vista el trozo a tratar.
Un consejo: a medida que aplicamos el bastoncito lo rotamos. De esta forma además de aplicar el disolvente, quitamos la pintura.
Otro consejo. Si decidís hacer esto, habéis de tener en cuenta que se ha de decapar toda la zona completa: Si es un brazo, todo el brazo; si se trata de una capa, toda la capa; si es un pantalón, las dos perneras por delante y por detrás, etc. A la hora de volver a trabajar es más fácil.
5.- Limpiar la parte afectada lo mejor posible. Lo ideal sería hasta que no quede rastro de pintura, pero siempre se quedan unos puntos bien arraigados. Tras ello se ha de secar bien.

6.- Enmascarar para volver a dar la imprimación

7.- Imprimar y pintar de nuevo

Lo dicho. Además de servir para superficies grandes, es muy útil con superficies pequeñas, tales como caras, manos, armas, etc.
Espero que os haya sido de utilidad. 
Saludos Juan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *