Mármol y otras piedras semipreciosas: Cómo pintar veteados PRIMERA PARTE

Hola a todos.
Hoy inicio una serie de entradas sobre cómo pintar piedras y voy a empezar por esas con vetas que vemos en todos los cementerios y demás lugares tan alegres a los que somos aficionados los que nos dedicamos a este noble arte.
 Voy a explicar cómo pintar veteados:

Antes de empezar con la explicación he de hacer algo de historia. Este método es de mi invención, o mejor dicho adaptación de una técnica empleada en restauración, fruto de la necesidad más imperiosa. Hace ya unos cuantos años me pidieron que pintara un pedestal para una estatua, y había de ser de mármol gris. Pregunté a los pintores de miniaturas que conocía y ninguno me dio respuesta. Así que se lo pregunté a un artista que se dedica a la restauración de monumentos. Me dio una solución: Darle una pincelada y acto seguido aplicar disolvente con otro pincel. Él emplea otro tipo de pintura, no usa pinceles y su disolvente corroe el plástico, pero me dio la idea para hacerlo. A él se lo agradezco y dedico.

Empecemos por lo más simple: Veteado con UN solo color
Para explicar cómo se hace emplearé la escenografía de CITADEL que aparece en la caja de juego EL SEÑOR DE LOS ANILLOS.
Este no es muy difícil de hacer. Empezamos por lo esencial: Imprimación. 
Una vez aplicada la imprimación, pintaremos la miniatura del color que queramos sea el final. En este caso, VERDE ÁNGELES OSCUROS (Citadel)

Una vez seco, empezamos a trabajar. Las vetas dadas aquí son de color GRIS BLANCO (Vallejo), que no es blanco puro, pero casi.
Hay dos métodos para darlas: 
1.- Sin diluir. Pintamos las rayas a vuela pluma, con un pincel fino, cargado de pintura, y acto seguido, y rapidísimamente, sin esperar a que seque nada, con otro pincel fino, aplicamos agua justo por el centro de la raya pintada. De esta forma, debido a la propiedad de capilaridad del agua, la pintura parece que se abre, dejando hueca la parte central de la raya. 
2.- Diluyendo: Más cómodo, y de igual resultado. Si aplicamos este método, el pincel será medio. Se diluye mucho la pintura, como si fuéramos a hacer un LAVADO y pintamos con ese remanente de pintura.
Sin importar el método empleado, ahora solo nos quedan 3 pasos: 
A.- Pintar las vetas. Para ello usaremos un pincel fino. Usando el borde de la raya como límite, hacemos un perfilado con la pintura empleada. Pintaremos con la pintura casi tan líquida como antes. Repetiremos este paso las veces necesarias.
B.- Esperamos a que seque y después le damos un lavado con un color como el usado de base, pero de un tono MÁS CLARO.

Aquí se ve una cara con el lavado y otra sin él.
C.- Barnizado. Se usa barniz brillante.

En próximas entradas, iremos aumentando la dificultad, empleando un veteado de 2 colores, 4 colores, y por último el mármol blanco.

La explicación se apmplía en LA SEGUNDA y en LA TERCERA parte

Espero que os sea de utilidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *